ahorrar energía en electrodomésticos de casa

Pasos sencillos para ahorrar energía en electrodomésticos

Número de visualizaciones
02/06/2017

La energía eléctrica que consumimos anualmente tiene varias partidas importantes: iluminación, ACS, refrigeración & calefacción y consumo en electrodomésticos, siendo en estos últimos donde vamos a centrar este artículo, ya que son muchos los electrodomésticos que con su uso suben la factura energética de nuestros hogares y a través de los cuales podemos ahorrar energía.

El principal enemigo es el frigorífico, claro está, sin perder de vista la lavadora, el lavavajillas, el televisor y otros de menor uso pero de gran potencia que también cuentan. Sin embargo, con algunos sencillos consejos que a continuación veremos, podremos ahorra energía en nuestros electrodomésticos.

Ahorro energético por tipo de electrodoméstico

Frigorífico

La nevera al ser el electrodoméstico que con diferencia más electricidad consume, cualquier costumbre buena o mala repercute mucho en el gasto final. Por ejemplo, al abrir la puerta con cierta frecuencia para coger o dejar cosas, típicamente en las horas de las comidas, se producen picos de consumo por un mayor funcionamiento. También, si se deja abierta un rato, tarda en recuperar su consumo normal ya que necesita generar frío para restablecer la temperatura de consigna. Respecto a esta última, el termostato debe estar ajustado para mantener una temperatura de 5ºC en el compartimento de refrigeración y de -18ºC en el de congelación.

Es por lo tanto, el principal aparato sobre el que ahorra energía, cuidándolo de manera especial y recomendando mantener de manera óptima su limpieza, no colocarlo junto a fuentes de calor y facilitar la ventilación posterior, además de evitar la formación de hielo. Para mejorar su rendimiento es aconsejable limpiar al menos una vez al año el intercambiador del condensador, el cual es una rejilla metálica colocada en la parte trasera del aparato con la que se disipa el calor que se extrae del interior.

Otro buen hábito para ahorrar energía con el frigorífico es no introducir nunca alimentos calientes en el frigorífico y dejarlos enfriar fuera; y por el contrario, descongele los alimentos en el interior del frigorífico en vez de en el exterior, ya que de este modo, tendrá ganancias gratuitas de frío y los alimentos cambiarán de fase más gradualmente.

Lavadora y secadora

El principal factor para ahorrar energía tanto con la lavadora como con la secadora, es aprovechar al máximo la capacidad de carga de estos electrodomésticos, procurando que trabaje siempre a carga completa. Para el lavado utilice los programas de baja temperatura, excepto para ropa muy sucia, y deje trabajar a los eficaces detergentes actuales.

La secadora es también otro gran consumidor de energía, por lo que se recomienda su uso en situaciones de urgencia o cuando las condiciones climatológicas no permitan el secado tendiendo la ropa al sol. En cualquier caso, es conveniente centrifugar la ropa antes de meterla en la secadora, ya que el centrifugado tiene un mayor rendimiento de extracción de agua que el secado en términos energéticos.

Lavavajillas

Procure utilizar el lavavajillas cuando esté completamente lleno y mantenga siempre llenos los depósitos de sal y abrillantador, pues reducen el consumo de energía en lavado y secado, respectivamente.

Horno y cocina

No abra innecesariamente el horno y utilice el cristal trasparente del mismo, ya que cada vez que lo hace está perdiendo un mínimo del 20% de la energía acumulada en su interior. Encienda la luz del compartimento sólo cuando vaya a revisar lo cocinado.

Procure aprovechar al máximo la capacidad del horno y cocine, si es posible de una vez, el mayor número de alimentos. Puede ahorra energía utilizando ésta para empezar a hacer otra receta, sin que para esta tenga que calentar el horno desde cero.

Generalmente no es necesario precalentar el horno para cocciones superiores a una hora y apague el horno un poco antes de finalizar la cocción, el calor residual será suficiente para acabar el proceso.

Los hornos de convección favorecen la distribución uniforme de calor, ahorran tiempo y, por tanto, gastan menos energía.

En cuanto a fogones, vitros y demás, procure que el fondo de los recipientes sea ligeramente superior a la zona de cocción para que no rebase la llama: aprovecharemos al máximo el calor de la cocina. Siempre que pueda utilice ollas a presión super rápidas u ollas GM programables.

Aproveche el calor residual de las cocinas eléctricas (excepto las de inducción) apagándolas unos cinco minutos antes de finalizar el cocinado. Si estás pensando en renovar tu cocina ten en cuenta que las vitrocerámicas consumen más energía que las cocinas de inducción.

Televisor

Un televisor, en el modo de espera (sin imagen en la pantalla y el piloto encendido) puede consumir hasta un 15% del consumo en condiciones normales de funcionamiento. Por ello, para ausencias prolongadas o cuando no se esté viendo la televisión, conviene apagarlo totalmente, apretando el interruptor de desconexión.

Para que ahorrar energía en casa no se resuma en conectar y desconectar aparatos, enchufe algunos equipos (televisor, cadena musical, vídeo y DVD, decodificador digital, amplificador de antena) a “ladrones” o bases de conexión múltiple con interruptor. Al desconectar el ladrón, apagaremos todos los aparatos a él conectados y podemos conseguir ahorros superiores a 40 euros anuales. Aunque hay que tener en cuenta que con las nuevas tecnologías este consumo fantasma cada vez es menor.

Ordenador

Casi la mitad de los hogares españoles dispone de ordenador personal e impresora. Es aconsejable apagar los dispositivos de impresión cuando no se vayan a utilizar.

Aunque hoy día casi todo son portátiles o pantallas LED, la pantalla del ordenador es la que menos contribuye para ahorrar energía.

Cuando no vayamos a utilizar el ordenador durante periodos cortos podemos apagar solamente la pantalla, con lo cual ahorraremos energía y al volver a encenderla no tendremos que esperar a que se reinicie el equipo. No obstante los sistemas operativos disponen de herramientas de ahorro energético que, bien configuradas, ponen al ordenador en modo espera o hibernación sin tener que llegar a apagar el equipo tal y como se puede ampliar en este artículo.

Según la Asociación Nacional de Ahorro de Energía (ANAE) muchas de las anteriores medidas mencionadas para ahorrar energía son algunos ‘mitos’ sobre consumo que las últimas tecnologías parecen haber dejado obsoletos. Para esta asociación medir, conocer y controlar el consumo particular de cada hogar son las verdaderas claves para conseguir un ahorro real.

Pero recuerda, la mejor forma de ahorrar energía es no consumiéndola y a esto nos ayudan los electrodomésticos clase A, A+ y A++ y, sobre todo, apagar los equipos cuando no se vayan a utilizar.

0
Categorizado en: Energía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto