robot en un proceso de fabricación

Cobot: los robots que colaboran con el hombre

26/02/2015
Número de visualizaciones

La robótica es una disciplina científica que aborda la investigación y desarrollo de sistemas mecánicos, denominados robots, diseñados para manipular una amplia variedad de aplicaciones industriales, científicas, domésticas y comerciales.

La utilización de los robots en procesos industriales y la manufactura no es nada nuevo ya que actualmente su aplicación está extendida en el sector industrial (principalmente automoción), donde realizan multitud de tareas secuenciales, repetitivas y a gran velocidad como son soldadura, ensamblaje, pintura, pick-and-place, inspección de productos, mediciones y pruebas de calidad. En el siguiente vídeo podemos ver, solo  para hacernos una idea, de algunas de las aplicaciones que pueden realizar:

Sin embargo, los últimos avances en la tecnología robótica, electrónica y procesadores han dado paso a una nueva era en la automatización industrial: la de los robots colaborativos o cobots. Son similares al robot tradicional pero con una mayor interacción con los operarios de las fábricas. Están caracterizados por ser pequeños, ligeros, flexibles, más lentos, menos potentes (carga media ronda los 10 Kg) y fáciles de instalar.

La razón por la que no son rápidos ni potentes es que no es necesario para las operaciones para las que están pensados, ya que están diseñados especialmente para interactuar con humanos (con su misma fuerza y rapidez) en un espacio de trabajo compartido sin necesidad de instalar vallas de seguridad. En un entorno colaborativo, un humano aporta destreza, flexibilidad y la capacidad de resolver problemas, mientras que un cobot ofrece fuerza, resistencia y precisión en la realización de la tarea en cuestión.

La posibilidad de mover y reubicar el robot dentro de la planta en función de las necesidades productivas hace que sea una solución flexible para las líneas de producción y se enmarca totalmente en la filosofía del lean manufacturing. A los robots les ha costado ganarse el favor de sus compañeros humanos de fábrica ya que el 70 % de los ciudadanos de la UE cree que los robots ponen en riesgo puestos de trabajo, pero lo cierto es que, al contrario de lo que se piensa, pueden aumentar la competitividad y crear puestos de trabajo.

robot en un proceso de fabricación

Para que una empresa pueda permanecer competitiva frente al auge de los países en vías de desarrollo que ofrecen mano de obra barata y que puedan lograr retener sus procesos de producción, las empresas fabricantes en Europa necesitan automatizar su producción; ya que en otro caso la producción se puede ir a otros países. Por otro lado los robots colaborativos permiten al operario realizar las tareas en las que mejor se desempeñe y centrarse en trabajos más complejos, evitando los trabajos peligrosos, repetitivos, monótonos, sucios, ruidosos…

Poco a poco, los trabajadores se muestran más dispuestos a aceptar la introducción de un cobot en su entorno de trabajo porque ven las ventajas y empiezan a verlos como herramientas que les ayudan y hacen su trabajo más fácil y no como una tecnología que les vaya a sustituir. ¿O es que acaso cuando se empezó a sustituir los animales de carga y arado por el tractor no hubo detractores?

El aspecto diferencial frente a sus hermanos mayores es que un cobot se puede adquirir por menos de 25.000 €, lo que en la mayoría de los casos puede representar menos de un año de retorno de la inversión.

Por otro lado el coste indirecto de estos es también menor ya que no requieren técnicos especializados para su montaje y puesta en marcha, se pueden reconfigurar para operar en diversos puntos de una línea de producción y su instalación y configuración es rápida y sencilla no requiriendo de grandes conocimientos de programación robótica.

La cobótica representa una nueva era en la automatización industrial ya que permiten la introducción de robots en Pymes, en sectores y procesos industriales en los que, hasta ahora, eran inviables. Los cobot son la solución para que las operaciones repetitivas o que tradicionalmente se conocen como “trabajo de chinos”, realmente se vaya a China.

2+
Categorizado en: Instalaciones y Mantenimiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto