Árbol de causas positivas

El Árbol de Causas y la Investigación de Accidentes Laborales (II)

09/10/2014
Número de visualizaciones

Esta segunda parte de los post dedicados al Método del Árbol de Causas positiva, uno de los métodos más extendido en la investigación de accidentes laborales, está dedicado a las distintas situaciones que podemos encontrar en la búsqueda de los antecedentes de un hecho. Dichas situaciones, como adelantábamos en la entrada anterior  del árbol de causas positiva, son:

Primera situación: Cadena

El hecho (x) tiene un solo antecedente (y) y su relación es tal que el hecho (x) no se produciría si el hecho (y) no se hubiera producido previamente. (x) e (y) constituyen una cadena y esta relación se representa gráficamente así:

Ejemplo de “cadena”: Se produce una sobrecarga eléctrica  (y) que provoca la rotura de una máquina (x). La rotura de la máquina  el hecho (x) tiene su antecedente en la sobrecarga eléctrica (y).

Segunda situación: Conjunción

El hecho (x) no tendría lugar si el hecho (y) no se hubiese previamente producido, pero la sola materialización del hecho (y) no entraña la producción del hecho (x), sino que para que el hecho (x) ocurra es necesario que además del hecho (y) se produzca el hecho (z)

El hecho (x) tiene dos antecedentes (y) y (z). Se dice que (y) y (z) forman una conjunción que produce (x) y esta relación se representa gráficamente del siguiente modo:

(y) y (z) son hechos independientes, no estando directamente relacionados entre sí; es decir, para que se produzca (y) no es preciso que se produzca (z) y a la inversa.

Ejemplo de “conjunción”: Una carga en suspensión golpea en la cabeza (x) a un trabajador que pasaba por debajo de ella en ese momento  (y), al producirse la rotura de una de las eslingas que la sujetaba  (z) a causa del deterioro y desgaste de esta. .

La rotura de la eslinga  (z) y la presencia del trabajador (y) en el lugar bajo el  que se encontraba la carga suspendida, son dos hechos independientes entre sí, pero que se requiere que sucedan simultáneamente para que tenga lugar el accidente (x).

Tercera situación: Disyunción

Varios hechos (x1), (x2) tienen un único hecho antecedente (y) y su relación es tal que ni el hecho (x1), ni el hecho (x2) se producirían si previamente no hubiera ocurrido el hecho (y).

Esta situación en la que un único hecho (y) da lugar a distintos hechos consecuentes (x1) y (x2) se dice que constituye una disyunción y esta relación se representa gráficamente del siguiente modo:

(x1) y (x2) son hechos independientes, no estando directamente relacionados entre sí; es decir; para que se produzca (x1) no es preciso que se produzca (x2) y a la inversa.

Ejemplo de “disyunción”: Se produce un conato de incendio en un almacén donde hay acumuladas mercancías, (y). Aunque es un simple conato, el incendio provoca la pérdida y el deterioro de determinados materiales y mercancías (x1) y además causa de la mala organización en la evacuación dos trabajadores caen por unas escaleras y resultaron heridos de levedad (x2..

En este caso el conato de incendio (y) da lugar a dos hechos consecuentes: la pérdida por daños en las mercancías (x1) y la caída por las escaleras de los trabajadores (x2).

Por otra parte, la pérdida por daños de las mercancías  (x1) y la caída de los trabajadores  (x2) son dos hecho independientes que no están relacionados entre sí, puesto que para la caída de los trabajadores  (x2), no era necesario que se deteriorara la mercancía (x1).

Cuarta situación: Independencia

No existe ninguna relación entre el hecho (x) y el hecho (y), de modo que (x) puede producirse sin que se produzca (y) y viceversa.

Se dice que (x) e (y) son dos hechos independientes y, en representación gráfica, (x) e (y) no están relacionados.

Ejemplo de “independencia”: En una fábrica un operario sufre una caída al mismo nivel al resbalar transitando por el área de producción  (x) por otra parte en un punto distante de la misma fábrica, en el almacén se produce una caída de objetos apilados, por las deficientes condiciones de almacenamiento en que se encontraban.. Ambos hechos aunque ocurridos en la misma fábrica son independientes entre sí.

Estas son las situaciones básicas que el investigador puede llegar a encontrar en la aplicación del Método del Árbol de Causas positiva. En la siguiente entrega desarrollaremos un caso práctico.

0
Categorizado en: PRL

1 Comentario

  1. Lorena dice:

    Excelente! Fue de gran ayuda. Pude comprenderlo muy  bien.

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto