la declinacion del sustantivo en alemán según los casos

La declinación del sustantivo en alemán: los casos

Número de visualizaciones
04/02/2013

A todos nos pasa cuando empezamos a aprender alemán (sobre todo aquellos que no han estudiado latín, ruso u otra lengua de similares características) ya que es una de las primeras dificultades a las que hay que enfrentarse: la declinación del sustantivo en alemán.

La declinación no es más que el cambio que sufre una palabra en función del género, número y caso gramatical.

Cómo cambia el final de las palabras en alemán

Lo primero que observa el estudiante español de alemán es que las palabras cambian su final sin  razón aparente, lo que resulta bastante confuso. Por ejemplo:

– Mein Name ist María. (Mi nombre es María)
– Ich sage meinen Namen. (Yo digo mi nombre)

¿Por qué si en ambas oraciones se traduce por “nombre” en una escribimos “Name” y en la otra “Namen”? Y no solo sucede con la declinación del sustantivo en alemán, sino que los adjetivos, pronombres y artículos también sufren estas modificaciones. Por ejemplo:

Der gute Mann (nominativo)
– Den guten Mann (acusativo)

Si tomamos como referencia el español, también las palabras se modifican de acuerdo al género (masculino o femenino)  y al número (singular o plural). Por ejemplo: gato, gata, gatos, gatas.

En alemán además de esto hay que tener en cuenta el caso gramatical que está determinado por la función que la palabra cumple dentro de la oración. Hay que hacerse a la idea de que la palabra cambiará si actúa como sujeto, como complemento directo o indirecto…etc.

Los 4 casos

En alemán hay cuatro casos: nominativo, acusativo, dativo y genitivo.

Caso nominativo

El nominativo corresponde principalmente a palabras que cumplen la función de sujeto de la oración. Responde a las preguntas ¿qué? o ¿quién?
– Das Kind ist blond. (El niño es rubio.)

Caso acusativo

El acusativo corresponde en la mayoría de los casos a las que cumplen la función de objeto directo. Responde a la pregunta ¿qué?
– Ich sehe das Kind. (Yo veo al niño.)

Caso dativo

El dativo se usa para la función de objeto indirecto. Responde a la pregunta ¿a quién?
– Ich schenke dem Kind ein Buch. (Yo regalo un libro al niño.)

Caso genitivo

Por último el genitivo se usa para el complemento del nombre. Responde a la pregunta ¿de quién?
– Das Buch des Kindes ist da. (El libro del niño está allí.)

Hay que añadir que el uso de ciertas preposiciones puede también determinar la necesidad de un caso u otro, pero eso lo dejaremos para más adelante. De momento, hay que ir estudiando qué terminación corresponde en cada caso. ¡Ánimo!

0
Categorizado en: Otros idiomas

1 Comentario

  1. MARIO JIMENEZ dice:

    Felicidades es una pagina web excelente me interesa aprender idiomas

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto