sabes hacer un uso correcto de la coma

El valor de los signos de puntuación: la coma

Número de visualizaciones
22/04/2015

Vamos a comer niños.

Vamos a comer, niños.

¿Cuándo fue la última vez que utilizaste una coma en un comentario de Facebook o en un mensaje de Whatsapp? ¿Cuánto hace que no ves “¡” o “¿”? ¿Desde cuándo no utilizas una tilde en un tweet?

Puntuación, ortografía y otros errores comunes

Lamentablemente, la mayoría de nosotros responderá que hace mucho tiempo que no usa adecuadamente los signos de puntuación en su rutina diaria. Las redes sociales e Internet en general, están distorsionando los usos de la ortografía, haciendo olvidar el uso correcto de la coma.

Los errores ortográficos se han vuelto algo común entre jóvenes y adultos. Algunos de ellos modifican el lenguaje por diversión o simplemente por ahorro de tiempo. De ahí que letras como “c” o “s”, sean reemplazadas por “z” aportándole un toque personal. O el efecto tan extendido de cambiar la “h” por la “g”. En otros casos, por rapidez se sustituye la “qu” por la “k” o la “ch” por la “x”.  Ejemplo: “xiki” en lugar de “chiqui”.

Sin embargo, otros muchos llegan a confundirse y, al ver la palabra escrita de múltiples formas, no saben distinguir cuál es la correcta. Esto ocurre con palabras como “ola” en lugar de “hola”, “abia” por “había” o “aora” en lugar de “ahora”. En muchos casos utilizamos palabras con ortografía diferente en contextos que no corresponde modificando así el significado de la frase, dejándola sin sentido.

Por ejemplo: “Ponme un tuvo” (Del verbo tener) en lugar de “Ponme un tubo”.

Lo mismo ocurre con el uso de las mayúsculas que se usan indistintamente. Abusando frecuentemente de las mayúsculas en encabezados o titulares.

El uso correcto de la coma

Como hemos podido ver “la coma” ha perdido sus funciones principales en nuestro día a día y su uso más habitual se resume a un emoticono. No obstante, como homenaje a la misma y a su importancia para una correcta escritura recordaremos a continuación algunos de sus usos:

  • Las comas que presentan un inciso aclaratorio son dos: una se ubica antes y otra después de la aclaración.

Ejemplo: La convocatoria, que anunció ayer el sindicato, tendrá lugar mañana.

Lo mismo ocurre con los vocativos. Ejemplo: Me ha hecho mucha ilusión, Carolina, haberte visto.

  • La coma separa los elementos sintácticamente equivalentes a excepción de los  casos en los que medie alguna de las conjunciones y, e, ni, o, u.

Ejemplo: Estaba preocupado por su familia, por su trabajo, por su salud.

  • En una relación cuyos elementos están separados por punto y coma, el último elemento, ante el que aparece la conjunción copulativa (esto es, “que liga y junta dos cosas”), va precedido de coma o punto y coma.
  • Para intercalar marcadores del discurso como esto es, es decir, o sea, en fin, por último, por consiguiente, sin embargo, no obstante, además, en tal caso, por lo tanto, en cambio, en primer lugar, y también, a veces, determinados adverbios o locuciones que desempeñan la función de modificadores oracionales, como generalmente, posiblemente, efectivamente, finalmente, en definitiva, por regla general, quizás, colocados al principio de una oración, se separan del resto mediante una coma.

Ejemplo: Cogieron muchas cerezas, aunque la mayoría estaba podrida.

  • Para distinguir el sujeto del predicado en oraciones sin verbo.

Ejemplo: El árbol perdió sus hojas; el viejo, su sonrisa.

En la mayoría de los casos, el mal uso de la coma (si es que se utiliza) es debido a la falsa creencia de que la coma se corresponde exactamente con las pausas en la oralidad.

Recomendaciones generales

Por tanto, para concluir, no olvidéis las siguientes recomendaciones:

  • La coma se ubica pegada a la palabra que la antecede.
  • Nunca debe ser ubicada entre sujeto y verbo.
  • Hay pausas en la entonación que no ameritan su uso.
  • En ocasiones su uso es requerido para la correcta interpretación del texto.
1+
Categorizado en: Español

6 Comentarios

  1. Agustín dice:

    Me ha encantado el artículo, es muy interesante, hago todo lo posible por enriquecer mi vocabulario, e invierto todo el tiempo que puedo.

    0
    • Elísabet Rodríguez Moreno Elísabet Rodríguez Moreno dice:

      Gracias por tus palabras, Agustín.

      Nos alegra saber que estos artículos son de utilidad para los lectores, lo más importante es no dejar nunca de aprender.

      Un saludo

      0
  2. Agustín dice:

    Me encanta poder escribir bien, soy autodidacta, por problemas familiares tuve que salir del colegio con 10años, he tenido que espabilarme para aprender…, y sigo en ello.

    0
    • Elísabet Rodríguez Moreno Elísabet Rodríguez Moreno dice:

      Hola Agustín,

      Las situaciones dificiles siempre sirven para superarnos y en tu caso podemos comprobar que salir del colegio no ha sido un obstáculo para aprender y seguir formándote, seguro has invertido tiempo y esfuerzo en tu aprendizaje.

      Un saludo

      0
  3. Alberto Gongora Varon dice:

    Exelente articulo, pero he sido muy malo para recordar “reglas ortograficas”; mi regla, que aprendi leyendo y que a menudo  aplico es: palabra que se ve “fea” esta mal escrita; pero para ver la diferencia, hay que leer mucho; agradezco su atencion.

    0
    • Elísabet Rodríguez Moreno Elísabet Rodríguez Moreno dice:

      Hola Alberto,

      Efectivamente, una buena alternativa a las reglas de ortografía es la lectura pues ayuda a fijar palabras y estructuras.

      Un saludo

      0
Ver más comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto