Síntomas de la vista cansada

7 de cada 10 españoles sufre de fatiga ocular y tú también

27/08/2021
Número de visualizaciones

En las últimas décadas, se ha originado un gran cambio en la sociedad marcado por la globalización y el avance tecnológico, incluyendo aquí la aparición de los diversos dispositivos electrónicos que tenemos a nuestro alcance a día de hoy.

La aparición de la fatiga ocular está estrechamente relacionada con el uso excesivo y prolongado de las pantallas, lo cual se puede ver todavía más acentuado en el entorno laboral, ya que la mayoría trabajadores se pasan toda su jornada laboral, o buena parte de ella, frente a una pantalla de ordenador.

Cómo afecta el ambiente de trabajo a la vista

Ya hemos mencionado la fatiga ocular, ahora bien, ¿a qué hace referencia exactamente este término? Se conoce como fatiga ocular o astenopia a la respuesta que da nuestro ojo cuando se esfuerza demasiado por un periodo largo de tiempo.

Los problemas visuales como la fatiga ocular son actualmente de las afecciones más comunes entre los trabajadores por el uso y exposición mantenida en el tiempo del ordenador, como hemos mencionado anteriormente. Aunque sus síntomas son variados y pueden depender de cada persona, se suele manifestar con los siguientes:

  • Molestias en los ojos, como dolor, picor, quemazón o hinchazón.
  • Sensación de tensión ocular y sequedad
  • Dolores de cabeza que se suelen localizar, en su mayor parte, en la zona de los ojos.
  • Visión borrosa o, incluso, doble, aunque no es frecuente, con la fatiga ocular se pueden percibir las imágenes menos nítidas.
  • Enrojecimiento del ojo y su contorno, incluso puede llegar a lagrimear.

Como en casi todas las afecciones o patologías, lo mejor es una buena prevención para no tener que hacer frente a sus molestias.

¿Cómo podemos prevenir la fatiga ocular?

Con estos sencillos consejos, conseguirás cuidar tu visión, evitando sufrir fatiga. Podemos mencionar los siguientes aspectos a tener en cuenta para que el lugar de trabajo sea más saludable.

  • Buena iluminación:

Será fundamental una iluminación apropiada para mitigar la aparición de la fatiga ocular y, en caso de que se produzcan aminorar sus efectos. Lo más conveniente es revisar el ámbito laboral, con el fin de evitar los reflejos de lámparas y ventanas, trabajando con una luz perpendicular y, a ser posible, natural.

  • Uso de pantallas:

Los reflejos en las distintas pantallas que empleamos para desarrollar nuestra actividad laboral, como las de ordenadores o tablets, pueden resultar perjudiciales para nuestra salud ocular, lo que hace necesario prestar todavía más atención a los dispositivos que empleamos.  Además, se debería adecuar el brillo de la pantalla a la situación que haya en la habitación donde estés trabajando. De esta forma, no tendremos nuestro dispositivo ni con demasiado brillo ni con escaso.

  • Hidratación ocular:

Especial relevancia cobra mantener los ojos bien lubricados para evitar la sequedad. Esto se puede lograr con el parpadeo o con un colirio que te recomienden en cualquier farmacia.

  • Alimentación:

Los alimentos que consumimos en nuestra dieta tienen especial relevancia en nuestra salud ocular, siendo primordial una buena hidratación, bebiendo aproximadamente 2 litros de agua al día y, una alimentación equilibrada, con alimentos ricos en Omega 3 y vitaminas.

  • Realizar descansos:

Levantarnos de nuestro lugar de trabajo cada cierto tiempo, cambiando el sitio en el que enfocamos nuestra visión e, incluso, realizar otra actividad mientras descansamos será un gran aliado para reducir la probabilidad de padecer cansancio ocular.

  • Postura ergonómica:

En efecto, la postura que tomemos tiene consecuencias para nuestra visión. De esta manera, la pantalla del ordenador debe estar colocada a la altura de los ojos, con una distancia aproximada de medio metro, pudiendo mantener una correcta higiene postural.

  • Posición del material de trabajo:

Lo idóneo en este punto es colocar todos los materiales que vayamos a necesitar para desarrollar nuestras tareas a lo largo de la jornada laboral tan cerca como sea posible, reduciendo los movimientos que tengamos que realizar con cabeza y ojos.

  • Utilizar gafas:

En este apartado no hacemos referencia solo a las lentes que tengamos con la graduación que nos diagnosticaron en la óptica, aunque estas son muy importantes, por esto, se deben revisar cada cierto tiempo para comprobar que no ha variado medición y, modificar los cristales en caso de que sí haya cambiado. A día de hoy, en el mercado hay gafas con filtros diseñados para reducir, específicamente, la fatiga ocular producida por el exceso de horas frente distintos dispositivos como, por ejemplo, el ordenador.

¿Cuál es el mejor tratamiento para la vista cansada?

Cuando creamos que estamos pasando por una fase de esta afección, podemos tener en cuenta, principalmente, estos elementos con el objetivo de reducir la fatiga ocular o, por lo menos, aminorar su intensidad:

  • Apartar la mirada de las pantallas cada cierto tiempo, por ejemplo, cada 20 minutos, durante unos segundos. De esta forma, romperemos con el patrón visual y evitaremos un alto grado de cansancio visual.
  • Parpadear cuando cada cierto tiempo y cuando notemos el comienzo de la fatiga ocular, consiguiendo mantener los ojos hidratados. De hecho, el movimiento que hacemos al parpadear se considera un ejercicio excelente para velar por la salud de nuestros ojos.
  • Proporcionar oscuridad total y aplicar frío en el contorno ocular. Así, conseguiremos que nuestros ojos descansen y pueden volver a su estado usual, sin notar molestia alguna. También puede resultar muy efectivo realizar un masaje en la zona para potenciar el riego sanguíneo y disminuir la presión.

No obstante, después de aplicar estos consejos para evitar la fatiga ocular, te recomendamos ir a un especialista

Si padeces de fatiga ocular en numerosas ocasiones y esta no cesa, te recomendamos acudir a un especialista, tu médico u oculista, para realizar un examen y averiguar la causa de dicha molestia. ¡Quizá solo necesites actualizar tu graduación!

En definitiva, aunque la fatiga ocular no es un trastorno grave, sí que puede llegar a ser muy molesto. Podemos reducir la probabilidad de que aparezcan los síntomas o restar su impacto, trabajando en un ambiente idóneo, teniendo en cuentas aspectos que hemos descrito anteriormente como la iluminación o la posición de las pantallas.

Categorizado en: PRL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto