dificultades de la lengua española

Dificultades de la lengua española para los angloparlantes

Número de visualizaciones

POR

María Vera García
EDUCACIÓN:
  • Graduada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada
EXPERIENCIA:
  • Tutora en INESEM Business School en el departamento de idiomas.
  • Profesora de alemán en New College Granada.
  • Profesora de alemán en Centro de Educación Permanente San Matías.
  • Profesora de clases particulares de inglés y alemán.
ESCRIBE SOBRE:

Educación · Idiomas · Aprendizaje · Inglés

Graduada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada. Cuenta con amplia experiencia en la enseñanza de idiomas, especializada en Inglés y Alemán. Actualmente forma parte del equipo docente del Departamento de Idiomas de INESEM Business School.

Es posible que si hemos aprendido alguna lengua extranjera o si hemos conocido a personas de diferentes nacionalidades nos hayamos parado a reflexionar sobre nuestra lengua materna. Estas reflexiones pueden ir desde la formación de ciertas palabras, su etimología, significado o unicidad respecto a otros idiomas. Posiblemente, estas reflexiones nos hayan llevado a pensar en las dificultades de la lengua española. Si además nos hemos interesado por el tema de la enseñanza del español como lengua extranjera (ELE) nuestro interés será mayor.

Podemos pensar que no siempre es necesario dominar el inglés para impartir una clase de ELE a alumnos angloparlantes. Si se trata de alumnos adultos de cierto nivel, podemos utilizar principalmente el español durante la clase. Además, de esta manera, aumentaremos su exposición a la lengua que quieren aprender. Sin embargo, sí es muy importante conocer las dificultades del español para estos alumnos. Ser conocedores de aquellas dificultades de la lengua española que les pueden causar más problemas debido a inferencias con su lengua materna aportará calidad a nuestras clases. De esta forma podremos hacer hincapié en cuestiones más complicadas para ellos, además de dedicarles más tiempo y práctica.

Conocer cuáles son estos elementos nos permitirá adecuarnos mejor a sus necesidades, diseñar las sesiones formativas de manera más eficiente y ayudarles a salvar estos obstáculos preparando más actividades centradas en estas diferencias.

 

Dificultades de la lengua española: Ortografía

  • En relación con la ortografía encontramos que las tildes, los signos de puntuación al inicio de las oraciones interrogativas o exclamativas e incluso algunas letras del alfabeto o combinaciones de estas (ñ, ll, rr, ch). Estas suelen constituir una de las grandes dificultades de la lengua española. Bien es cierto que no son tan problemáticas a la hora de escribir pero sí al aprender su pronunciación. Especialmente dificultosa de pronunciar es la rr: palabras como perro / pero les serán difíciles de pronunciar y de marcar la diferencia entre una y otra.
  • B y v comparten el mismo fonema. En inglés existe una diferencia entre la b y la v en cuanto a pronunciación. En español bien es cierto que esta diferencia también existió pero se fue perdiendo con el tiempo. Hoy en día son pocas las regiones que siguen diferenciando entre ambas letras, lo que supone una dificultad añadida, pues los estudiantes de ELE tendrán que memorizar las palabras para no cometer faltas de ortografía. Lo mismo ocurre con la ll y la y.

 

Dificultades de la lengua española: Morfología

  • El género y la concordancia entre sustantivos y adjetivos. En inglés no hay distinción de género (child puede ser tanto un niño como una niña y small puede equivaler a pequeño o pequeña) esto hace que para los angloparlantes resulte muy complicado recordar el género de una palabra nueva para acompañarla de un adjetivo femenino o masculino. Es cierto que hay reglas generales, pero también muchas excepciones que hay que trabajar.
  • Además, a los adjetivos en inglés no se les añade una terminación en función del género del sustantivo al que acompañan como ocurre en español (La torre es alta – El edificio es alto / The tower is high – The building is high).
  • Uso de las preposiciones por y para. El origen del problema reside en que en inglés son la misma preposición: for. En ocasiones, con verbos en infinitivo, también to. La elección entre por y para les resulta complicada y suele ser un error recurrente.
  • Tú, vosotros, usted y ustedes también suele resultar confuso al principio. En inglés solo hay una palabra para todos ellos (you) por lo que nuestros alumnos necesitarán práctica hasta acostumbrarse a usar uno u otro en función de la situación y del grado de formalidad de la misma. Además, habrán de conjugar el verbo en su forma correcta según la persona.

 

Dificultades de la lengua española: Léxico

  • Los false friends son difíciles también a la inversa. Estas palabras se parecen en español e inglés pero tienen significados diferentes. Para ellos es una más de las dificultades de la lengua española. Por ejemplo, si una persona angloparlante escucha la palabra compromiso pensará en “un acuerdo por el que las dos partes obtienen menos de lo que esperaban”, pues es lo que significa la palabra compromise. No pensarán en el sentido de “obligación contraída” que la palabra compromiso tiene para nosotros. En el siguiente enlace puedes conocer más sobre falsos amigos.

 

Dificultades de la lengua española: Gramática

  • Los verbos ser y estar también se confunden constantemente. Esto se explica porque en inglés se utiliza un solo verbo en ambos casos, el verbo to be. Como en inglés no existe esta diferencia, los alumnos tienen que aprender a distinguir cuándo hay que utilizar uno u otro. Hay ciertas reglas que nos ayudan a su aprendizaje. No obstante, en América Latina y en España no se hace el mismo uso de ambos verbos, lo que hace su aprendizaje aún más costoso.
  • El subjuntivo, un modo verbal que si bien existe en inglés, su uso es muy poco común.  Además no está por completo diferenciado del modo indicativo: comparten formas verbales aunque el sentido en la frase sea diferente. Por esto, nuestros alumnos angloparlantes tendrán problemas para completar correctamente oraciones como “quiero que…”. En ellas tenderán a usar el indicativo (“quiero que vienes” en lugar de “quiero que vengas”)
  • Gran variedad de tiempos verbales. En español hay multitud de  tiempos verbales en comparación con los existentes en inglés. Esto les supondrá una tarea difícil a la hora de elegir el tiempo que han de usar.

Estas son sólo algunas de las dificultades más frecuentes del español. Es posible que nuestros alumnos encuentren otras muchas dependiendo de su lengua materna y del conocimiento de diferentes lenguas extranjeras que puedan tener. Es habitual que el dominio de otras lenguas extranjeras les sirva de puente para adquirir una nueva. Un alumno angloparlante que domine el francés experimentará menos dificultades que aquellos que no hablen otros idiomas.

Tener en mente las dificultades nos permitirá comprender por qué un alumno comete constantemente el mismo error, saber en qué punto debemos detenernos o en cuáles hacer hincapié durante la clase para ayudarles a superarlas y evitar la frustración que les pueden provocar, facilitando de esta manera su proceso de aprendizaje. Además podemos poner en práctica diferentes fórmulas y métodos para que sean capaces de superar esas dificultades de manera amena y divertida.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto