Emisión de bonos verdes

Bonos verdes o cómo usar tu dinero para combatir el cambio climático

09/06/2021
Número de visualizaciones

La batalla para minimizar los efectos del cambio climático supone uno de los mayores retos para la humanidad. ¿Pueden ser los bonos verdes una herramienta eficaz en esa lucha?

¿Qué son los Bonos Verdes?

Los bonos verdes son un tipo de renta fija, emitida por entidades públicas o privadas, con el fin de financiar proyectos relacionados con el cambio climático y el medio ambiente. También son conocidos como bonos climáticos.

Tienen su origen en el año 2007, después de que un fondo de pensiones sueco demandara un tipo de bono que fuera respetuoso con el medio ambiente. Poco tiempo después, el Banco Europeo de Inversiones (BEI) emitió un “Bono de conciencia climática”, por valor de 807 millones de dólares, dedicado a financiar proyectos de energía renovable y eficiencia energética. El primer Bono Verde.

Desde entonces ha ido aumentando el número de inversores que desea obtener beneficios económicos al mismo tiempo que generan beneficios ambientales.

Algunos de los proyectos que hay detrás de estos bonos son aquellos que luchan contra el cambio climático, el agotamiento de los recursos naturales, la perdida biodiversidad, una adecuada calidad del aire, suelo y agua, inversiones en energías renovables y eficiencia energética.

¿Cómo funcionan los bonos verdes?

Partimos de una idea simple: asignas el dinero a proyectos que luchan contra el cambio climático y, al mismo tiempo, te ofrecen la posibilidad de controlar lo que se está haciendo. Esta es la diferencia con respecto a otros bonos y donde marcan la diferencia.

Es decir, se trata de un bono ordinario destinado a financiar algún tipo de proyecto con beneficio ambiental, con la componente adicional de aportar una mayor trasparencia informativa.

Para el inversor tiene la ventaja de saber a qué tipo de proyectos va su dinero, debido a que el emisor da información en cuanto al impacto ambiental de dichos proyectos. De este modo, el inversor puede alinear su inversión con el impacto ambiental.

Así, un emisor se beneficia de una mayor masa inversora al tiempo que trasmite información de en qué sectores se va a invertir el dinero y, al menos, una vez al año, un informe con lo que se ha hecho y el impacto que ha causado.

Evolución de los Bonos Verdes

En los inicios el crecimiento fue muy despacio, limitado a créditos supranacionales muy estables. Poco a poco se van uniendo empresas que emiten bonos verdes corporativos.

Es a partir de 2014 cuando ocurre un cambio notable en el crecimiento, con la incorporación de inversores de distinto tipo (bancos, ciudades, empresas industriales, …). Esto viene asociado a la publicación de las primeras guías de cómo hacer las emisiones.

Quizás, el punto clave se produjo durante el año 2016, cuando multitud de países comenzaron a emitir bonos verdes soberanos, siendo Polonia el primero de ellos. Países en vías de desarrollo, como es el caso de Fiji o Indonesia, también trataron de financiar proyectos relacionados con el cambio climático. Pero, por otra parte, una gran cantidad de emisores chinos entraron en acción con el objetivo de cumplir con los compromisos de París, aportando 32.900 millones de dólares, lo que equivalía a un tercio del total.

En 2017 se alcanzaron los 161.000 millones de dólares en todo el mundo, todo un récord que se ralentizó durante el 2018 (167.000 millones de dólares). En 2019 llegaron hasta los 267.000 millones de dólares, se mantuvo durante el fatídico 2020 (270.000 millones de dólares) y, en la primera mitad del 2021, ya se han emitido bonos verdes por valor de 300.000 millones de dólares.

A lo largo de todo este tiempo se han emitido bonos verdes en una gran cantidad de países y en monedas distintas, existiendo una gran diversificación.

[caption id="attachment_3936" align="aligncenter" width="569"]Datos obtenidos de Climate Bonds Initiative 2021* datos correspondientes hasta el mes de mayo Datos obtenidos de Climate Bonds Initiative
2021* datos correspondientes hasta el mes de mayo[/caption]

Certificación internacional para emitir bonos verdes

Actualmente existen dos mecanismos de certificación internacional para cualquier emisor de bonos verdes:

  • Climate Bonds Initiative (CBI): en 2010 creó el Estándar de Bonos Climáticos y el Esquema de Certificación (CBSC), que tiene como finalidad la de priorizar inversiones que contribuyan a combatir el cambio climático.
  • Green Bonds Principles (GBP): en 2014 se establecen unas pautas que sirven de marco para la emisión de bonos verdes. Se dividen en 4 componentes:
    1. Uso de los Fondos: todos los Proyectos Verdes designados proporcionarán beneficios ambientales claros. Se reconocen varias categorías.
    2. Proceso de Evaluación y Selección de Proyectos: el emisor debería comunicar a los inversores de forma clara los objetivos, el proceso de cómo encajan dentro de las categorías de Proyectos Verdes.
    3. Gestión de los Fondos: los GBP fomentan un alto nivel de transparencia.
    4. Informes: deben tener y mantener información actualizada fácilmente disponible sobre el uso de los fondos.

¿En qué países se emiten más bonos verdes?

Según Climate Bonds Initiative, Estados Unidos encabeza la lista de países en los que más bonos verdes se emiten, ya sean públicos y/o privados. Entre los 10 primeros hay 6 países europeos, 2 asiáticos y 1 americano.

Miles de millones de dólares
USA51.1
Alemania40.2
Francia32.1
China17.2
Países Bajos17.0
Suecia13.3
Japón10.3
Canadá9.0
España8.7
Noruega5.6

¿Cuáles son los mayores emisores de bonos verdes?

En el año 2020 los mayores emisores de bonos verdes continuaban siendo empresas privadas, como el caso de Fannie Mae, que los destina a financiar “hipotecas ecológicas”. No obstante, también se ha producido un gran aumento en la emisión de bonos verdes soberanos, encabezada por Alemania y Francia. España está preparando la primera emisión de bonos verdes soberanos que se espera que lleguen a lo largo de 2021. También se espera para países como Dinamarca o Reino Unido.

En Latinoamérica, la República de Chile se coloca en un meritorio octavo puesto global, con 3.800 millones de dólares emitidos. Se espera que para 2021/2022 países como Colombia, Perú y Brasil también emitan bonos verdes soberanos por primera vez.

EmisorMiles de millones de dólares
1Fannie Mae13.0
2República Federal Alemana12.8
3Société du Grand Paris12.2
4KfW9.4
5República de Francia6.9
6BEI4.1
7MTA de Nueva York4.0
8República de Chile3.8
9Agencia del Tesoro del Estado holandés3.4
10TenneT Holdings2.6

¿Qué importancia tienen los Bonos Verdes en la lucha contra el cambio climático?

Este instrumento, fruto de una nueva concienciación global, y que surge como una necesidad para combatir el cambio climático, otorga a los inversores una herramienta para monitorizar el nivel de emisiones que están consiguiendo con sus inversiones. De esta manera, se puede canalizar el dinero privado hacia transacciones que posibiliten la transición a modelos más limpios. Podría decirse que se trata de un instrumento financiero que permite conseguir una serie de objetivos políticos.

Para llevar a cabo la transición hacia un mundo con bajas emisiones de carbono y una mayor capacidad de adaptación al cambio climático son necesarias unas políticas eficaces. Los bonos verdes pueden desempeñar un papel muy importante como precursores de dichas políticas ambientales.

Categorizado en: Medio Ambiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto