«Cómo hacer tu casa en dos sencillos pasos» (entre otros sarcasmos, ironías y rebuznos)

Número de visualizaciones
16/01/2013

«Cómo hacer tu casa en dos sencillos pasos»

(entre otros sarcasmos, ironías y rebuznos)

Hace ya cerca de dos años que a mis padres se les ocurrió la «genial» idea de comprarse una desvencijada casita en el centro del maravilloso casco histórico de Granada: enclave privilegiado como pocos, entre el Hospital Real y la fábrica de Cervezas Alhambra. Cualquiera que conozca a mi familia, diría que el sitio fue concebido para nosotros.

La idea por supuesto es construirse su propio hogar: uno con sus medidas, facilidades y comodidades adaptadas a sus necesidades; y no al revés, como suele ser. Un lugar en el que poder envejecer, en paz y tranquilidad, y disfrutar con la familia y los nietos (todo se andará, papá…).

Hasta aquí, supongo que les estoy contando la historia de miles de familias en España.

Ahora, a modo de crónica expedicionaria al corazón de la jungla, voy a tratar de narrar la odisea, todavía vigente, de gastarse los ahorros de una vida en hacerse una casita: ¡qué osadía! Con la de viajes al Caribe que podían haberse pegado con ese dinero…

PASO 1. ¡OLIMPIADAS ADMINISTRATIVAS!

Les aseguro que al asunto sólo le falta una buena Banda Sonora de Hans Zimmer o John Williams para ponernos el pelo como escarpias: a algunos no les hará falta ni eso.

Bienvenidos al templo de la burrocracia (ups, se me coló la erre): el ayuntamiento. Respire fuerte, trague saliva, estire y haga unos cuantos enfriamientos; sí, eso: enfríe y no vaya a calentar… ¿Preparados? ¿Listos? ¡Ya!

– Buenos días, quisiera presentar una solicitud…

– Sí sí. Verá, necesita presentar su solicitud con arreglo a modelo normalizado, firmada por el peticionario, con un plano del emplazamiento de la finca objeto de la petición, así como un plano catastral con sus datos de identificación o en su defecto el último recibo del IBI, así como la copia del resguardo de haber abonado la tasa por expedición de la cédula urbanística. Con esto, ya podemos comprobar el estado del terreno…

– ¿Nada más?

Vengaaa, apriete los dientes y aguante un poco más.

Presentados los impresos de solicitud y la liquidación de tasas e impuestos, vamos a solicitar la licencia de obra mayor, para lo que necesitará…

(aviso legal: este párrafo puede resultar perjudicial para su salud; en caso de duda consulte a su abogado)

1) Instancia del promotor: datos personales y personas que participan en el proyecto.

2) Compromiso escrito de no ocupación ni utilización del inmueble hasta su completa terminación.

3) Título acreditativo de la propiedad del solar

4) Cuestionario de la estadística de edificación y vivienda.

5) Justificante del depósito previo de las tasas

6) Dos copias del proyecto básico, que deberá constar por su parte de:

  • Memoria descriptiva y justificativa
  • Resumen del presupuesto por capítulos
  • Fotografías de la parcela  y linderos
  • Anexos de las medidas de prevención y protección contra incendios, accesibilidad, infraestructuras comunes de telecomunicaciones y de seguridad y salud laboral, de conformidad con la normativa sectorial de aplicación.
  • Planos
    i.      De situación cartográficos
    ii.     De alineaciones y rasantes acotado
    iii. 
    Documentación catastral:

        • Copia del plano catastral
        • De parcela
        • De conjunto del inmueble
        • De plantas de la edificación
        • De alzados y secciones
        • De servicios e instalaciones urbanos (agua, saneamiento, electricidad, telefonía y gas)
        • Cualquier que se estime necesario

– ¡Un momento! Primero tendré que derribar la casa que había, digo yo…

Atémonos al mástil del barco, no nos dé la tentación de arrojarnos por la borda…

– Sin problema: cuando se trate de obras de demolición, se adaptará la documentación necesaria al objeto de la misma, grafiando en los planos la situación del edificio a demoler y describiendo las medidas de protección para los edificios colindantes y para la vía pública, presentando, además foto de las fachadas y cubierta del edificio a demoler.

– ¿Ya está? ¿He terminado?

– No ha sido para tanto, ¿verdad? Si es que los hay exagerados…

– ¿Entonces con esto ya puedo empezar las obras?

– ¡Ah no, disculpe! Su casa está junto al Hospital Real, ¿verdad?

– Si…

– Preciosa zona: de las más antiguas de Granada. Me temo que está en el Caso Histórico, y que las ordenanzas dictan que hay que hacer una excavación e informe arqueológico en la zona.

– ¡Ay Dios mío! ¿Y si encuentran la Alhambra debajo de mi casa…?

– Mejor que no la encuentren…

– Por cierto amigo, acuérdese de pasarse por aquí cuando empiecen las obras, que todavía le falta la licencia de ocupación de primera vivienda

(para evitar fallos cardíacos masivos, dejaremos este paso para otra maratón de Derecho Administrativo).

 Y al fin,  Ulises atisbando la isla de Ítaca: diez años de guerra en Troya y otros diez surcando los océanos. Como para no emocionarse.

¡TENEMOS LA LICENCIA!

PASO 2: ¡MANOS A LA OBRA!

Tenemos el visto bueno de la Administración, que es como contar con la venia de los dioses para retornar a nuestra anhelada isla. ¡Penélope, ya estamos cerca!

Para hacer nuestro añorado hogar, simplemente necesitamos el Proyecto de obras (que hará nuestro súper arquitecto), y que consta de un:

  • Estudio topográfico y de situación del terreno (500€)
  • Estudio geotécnico (800€)
  • Estudio de seguridad y salud (350€)
  • Proyecto:
    • Proyecto Básico
    • Proyecto de Ejecución Material
    • Dirección de obra
  • Visado del Colegio de Arquitectos (150€)

 Y ahora, ¡a construir la casa de nuestros sueños!

 

Si queréis saber cómo termina esta Odisea, tendréis que esperar un poco más… Me temo que en nuestro caso, Ulises sigue tratando de llegar a Ítaca.

Recordad que las licencias municipales pueden varias entre Comunidades (se rigen por los Planes Generales de Ordenación Urbana, de las Comunidades Autónomas) y luego la competencia es municipal

Aquí tenéis más información sobre los requisitos y tramitación de las licencias de obra y nueva construcción por Comunidades Autónomas:

Y para los que no hayáis tenido bastante, AQUÍ tenéis más información sobre los actos y la legislación aplicable a la concesión de licencias urbanísticas.

¡Un beso a mis padres y a todos los que, como ellos, os habéis atrevido a embarcar en esta ardua travesía!

0
Categorizado en: Otras ramas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto