derechos

Derechos del niño y la niña

Número de visualizaciones
20/11/2014

En el año 1959 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó uno de los textos más importantes de la historia, la Declaración de los Derechos del Niño ( y la niña).

Este reconocimiento supuso en la época el primer gran consenso internacional sobre los principios fundamentales de los Derechos del niño.

El origen de esta Declaración empezó en el año 1924, cuando se aprobó la Declaración de Ginebra por la Sociedad de Naciones. Este documento constituyo un elemento de importancia a nivel histórico, ya que por primera vez se reconocía y afirmaba la existencia de unos derechos de carácter específicos sobre los niños y las niñas, y además la responsabilidad de los adultos hacia ellos.

Una vez que terminó la Segunda Guerra Mundial, se creó la ONU (Organización de las Naciones Unidas). Dicha organización después de haber aprobado en el año 1948 la Declaración Universal de los Derechos Humanos, se modificó la Declaración de Ginebra.

Fue a partir de ese momento cuando decidieron realizar la segunda Declaración de los Derechos del Niño (y la niña), elevándose a la humanidad la frase de “la humanidad le debe al niño lo mejor que puede ofrecerle”.

Un 20 de noviembre de 1959, se aprobó la Declaración de los Derechos del Niño, que fue aprobada por unanimidad, siendo 78 Estados miembros de la ONU los que adoptaron y aprobaron la declaración.

La Declaración de los Derechos del Niño (y la niña) contiene una variedad de artículos, que le dan una protección especial a los niños y niñas. Se les reconocía a los niños y niñas de tal manera que citaba;

“El niño es reconocido universalmente como un ser humano que debe ser capaz de desarrollarse física, mental, social, moral y espiritualmente con libertad y dignidad”

El preámbulo de la Declaración de los Derechos del Niño (y la niña) resaltaba la idea de una especial protección y cuidado especial a nivel legal, antes y después del nacimiento.

Debemos destacar que ni la Declaración de Ginebra de 1924, ni la Declaración de los Derechos del Niño de 1959, definían el periodo que comprende la infancia.

La Declaración de los Derechos del Niño y la Niña establece diez principios:

  • El derecho a la igualdad, sin distinción de raza, religión o nacionalidad.
  • El derecho a tener una protección especial para el desarrollo físico, mental y social del niño.
  • El derecho a un nombre y a una nacionalidad desde su nacimiento.
  • El derecho a una alimentación, vivienda y atención médicos adecuados.
  •  El derecho a una educación y a un tratamiento especial para aquellos niños que sufren alguna discapacidad mental o física.
  • El derecho a la comprensión y al amor de los padres y de la sociedad.
  • El derecho a actividades recreativas y a una educación gratuita.
  • El derecho a estar entre los primeros en recibir ayuda en cualquier circunstancia.
  • El derecho a la protección contra cualquier forma de abandono, crueldad y explotación.
  • El derecho a ser criado con un espíritu de comprensión, tolerancia, amistad entre los pueblos y hermandad universal.

Los derechos de la infancia se basan en cuatro principios fundamentales:

  • La no discriminación: todos los niños y niñas tienen los mismos derechos.
  • El interés superior del niño y la niña: cualquier decisión, ley, o política que pueda afectar a la infancia tiene que tener en cuenta qué es lo mejor para el niño.
  • El derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo: todos los niños y niñas tienen derecho a vivir y a tener un desarrollo adecuado.
  • La participación: los menores de edad tienen derecho a ser consultados sobre las situaciones que les afecten y a que sus opiniones sean tenidas en cuenta.
0
Categorizado en: Otras ramas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto