El marketing jurídico ha cobrado una especial importancia con la evolución de las nuevas tecnologías.

Marketing Jurídico: Soy abogado, ¿necesito un plan de marketing?

Número de visualizaciones
24/01/2019

El marketing jurídico, es el vínculo que une al abogado freelance o bufete con el mercado. España cuenta con 3 abogados por cada 1000 habitantes. Estadísticamente, es uno de los países europeos con mayor ratio de estos profesionales por ciudadano, detrás únicamente de Chipre, Luxemburgo, Grecia e Italia.

Estas cifras hacen que sea necesario establecer unas estrategias para así diferenciarse, darse a conocer, conservar y mejorar la cartera de clientes de un profesional o de un grupo profesional de la abogacía; destacar, construyendo su propia marca.

A día de hoy, la necesidad de renovarse y adaptarse a una realidad digital es clara en todos los sectores. Hace unos años, las formas básicas para darse a conocer de un abogado o despacho de era a través del llamado “boca a boca” por parte de esos clientes satisfechos. Actualmente, gracias a la irrupción de las nuevas tecnologías y al avance de las plataformas digitales resulta más fácil transmitir este tipo de marketing a través de una web, redes sociales, campañas de publicidad, siempre dentro del público correcto, que reflejen la calidad de los servicios que ofreces.

Lo importante en este caso es apostar por una mejor User Experience, que podremos conseguirla generando una potente atracción mediante un diseño diferente e innovador de nuestra web, sin olvidar nunca ser claros en nuestros objetivos.

¿Por dónde empezar?

No te alarmes, este marketing no es exclusivo de grandes despachos. Existen dos opciones:

  • Integrar en nuestro equipo técnicos que se encargarán de crear ese portal que estará disponible las 24 horas del día todos los días el año y de supervisar cada detalle de nuestra web, o directamente externalizar este servicio.
  • Crearlo independientemente, sin ayuda de personal externo o integrar nuevos miembros.

Sea como sea, lo importante de la estructura del marketing jurídico es conocer profundamente a los clientes. ¿Cómo? contando con un sistema a través del cual controlemos y podamos obtener datos sobre los mismos. Es decir, sobre qué les interesa más, cuánto tiempo permanecen en nuestra web, a través de qué medio han llegado a ella, si la comparten o hacen referencia en algún blog o incluso red social etc. Mediante estas técnicas podremos conocer nuestras fortalezas y aquellos aspectos en los que debemos mejorar o invertir más tiempo.

Se trata de ser atractivo, no solo visible. Se trata de mostrar y demostrar. Mediante un contenido actualizado, interesante según la situación económica de las empresas, familias e incluso la política del país, podremos mantener y atraer a los potenciales clientes.

Redes sociales para el buen uso del Marketing Jurídico

Relacionar el concepto de “red social” con “abogado” podría resultar impensable hace unos años. Según un reporte de We Are Social, “más de 4 mil millones de personas en todo el mundo usan Internet”. Es más que evidente que las redes sociales son unas plataformas recurrentes. La idea de que solo son utilizadas por los jóvenes es errónea. A través de estos medios vamos a afianzar las relaciones ya creadas y atraer aquellas que aún no lo estén. Debemos integrarnos en redes coherentes con nuestros objetivos.

Redes sociales imprescindibles en Marketing Jurídico

  • Podemos mencionar la red profesional LinkedIn, la cual está más enfocada a las relaciones comerciales y profesionales. A través de medios como este podremos promocionarnos y ser encontrados por los clientes e incluso por otras empresas profesionales. Se trataría de consumidores que buscan un asesoramiento jurídico más concreto.
  • A nivel de popularidad, destaca Facebook. Mediante publicaciones de contenido interesante, relevante, actual y asequible para un público más generalizado interesado en conocer la materia, podemos atraer potenciales clientes a nuestra cartera. Podría ser más útil para aquellos despachos que traten asuntos de a pie.
  • Twitter es otra vía importante. Consiste en, mediante mensajes de máximo 280 caracteres, facilitar ideas claves a nuestra audiencia y crear así una relación más cercana. Permite dar a conocer a los más de 300 millones de usuarios nuestros valores como empresa y como personas. Debemos generar confianza. En esos mensajes no podemos perder el espíritu que caracteriza al sector jurídico.
  • Para un contenido más visual o audiovisual, contamos con la plataforma YouTube. Lo compartido en esta red se trata de vídeos. Vídeos en los que podemos crear contenidos de valor, muestras de intervenciones propias en alguna conferencia, congreso u acto destacado en el sector jurídico… Incluso se podrían dar claves o consejos importantes sobre temas actuales, por ejemplo sobre las reclamaciones de la cláusula suelo. Estas nociones atraerían al cliente y así solicitarían nuestros servicios.

Publicidad online ¿Google Adwords o Facebook Ads?

La publicidad digital es también un buen aliado del marketing jurídico. Existen muchas formas de publicitarnos en la red, pero son dos plataformas las que controlan el espacio publicitario online:

  • Google es el motor de búsqueda más utilizado a nivel mundial. Por lo que es interesante aparecer en él. Google Adwords, entre sus otras formas de publicidad, se encarga de que los anuncios aparezcan en la parte superior e inferior del buscador cuando realizamos una búsqueda por términos concreta. Está enfocado a mostrarte ante las necesidades específicas de las personas en ese momento. Es el profesional el que cumple los requisitos para el interesado.
  • Facebook Ads está más orientado a buscar un nicho. Sus anuncios se segmentan en cuanto a datos demográficos, ámbito profesional, hobbies… Dependiendo del sector legal en el que nos movamos, el mercado de clientes puede ser distinto. Es sabido por todos que Facebook posee bastante información sobre sus usuarios, por lo que es sencillo trazar un marco concreto, encontrando así a nuestro cliente ideal, a un público afín a nuestro negocio. En este caso, es el consumidor el que cumple con nuestras exigencias.

Ambas plataformas reportan beneficios tangibles. Al tener cada uno una orientación, la combinación de ambos resulta una gran estrategia dentro del marketing jurídico.

Tiempo, talento y esfuerzo

Seguir siendo competitivo en el mercado legal actual no es una tarea fácil. Por ese motivo hay que adaptarse, no por obligación, sino por necesidad. Debemos atraer al cliente potencial para lograr el éxito. No solo captando su atención sino reafirmando la confianza depositada en nosotros por clientes anteriores. Las plataformas online nos ofrecen un escaparate virtual de innumerables oportunidades que no podemos dejar pasar. Lo visual, y por tanto, lo audiovisual serán nuestras herramientas. Es importante destacar que para que un plan de marketing jurídico llegue a sus objetivos, tiene que tener los medios básicos para ello: tiempo, talento y esfuerzo. Aplicándolos siempre de una forma eficiente, adaptado a los objetivos fijados, personalidad del profesional o profesionales y de un modo constante, conseguiremos los resultados deseados.

0
Categorizado en: Derecho Empresarial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto