franquicia

Franquicias: características y puntos clave

Número de visualizaciones
03/02/2015

Teniendo en cuenta la situación económica actual, uno de los modelos de negocio más adoptados en las últimas décadas es el contrato de franquicia. Se trata de un modelo muy peculiar con múltiples particularidades según el contrato estipulado y que puede encontrarse en sectores de lo más variados.

Según el artículo 62 del Real Decreto 201/2010, el contrato de franquicia es el “contrato por el cual una empresa, el franquiciador, cede a otra, el franquiciado, en un mercado determinado, a cambio de una contraprestación financiera directa, indirecta o ambas, el derecho a la explotación de una franquicia, sobre un negocio o actividad mercantil que el primero venga desarrollando anteriormente con suficiente experiencia y éxito, para comercializar determinados tipos de productos o servicios”.

En otras palabras, el contrato de franquicia es el documento en el que viene definida la relación entre el franquiciador y el franquiciado, indicándose explícitamente qué responsabilidades, derechos y limitaciones corresponden a cada una de las partes.

No hay un tipo de contrato generalizado pero sí hay ciertas características básicas presentes en todas las tipologías:

  • Onerosidad: siempre hay una contraprestación monetaria del franquiciado al franquiciador.
  • No formalidad: no hay ninguna forma específica (documento estándar normalizado) en la que instrumentarse.
  • Atipicidad: no está regulado específicamente en ninguna ley nacional ni en el Código Civil.
  • Consenso: ambas partes del contrato deben manifestar su consentimiento, momento a partir del cual se generan los efectos jurídicos correspondientes establecido.
  • Bilateralidad: se trata de un contrato bilateral, formado por dos partes con obligaciones y prestaciones recíprocas.
  • Tracto sucesivo: las obligaciones generadas perduran más allá del momento de celebración del contrato.

Aunque ya conocemos las características principales, si tiene en mente formar parte de una franquicia, como franquiciado debe tener en cuenta una serie de puntos clave que debes considerar:

  • Precontrato: cuando ya se elige franquiciador, se cierra un acuerdo verbal a través de un precontrato, pero antes se exige al franquiciado un canon de entrada. Tenga en cuenta que, salvo inclusión de una cláusula de contingencias en la que se indique expresamente la devolución del canon de entrada, puede perder la inversión si al final no decide franquiciarse.
  • Canon de entrada: se trata de una cantidad inicial que debe aportar inicialmente el franquiciado. Es muy recomendable que en el contrato vengan claramente especificados los conceptos por los que se paga dicho canon y la distribución porcentual de cada uno de ellos.
  • Duración: la duración del contrato de franquicia suele estar estipulada en 5 años. Si la inversión que va a realizar es de una suma importante, intente alargar dicha duración para evitar pagar un segundo canon en la renovación del contrato.
  • Área de exclusividad: toda franquicia garantiza una zona determinada en la que el franquiciado prestará servicio de forma exclusiva. Asegúrese que la zona de exclusividad es adecuada y lo suficientemente amplia para desarrollar la actividad de una forma rentable.
  • Cláusula de desempeño mínimo: procure evitar la inclusión de esta cláusula ya que en numerosas ocasiones se exigen unos objetivos demasiado inalcanzables cuando se comienza un negocio. En el caso que el franquiciador insista, procure que los objetivos sean realistas y factibles.
  • Suministros: éste es uno de los puntos más importantes del contrato en los que debe fijarse ya que, muchas franquicias obligan al franquiciado a realizar sus compras a unos proveedores determinados, sin ofrecerles la posibilidad de negociar con otros para mejorar precios.
  • Motivos de resolución: en las causas de resolución del contrato deben incluirse indispensablemente los supuestos que implican el incumplimiento del mismo. Procure incluir una cláusula en la que se permita un período de tiempo al franquiciado para solventar el problema que generó el incumplimiento y valore si las penalizaciones son adecuadas y proporcionadas.

Debe saber que el contrato es el elemento fundamental de la franquicia y que, una vez firmado, la modificación del mismo puede resultar dificultosa. Así que, si tiene previsto entrar en una franquicia, analice bien las distintas opciones y condiciones y no evite negociar antes de firmar.

0
Categorizado en: Derecho Empresarial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto