Más allá del salario, tipos de salario

Métodos de Motivación: Tipos de Salario más allá del Económico.

Número de visualizaciones
21/12/2018

Existen diferentes formar de remunerar a tus trabajadores. No solo el pago mensual, aunque este sea el más común, hay otros tipos de retribuciones. Durante este artículo haremos un repaso de los distintos tipos de salario que existen en el mercado laboral.

Aun sabiendo que el salario es la forma de pagar a una persona por un trabajo. Esto no quiere decir que sólo tengamos un modelo de salario. De hecho existen diversos tipos de salario. Todo depende de cada empresa, ya que cada una tiene su propia política salarial donde influyen diversos factores que hay que considerar.

Pero antes de nada, debemos de diferenciar entre salario y remuneración. Podemos afirmar que el salario es la cuantía que se paga por la prestación de un servicio. Y por el contrario, la remuneración es la suma total tanto del salario como de todas y cada una de las ventajas que disfruta el empleado. Estas ventajas pueden estar garantizadas por la ley o por su propio contrato.

Diferentes tipos de salario, sus características y ventajas

Gracias a la legislación laboral vigente podemos pactar diferentes tipos de salario. Teniendo en cuenta siempre las garantías y los derechos de nuestros empleados. Dentro de las diferentes modalidades de salario podemos encontrar las siguientes:

  •  Referentes a la periodicidad del pago:
  1. Salario por unidad de obra: depende de la cantidad de trabajo a realizar sin importar el tiempo empleado.
  2.  Salario por unidad de tiempo: por el contrario este, dependerá del tiempo que se emplea en la tarea (mensual, quincenal o diario).
  • En lo que respecta a los factores que compensa:
  1. Salario ordinario: remunera exclusivamente la jornada ordinaria de trabajo.
  2. Salario integral: en el que además de remunerar la jornada ordinaria también se realiza por trabajo nocturno, extra, así como la totalidad de las prestaciones sociales.
  • De acuerdo con la forma de causación:
  1. Salario fijo: es el que recibe el trabajador y conoce con exactitud antes de su cobro. Siendo fijado y comunicado previamente al empleado antes de su imposición.
  2. Salario variable: depende como tal de diferentes elementos, pudiendo variar de unos meses a otros. Puede depender de comisiones, bonos, extras, obras o todas las cuestiones que hagan variar su cuantía.
  3. Salario mixto: combina los dos tipos de salarios anteriores. El empleado recibe una cuantía fija cada mes, pudiendo variar esta por diferentes factores.
  • Referente a su tipología de pago:
  1.  Salario nominal: este salario es uno de los más comunes. Por el cual se retribuye una plaza o cargo específicos, denominado comúnmente nómina.
  2.  Salario en metálico: es el que recibimos mediante el pago con la moneda que está en vigor en el lugar de trabajo. Esta modalidad se ve reducida por al auge de los recursos digitales.
  3.  Salario en especie: en este se paga con diversos bienes o medios totalmente diferentes al dinero.

Algo más que el salario

Una vez conocidos todos y cada uno de los diferentes tipos de salario debemos de tener en cuenta otros factores que claramente influyen en nuestros trabajadores. Una de las principales asignaturas pendientes de los Recursos Humanos es la gestión del talento.

Las claves principales para llevar a cabo esta, son la motivación y satisfacción de tus trabajadores. Si no se ponen en práctica es imposible la retención del talento y los empleados acabaran marchándose de tu empresa.

El principal problema es que solemos pensar que la mejor motivación es un buen salario. Claramente el trabajador debe de ser recompensado con un salario digno, el cual este adecuado a las funciones de su desempeño. Pero existen otro tipo de compensaciones y motivaciones que son totalmente complementarias a las económicas. Incluso en muchas ocasiones son más satisfactorias para el propio empleado.

Si te interesa todo este ámbito puedes acceder a nuestras acciones formativas.

¿Qué es el salario emocional?

Al hilo de lo anterior, todas esas motivaciones y compensaciones se las conocen con el nombre de salario emocional. Bajo este concepto podemos decir que son cada una de las retribuciones no económicas que pueden obtener nuestros empleados de la empresa. El objetivo principal es incentivar de manera positiva para incrementar la productividad, fomentar un buen clima laboral y mejorar la calidad de vida de nuestros trabajadores tanto a nivel personal como profesional.

Tipos de salario

Actualmente, existe una nueva generación de trabajadores, llamados los millennials. Estos no solo no se conforman con el salario económico, sino que necesitan más. Tienen la necesidad de ser recompensados con diferentes tipos de retribuciones que les ayudan a conciliar tanto la vida familiar como la profesional. Las organizaciones que son pioneras tanto en el cuidado del capital humano como en la gestión del talento, ofrecen a sus empleados salarios emocionales. Por esta razón son las empresas que las prefieren estas nuevas generaciones haciendo frente a la gran competitividad en el mundo laboral.

Diferentes ejemplos de salario emocional

Como hemos explicado con anterioridad el salario emocional es el factor principal para poder retener el talento. Veamos pues algunos ejemplos de cómo las organizaciones implantan este concepto:

  • Horario flexible: cumplir con el horario en muchos casos no es sinónimo de una buena productividad. Lo que verdaderamente importa es la realización de tu trabajo.
  • Teletrabajo o trabajo a distancia: muy valorado entre las nuevas generaciones. Además de desarrollar las competencias y herramientas informáticas, ayuda a la conciliación de la vida laboral y personal de los empleados.
  • Desarrollo de la carrera profesional: tenemos claro que las empresas mediante la gestión del talento capacitan a sus empleados en el desarrollo de la misma. Ayudando al desarrollo profesional mediante diversas formaciones complementarias a las ya adquiridas.
  • Guardería: para los hijos de tus trabajadores en el mismo lugar de trabajo o actividades donde se estreche lazos entre estos.
  • Beneficios sociales: planes de jubilación, ayudas para la educación de los hijos, seguros, dietas de alimentación y transporte son algunos de los beneficios sociales de los que pueden beneficiarse.
  • Espacios de distracción en tu empresa: como salas de descanso, con televisión, de juegos, gimnasios y otras zonas que ayuden a poder desconectar del trabajo. Esto hará que tu empresa tenga un valor añadido.
  • Reconocimiento al trabajo bien hecho: siendo uno de los más difícil de encontrar. Con esto nos referimos a un feedback positivo. Todo el mundo necesitamos de vez en cuando una dosis de motivación y reconocimiento por tu trabajo. Palabras tan sencillas como enhorabuena, gracias, o confío en ti son una buena muestra del salario emocional que satisface en la mayoría de los casos más que la retribución económica.

Hasta aquí todo lo que necesitas conocer sobre los tipos de salario. ¿Y para ti cuál es el ideal? Te animo a que, a continuación, nos comentes tus consultas o experiencias sobre el tema.

0
Categorizado en: Empleabilidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto