tesoro

Bonos, obligaciones y letras del Tesoro

07/11/2013
Número de visualizaciones

Aprovechando que hoy mismo el Tesoro Público va a intentar colocar entre 3000 y 4000 millones de euros, vamos a explicar brevemente en qué consisten los bonos, obligaciones y letras del Estado y sus principales diferencias.

Hoy el Tesoro vuelve a los mercados para subastar bonos y obligaciones. Las fechas de vencimiento para estas letras y bonos serán en 2018, 2023 y 2026.

Los Estados necesitan financiarse, necesitan recursos para afrontar los gastos que tiene una determinada nación. Así encontramos que los principales recursos son los tributos ya sean impuestos, tasas o contribuciones. Ahora bien, el Estado también consigue financiación a través de los bonos, obligaciones y letras del Tesoro.

La deuda pública por tanto se financia a través del Tesoro Público, sus instrumentos son:

  • Bonos del Estado. En este caso el Estado vende una parte de su deuda pública, el plazo para devolver esta deuda es de entre dos y cinco años. Se suelen vender en forma de cupón en subastas competitivas. El interés al que se devuelve ese dinero oscila dependiendo del momento y la situación económica en la que se encuentre el país. Actualmente y en concreto a en la subasta que se realizará en el día de hoy el interés gira en torno al 4%.
  • Obligaciones del Estado. Estas obligaciones son muy iguales que los bonos del Estado, pero se devuelven en un plazo superior a cinco años. El interés de estas obligaciones oscila alrededor del 5%.
  • Letras del Tesoro. Las letras son valores de renta fija a corto plazo, se representa mediante anotaciones en cuenta y se emiten mediante subasta pública. Su importe mínimo son 1000€.

Comprando estas obligaciones, bonos o letras, estamos prestando dinero al Estado, estamos dándole un margen de maniobra disponiendo de este dinero, que más tarde nos lo devolverá con un interés fijo pactado de antemano.

¿Por qué puede resultar interesante invertir a través de bonos, obligaciones y letras del tesoro?

Es cierto que la rentabilidad no es muy alta respecto de otras operaciones financieras, pero la seguridad es mucho mayor. A quien se le presta el dinero a través de la compra de estas obligaciones es a un Estado, el Estado se compromete a devolver no solo el dinero sino también el interés. Si en un momento dado el Estado no cumpliese se podría enfrentar a una quiebra en la confianza en ese Estado, por lo que es muy improbable que un Estado se presente como incumplidor.

0
Categorizado en: Derecho Empresarial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto