edificio enfermo

El Síndrome del Edificio Enfermo (SEE)

13/10/2015
Número de visualizaciones

edificio enfermoEl concepto de Síndrome del Edificio Enfermo (SEE), comenzó a utilizarse a finales de los años 70 del siglo XX. Aunque hoy día, hay  pocas dudas sobre su existencia, es uno de los  términos más controvertidos y sobre los que más se ha debatido en el ámbito de la Prevención de Riesgos Laborales, por lo que le vamos a dedicar una serie de post, a lo largo de las próximas semanas.

Es difícil definir con exactitud que se considera como Síndrome del Edificio Enfermo (SEE). Según el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT), se conoce como tal,  a los edificios que presentan como problema característico, que entre sus ocupantes  se dan un conjunto de síntomas y de quejas sobre la salud, comunes (dentro de un abanico de posibilidades), en una proporción mayor al 20 % del número total de sus ocupantes.

Los factores que provocan estos síntomas, son difíciles de precisar, aunque si se puede afirmar que se engloban en tres grandes conjuntos:

Como podemos ver a priori, podemos hablar de una multicausalidad, a la hora de hablar del Síndrome del Edificio Enfermo. No obstante, la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha sido capaz de definir una serie de características compartidas, por este tipo de edificios. Son las siguientes:

  • Suelen tener un sistema de ventilación forzada, que es común a todo el edificio o a grandes sectores del mismo, existiendo además, recirculación parcial del aire. Muchos de estos edificios, tienen localizadas las tomas de renovación de aire, en lugares poco adecuados,  mientras que en otros se usan intercambiadores de calor que transfieren los contaminantes desde el aire de retorno al aire de suministro.
  • Con mucha frecuencia, son edificios de construcción ligera y barata.
  • En cuanto a las superficies interiores, suelen estar recubiertas con material textil, incluyendo paredes, suelos y otros elementos de diseño interior.
  • Practican el ahorro energético y presentan una temperatura más elevada que la media, manteniéndose además un ambiente térmico homogéneo a lo largo de todo el año.
  • Suelen ser también edificios herméticos en los que, por ejemplo las ventanas no pueden abrirse al exterior.

Hay que decir, que la propia OMS, distingue entre aquellos “edificios temporalmente enfermos” (suelen ser edificios nuevos o remodelados recientemente), en los que los síntomas desaparecen gradualmente en unos seis meses, y entre los “edificios permanentemente enfermos”, en los que los síntomas perduran durante años, aún después de tomarse medidas correctoras para solucionar los problemas.

A lo largo de las próximas semanas, veremos cuáles son los síntomas que presentan sus ocupantes, cuáles son los posibles factores de riesgo y cómo se plantea un estudio de investigación de campo, en aquellos lugares donde se sospeche que exista el Síndrome del Edificio Enfermo.

0
Categorizado en: PRL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto