gestión de calidad

¿Cuál es el origen y la utilidad de un sistema de gestión de calidad?

18/08/2017
Número de visualizaciones

Un sistema de gestión de calidad es un sistema formal que permite documentar procesos, procedimientos y asignaciones de responsabilidades para que sea posible lograr y alcanzar políticas y objetivos de calidad. Este tipo de sistema permite coordinar y dirigir las actividades de una organización para alcanzar los requerimientos normativos (y también los de los clientes) y mejorar así tanto su efectividad como su eficiencia.

Existen estándares internacionales que especifican los requerimientos para la gestión de calidad (el más importante es el ISO 9001:2015) y que permiten tener una aproximación certera y concisa a este tipo de gestión.

Un sistema de gestión de calidad permite tener una guía para abordar procesos que sirven a múltiples propósitos dentro de una organización, por ejemplo:

  1. Mejorar los procesos
  2. Reducir desperdicios
  3. Bajar costos
  4. Facilitar e identificar oportunidades de capacitación
  5. Generar compromiso entre el personal
  6. Establecer la dirección adecuada de la organización

El camino recorrido por los sistemas de gestión de calidad va de la influencia industrial a una priorización de la calidad y la estandarización de procesos.

Esta es una historia que puede rastrearse hasta hace siglos, en el momento en que los artesanos empezaron a agruparse en asociaciones llamadas "gremios". Con la llegada de la Revolución Industrial, los primeros proto-sistemas de gestión de calidad empezaron a utilizarse para fijar estándares para el control de productos y resultados. Cuantas más personas trabajaban en un mismo proceso, más se iba haciendo necesario mejorar las prácticas precisas para asegurar la calidad de los resultados.

A lo largo de la Segunda Guerra Mundial, el control de calidad se convirtió en un elemento cada vez más importante, sobre todo para las fuerzas armadas. En este tipo de organizaciones el control de procesos y la simplificación de los mismos sin sacrificar seguridad son esenciales, y por ello, fue en su seno en que nacieron las técnicas de control de calidad, muestreo de inspección y publicación de estándares y pautas de entrenamiento.

A lo largo del siglo XX, la importancia de la calidad siguió avanzando, con grandes impulsos competitivos entre Japón y los Estados Unidos. Fue a finales de ese siglo que nacieron los sistemas de gestión de calidad y a principios del siglo XXI éstos se han nutrido con ideas como la sustentabilidad y la responsabilidad social.

Toda esta historia permite llegar a un punto de la gestión de calidad en que se alcanzan diversos beneficios sistémicos importantes, sobre todo:

  1. Alcanzar los requerimientos del cliente, lo que permite crear una confianza en el consumidor e incrementar las ventas repetidas y la recomendación boca a boca.
  2. Alcanzar los objetivos de la organización, lo que permite cumplir con reglamentaciones en productos y servicios, un manejo eficiente de los recursos, abrir espacios de expansión, crecimiento y ganancias.

En este marco, formarse y conocer los estándares internacionales (como el ya mencionado ISO 9001:2015) y otros más específicos a ciertos sectores, es un plus innegable en cualquier organización.

Categorizado en: Calidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto