diferentes fases de liderazgo

Fases de liderazgo

Número de visualizaciones
26/06/2013

Pongámonos en situación. Imaginemos que hemos acabado nuestros estudios y que nos han dado la oportunidad de demostrar nuestra valía en un puesto de trabajo (aunque esto parezca algo idílico hoy en día, aún se siguen dando casos). Como es lógico y evidente, todos empezamos desde el mismo punto: el comienzo. Hasta los directivos más influyentes del panorama empresarial, esos que parecen haber sido ubicados en sus sillones por algún poder divino, también tuvieron que andar largo camino hasta alcanzar el éxito.

Esto de alcanzar el éxito es muy relativo, pues las expectativas de cada uno son muy diferentes. Hay quien se conforma con un puesto de trabajo en el que se sienta a gusto y realizado, sin importarle la promoción personal, mientras que hay otros que no soportan la idea de verse estancados y aspiran a la escalada ascendente hacia el liderazgo. Pero el camino es largo (para unos más que para otros), y se compone de diferentes etapas que debemos superar. ¿Conoce las fases de liderazgo? Te las presento a continuación.

Fases del liderazgo

Fase 1: Aterrizaje

Es la primera fase. Aquella en la que nos acabamos de incorporar a la empresa, con nuestro título aún calentito. Durante esta primera etapa no tendremos unos conocimientos demasiado amplios de la empresa, y no conoceremos ni a una cuarta parte de la plantilla de trabajo, algo que cambiará en mayor o menor medida dependiendo de las habilidades sociales de cada uno. Las tareas que nos asignen serán principalmente de tipo técnico, que realizaremos bajo supervisión más o menos estricta. Estamos a prueba.

Fase 2: Consolidación

Tras, aproximadamente, un año de experiencia en la empresa, ya tenemos claro cuáles son nuestras competencias dentro de la empresa, un amplio conocimiento del trabajo realizado. En este punto, la supervisión de nuestro trabajo no será tan estricta, gozaremos de una mayor autonomía y de un nivel de control más elevado. Tras todo este tiempo transcurrido, los conocimientos que tendremos de la empresa serán mucho más amplios, así como las relaciones con el resto de la plantilla de trabajo, especialmente con el equipo directivo. Cuando nos consolidamos en nuestro puesto de trabajo nos vemos en disposición de solicitar un ascenso hacia puestos de trabajo que impliquen una mayor responsabilidad y la adquisición de nuevas competencias.

Fase 3: Directiva

Si destacamos y nos hacemos valer, el ascenso solicitado será concedido. Incluso, en ocasiones, no será necesario solicitar el ascenso, sino que este vendrá por sí solo como resultado de nuestro trabajo diario. Más que probable será que el desempeño de las tareas técnicas sea sustituido por el desempeño de tareas organizativas y directivas. Ahora conoceremos a toda la plantilla de trabajo, especialmente a los integrantes del equipo directivo, y habremos desarrollado habilidades sociales y comunicativas que serán esenciales. La influencia y el poder cada vez serán mayores.

Fase 4: Liderazgo

Ahora tendremos un absoluto poder de decisión y de control sobre el trabajo. La negociación dentro de la empresa pasará por nosotros, así como las relaciones establecidas con otros altos cargos del mundo empresarial. Seremos líderes de nuestro equipo de trabajo, con el desempeño de todas las competencias que conlleva el cargo. Es una gran responsabilidad y, una vez llegados a este punto… ¡es complicado dar marcha atrás!

El camino será complicado, pero si tenemos claro cuál es nuestro objetivo, basta con establecer las estrategias que nos conduzcan al éxito.

¿En qué fase estás tú?

0
Categorizado en: Empleabilidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto