la importancia de la motivación en el aprendizaje de idioma

La motivación, tu mayor aliado para aprender un idioma

09/03/2015
Número de visualizaciones

La importancia de la motivación en el aprendizaje es indiscutible. La motivación es un ingrediente principal a la hora de aprender. Afecta directamente al rendimiento y ayuda a que los conocimientos se adquieran de manera más rápida y fácil. Esto se aplica a todos los ámbitos y, por supuesto, también al de los idiomas. En muchos casos, el fracaso en el aprendizaje de idiomas no se debe tanto a la dificultad del idioma en sí o a nuestra capacidad. Solemos decir “es que no se me dan bien los idiomas” o “ya en el colegio el inglés/francés se me daba fatal”. Pero en realidad este fracaso se debe en gran parte a la falta de motivación porque nos sentimos obligados a estudiarlo. Puede que estés pensando que esto no es así. Hay gente con motivos muy importantes para aprender una segunda lengua y aún así no progresan o terminan abandonándolo. Esto sucede porque sólo se tiene en cuenta la motivación al inicio del proceso.

¿Por qué se dice que la mejor manera de aprender un idioma es pasar un tiempo en el extranjero?

Cuando nos vemos en esa situación, la motivación tanto de tipo instrumental como de integración aumenta exponencialmente. Necesitamos el idioma para relacionarnos, para sentirnos integrados y para sobrevivir. Y lo más importante: cada día somos conscientes de nuestro progreso al ver que hemos conseguido acordar un contrato de alquiler, abrir una cuenta en el banco o hacer amigos entre los compañeros de trabajo.

Al empezar a estudiar un segundo idioma, las razones más frecuentes son académicas, laborales o de interés personal. Pero estos motivos son demasiado amplios, son imposibles de conseguir a corto plazo y por tanto, a medida que nos esforzamos y no terminamos de ver cumplido nuestro objetivo llega el desánimo.

Claves que te pueden ayudar a mantenerte motivado en el aprendizaje de un idioma

  • Redefine tus objetivos, segméntalos de manera que puedas ir cumpliendo “fases” en menos tiempo, en pocos meses. Así verás los resultados y será más fácil recordar tu motivación. Por ejemplo, si tu objetivo es académico, elige alguna certificación y establece una fecha para presentarte a las pruebas. Si tienes motivos laborales, establece un plazo al final del cuál puedas afrontar una entrevista en el idioma que te interese. Y vas a aprender un idioma por puro interés personal programa un viaje a un país donde se hable y prepárate  para sobrevivir allí usando sólo ese idioma.
  • Averigua cuál es tu estilo de aprendizaje. ¿Aprendes más escuchando, leyendo, hablando, jugando? Potencia aquello que se te da mejor y contribuirá a tu nivel general.
  • Disfruta mientras aprendes. Haz cosas que te gusten utilizando el idioma que quieras aprender. No te obsesiones con los típicos ejercicios si te resultan aburridos. Son útiles, pero puedes alternarlos, con otras actividades. Aprenderás igual escuchando música o viendo una película si de verdad te interesa.
  • Busca alguien con el mismo interés. Todos tenemos mejores y peores momentos y podréis apoyaros y desafiaros para acelerar los resultados.
  •  Comunica tus intenciones a la gente de tu alrededor, sentirás más presión y querrás cumplir lo que te has propuesto.

Recuerda que es tan importante encontrar la motivación para empezar como mantenerla hasta que logramos nuestro objetivo.

0
Categorizado en: Alemán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto