estrés

Cómo se origina el estrés

27/04/2015
Número de visualizaciones

hombre mirando al horizonteQue vivimos en una sociedad “estresada” es una realidad palpable, tanto en nuestro entorno laboral como en nuestra vida personal. Que el término “estrés” se ha popularizado, y mucho, en nuestro lenguaje cotidiano es otra realidad: “estoy estresado”, “que estrés tengo”, “un poco de estrés no viene mal”, son expresiones que se escuchan y se dicen a diario. Pero sabemos de verdad ¿qué es el estrés?, ¿por qué se origina el estrés? y sobre todo, ¿cómo podemos controlarlo?

A lo largo de próximas semanas haremos una aproximación a este término, sobre todo en aquellos aspectos que lo relacionan con el ámbito del trabajo y desde el punto de vista de la Psicosociología Laboral. Veremos los conceptos fundamentales que lo integran, los factores estresores, los factores moduladores, las respuestas de nuestro cuerpo y las consecuencias que tiene para la salud a medio y largo plazo, entre otros. Hoy vamos a comenzar a modo de introducción, intentando explicar qué es el estrés.

El  origen del término, es el vocablo anglosajón “stress” (que en principio se utilizaba en Física y que hace referencia a la tensión aplicada a un metal y la reacción del mismo ante dicha presión). Comenzó a utilizarse en Fisiología por Hans Selve (endocrino de la Universidad de Montreal) en 1936. Selve definió el estrés como “un síndrome o conjunto de reacciones fisiológicas, no específicas del organismo, a distintos agentes nocivos de naturaleza física o química presentes en el medio ambiente”.

Pero el estrés, aunque se definió por primera vez en el siglo XX, ha convivido con nosotros desde el origen de nuestra especie, siendo posiblemente uno de los cuatro o cinco factores biológicos clave, que nos han permitido sobrevivir, evolucionar y ser la especie dominante en nuestro planeta.

El estrés básicamente es un mecanismo de defensa automático del organismo, donde se ponen en marcha todo un conjunto de respuestas fisiológicas, cognitivas y conductuales que aumentan nuestro nivel de activación con la finalidad de afrontar un problema para el que no tenemos suficientes recursos.

Durante miles de años, los seres humanos vivieron en pequeñas bandas de cazadores-recolectores, en un entorno agresivo, peligroso y hostil. Los peligros naturales eran frecuentes, se vivía en absoluta oscuridad por las noches, cada día era una carrera para conseguir los recursos necesarios para subsistir, los ataques de animales salvajes eran habituales, la climatología era adversa y eso sin contar con las enfermedades, heridas, ataques de otros humanos y decenas de factores hostiles más. Tampoco se tenía el conocimiento científico suficiente para saber por qué se producía un temblor de tierra o porque se infectaba una herida. En definitiva, era un entorno absolutamente hostil y sobre todo lleno de incertidumbre.

En esa situación el estrés no era negativo, sino que era imprescindible para sobrevivir. Había que estar alerta continuamente, cualquier error significaba la muerte y el estrés hacía que nuestros ancestros fueran más rápidos, más fuertes y tuvieran más reflejos. Ante una situación de peligro real, el organismo lo reducía todo a una simple respuesta automática: “el mecanismo de lucha o huye”, definido por Walter Cannon en la primera mitad del siglo XX. Para nuestro cerebro no hay más opciones, ante un peligro de muerte: o te enfrentas a él o huyes de él, en cualquier caso, cualquiera de las dos opciones implica un aumento considerable de la actividad física, de nuestro nivel de activación y en definitiva, un aumento del estrés.

Y de repente, hablando en términos históricos, hemos pasado de una incertidumbre total a la seguridad de nuestras sociedades modernas (al menos en algunas partes del mundo, en otras,  la verdad es que la seguridad es escasa). También es cierto que sigue siendo peligroso cruzar una calle en hora punta bordeando el tráfico, que puedes ser atracado de madrugada de regreso a casa o te puedes encontrar con un perro furioso cuando corres por el parque. Sigue habiendo peligros, en ese caso el “mecanismo lucha o huye” se activa y sigue siendo práctico. Pero por regla general nos hemos quedado sin “enemigos reales”, sin aquellos que ponen en peligro de forma permanente nuestra integridad física.  Pero ante esa falta de estímulo, nuestro cerebro y sus mecanismos de defensa no se resignan, siguen funcionando como en épocas pasadas: “si no tengo enemigos me los invento”.

Lo que ha ocurrido, es que en términos evolutivos y biológicos, nuestro organismo aún no se adaptado totalmente al cambio de la incertidumbre a la seguridad, y ante cualquier tipo de situación que parece que va a sobrepasar nuestras capacidades, por nimia que sea, reaccionamos como si estuvieramos ante un peligro de muerte, activamos de forma inconsciente nuestro mecanismo de “lucha o huye”. En ese momento activamos el mecanismo biológico del estrés.

En el próximo post seguiremos profundizando en el concepto de estrés.

1+
Categorizado en: PRL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto