Ahorrar energía

Trabaja como siempre pero ahorrando energía

Número de visualizaciones
12/02/2014

Cada día somos más conscientes de la importancia del medio ambiente para nosotros y el futuro de los nuestros….blablablabla, ya nos sabemos este rollo, pero solo atendemos cuando sale la palabra euro “€”.

Normalmente somos más cuidadosos con el gasto energético que toca directamente a nuestro bolsillo; claro el gasto energético de la empresa como lo asume ella ¡¡¡pues que se apañe!!!. Ante esto es necesario cambiar radicalmente la forma de pensar ya que al igual que día a día intentamos ser más eficientes en nuestro trabajo hay que procurar también que esta actividad consuma los recursos humanos, materiales y energéticos justos y necesarios. Esto, en la mayoría de los casos, no toca el bolsillo del trabajador, pero hace que su departamento o su empresa sean más competitivas e indirectamente pone un granito de arena en el mantenimiento de puestos de trabajo tanto presentes como futuros. Ojo la implicación tiene que ser compartida por la dirección, ya que en caso contrario puede ser contraproducente.

El compañero caluroso y la compañera friolera no paran de quejarse.

Todos tenemos al menos uno de estos compañeros, incluso es posible que tú mismo seas uno de ellos. Si es así no te preocupes, perteneces al 5% de las personas cuyo confort térmico no está dentro de la media. Para satisfacción de todos hay que llegar a un consenso, siempre teniendo en cuenta que la calefacción y el aire acondicionado no deben crear un ambiente opuesto al de la estación del año, sino un ambiente agradable.

  • Se puede estar fresco en verano, sin necesidad de aire acondicionado. Abriendo las ventanas por la mañana y creando corrientes de aire, puede conseguirse una temperatura agradable.
  • Mantén la temperatura de la oficina a 20ºC en invierno y a 26ºC en verano. No hay que abusar del aire acondicionado ya que no es bueno para la salud y cada grado menos supone un 8% más de consumo de energía. Así puedes ahorrar energía.
  • Procura no abrir las ventanas cuando estén encendidos la calefacción o el aire acondicionado y cierra la puerta ¡que se escapa el gato!.

Se me refleja la pantalla

La mejor forma de ahorrar energía en iluminación es aprovechar al máximo la luz natural. Además de ser mejor para la vista, no contamina y es gratuita.

  • Sobre todo en oficinas existen circuitos que sectorizan la iluminación y por tanto se pueden apagar, identifícalos y prueba si se ve bien. ¡Tampoco te quedes a oscuras!.
  • Apagar las luces de zonas (almacenes, despachos, sala de juntas, zonas de trabajo) cuando no se prevea que se vayan a usar.
  • No hay por qué utilizar más cantidad de luz de la necesaria. Una iluminación excesiva no crea mejores condiciones, e incluso, puede ser perjudicial.
  • En zonas iluminadas con fluorescentes, no apagues si te vas a ausentar menos de 15-20 minutos. Tampoco en zonas con lámparas de bajo consumo, si piensas regresar en pocos minutos. Se consume más energía al encenderlos, que manteniéndolos sin apagar durante este periodo de tiempo.

Ufff que hambre que tengo, me voy a comer.

  • En caso de ser el friolero de la oficina y necesitar una estufita en los pies, si sales a desayunar o a almorzar: apágala!!.
  • Apaga el ordenador cuando no vayas a utilizarlo durante una hora o más. Si el periodo de tiempo es inferior, apaga únicamente la pantalla.
  • Utiliza salvapantallas en negro Black Screen. Son los únicos que ahorran energía.
  • Activa la función hibernar. Cuando no se está usando, esta función apaga el ordenador y almacena lo que hay en la memoria. Al iniciar la actividad de nuevo, lo reactiva en el mismo estado en que se encontraba.

Hincando el callo en la oficina

  • Utiliza el papel por las dos caras. Imprime siempre que sea necesario y a ser posible por las dos caras. En caso de que imprimas por una cara y no necesites ese documento, utilízalo como papel borrador por la cara sin imprimir.
  • Deposita el papel usado en los contenedores azules, quitando las grapas y plásticos.
  • Utiliza las pilas solo cuando no puedas enchufar a la red. Propón la utilización de pilas recargables y que exista un recipiente para depositar las pilas desechables gastadas para posteriormente llevarlas a los contenedores de recogida.

Me voy al baño a estirar las piernas

Sin tener en cuenta procesos productivos, el resto del agua que se consume se hace en el baño.Ahorrar agua significa también ahorrar energía, ya que para impulsar el agua hasta el consumo se utilizan bombas eléctricas y posteriormete esa agua hay que depurarla antes de verterla al medioambiente lo que conlleva un coste energético también.

  • Procura no abrir el grifo del agua caliente solo por unos segundos. Al hacerlo se obliga a  toda la tubería a llenarse de agua caliente, que luego no se va a utilizar, desperdiciando la energía que se ha gastado en calentarla.
  • En el cuarto de baño también utilizamos sistemas de iluminación, apaga las luces cuando salgas.
  • No tires residuos al inodoro, ni tires de la cadena sin necesidad. Cada descarga significa un gasto de 10 litros de agua.
  • Si el inodoro tiene doble pulsador, no descargues la cisterna completa a no ser que sea imprescindible. Estos sistemas están pensados para poder utilizar solo la cantidad de agua que se necesita.
  • Tenemos en nuestras manos la posibilidad de respetar el entorno aprendiendo a ahorrar tanto en el hogar como en el puesto de trabajo sin disminuir el rendimiento en el. Con sencillos gestos no solo se consigue ahorrar energía sino que también podemos contribuir a la mejora del medio ambiente mientras además ahorra gran cantidad de dinero.

Nos vamos a visitar a un cliente. Desplazamiento sostenible

Casi la cuarta parte de la energía que se consume se utiliza en el trasporte, en muchos casos es más caro desplazarse en coche frente al transporte público ya que normalmente se tarda mucho en buscar aparcamiento o hay que pagarlo. Por otro lado, además de ahorrar dinero se ahorra en tiempo ya que en el tiempo de transporte se puede utilizar para organizar el motivo del desplazamiento (reunión, inspección, visita…).

En cuanto al transporte in itínere del propio trabajador, se puede ahorrar mucho compartiendo el coche con compañeros que residan cerca de nuestra vivienda o que pasen cerca de ella.

El uso del aire acondicionado del coche aumenta mucho el consumo de combustible por lo que hay que utilizarlo lo imprescindible, en muchas ocasiones se requiere de aire acondicionado pero con solo activar la ventilación del exterior es suficiente, por ejemplo en épocas de primavera y otoño. Siempre que la temperatura exterior esté por debajo de 20ºC.

Las recomendaciones anteriores son generales y es posible que muchas de ellas no se puedan aplicar a tu caso concreto y existan muchas otras que no se comenten y que creas que se podrían implementar. En cualquier caso recuerda la regla de las tres erres: Reduce tu consumo, Reutiliza y Recicla.

“La mejor forma de ahorrar energía es no consumiéndola”

0
Categorizado en: Medio Ambiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto