qué no decir en una entrevista de trabajo

Lo que NO debes decir en la entrevista de trabajo

19/05/2015
Número de visualizaciones

Cuidado, cuidado con lo que dices en una entrevista de trabajo. Es tan importante saber lo que decir, como saber lo que callar. Puede parecer algo evidente, básico, pero los nervios pueden jugarnos una mala pasada y es importante tener muy claros ciertos aspectos que suelen suponer la fatalidad en los procesos de selección. Con esta entrada de hoy daremos algunas orientaciones, para saber qué caminos evitar durante nuestro discurso en la entrevista de trabajo.

¡Cuidado con el antiguo empleo!

Algo muy común es hablar de nuestro anterior empleo, de nuestro anterior jefe y de nuestros antiguos compañeros. Mucho cuidado con descuidarnos y acabar descargando nuestra frustración acumulada sobre el entrevistador, narrando historias sobre nuestras experiencias personales. Si tu relación con el anterior jefe fue mala, jamás lo descalifiques ni muestres estas apreciaciones personales contra su persona. Limítate a describirlo de una forma objetiva, contemplando y centrándote únicamente en el plano profesional. De igual modo, hablar mal de tus antiguos compañeros no hará más que dejarte en evidencia, pues en cualquier organización se buscarán las relaciones personales sanas, el compañerismo, el trabajo en equipo… un buen funcionamiento de grupo, como un todo, para bien o para mal.

Por otra parte, por muy mal que acabásemos en nuestro anterior trabajo, no es conveniente desprestigiar a la compañía. Fuese cual fuese nuestra circunstancia, nadie más que nosotros mismos nos obligaba a seguir trabajando en ella, por lo que nuestra mala experiencia puede traducirse en una falta de adaptación por nuestra parte. Del mismo modo, no se recomienda engrandecer en demasía a la compañía, con alabanzas desproporcionadas. Por mucho que nos gustase, o por mucho que esperásemos jubilarnos en ella, se trata de una compañía que forma parte de nuestro pasado, y debemos seguir nuestro camino, algo que nos vende como personas camaleónicas, capaces de adaptarnos ante cualquier reto.

No sea demasiado egocéntrico en una entrevista de trabajo

En el plano personal, debemos intentar no acaparar la entrevista. Aunque seamos el punto de mira, aunque el proceso gire en torno a nuestra persona, mostrarnos demasiado egocéntricos puede ser un valor interpretado como contrario al trabajo en equipo y a la delegación de responsabilidades o tareas. Tampoco ayuda ‘echar balones fuera’, como se suele decir, y culpar de nuestra supuesta mala suerte a todo aquel que nos rodee. Y si crees que alguna situación concreta merece ser comentada, trata de hacerlo de la manera más objetiva posible, y siempre haciendo evidente que sabes reconocer los errores.

Si tu cargo anterior ha sido de responsabilidad y has tenido bajo tu supervisión a un grupo humano, habla de este como tal. Cada una de las personas a tu cargo merece ser tratadas como tal, como personas, y no como recursos. Recuerda: son profesionales que conforman un equipo de trabajo, y que tú coordinas durante el proceso de consecución de los objetivos comunes.

No te permitas quedar en evidencia con respecto a información sobre la empresa o sobre el propio puesto de trabajo al que aspiras. Ni que decir tiene que debes llevar este tipo de información ‘al dedillo’, perfectamente preparada. Por lo tanto, antes de ir a la entrevista, recabaremos toda la información posible sobre el puesto y sobre la empresa que lo ofrece.

Por último, y no por esto menos importante, nunca nos podemos permitir hablar sin pensar en lo que decimos. Por muy distendido y cordial que sea el ambiente en el que se desarrolla la entrevista, no podemos confiarnos, pues seguimos siendo estudiados al detalle. Antes de responder, tómate un tiempo para pensar, el justo para analizar la pregunta y detectar posibles trampas. Y ¡ojo!, en base a todo lo visto hasta aquí, la persona encargada del proceso de reclutamiento es un/a profesional a la caza del mejor talento, y no le preocupa demasiado nuestro malestar por la situación de desempleo en sí, o por las circunstancias que hasta ella nos llevaron.

0
Categorizado en: Empleabilidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto