La innovation management como forma en la que se cambian las cosas

¿Qué tienen en común Uber, Airbnb y Netflix? Innovation Management

Número de visualizaciones
11/01/2019

En la década de 1930, J. Schumpeter dejó entrever un concepto que vino para revolucionar el mundo de las empresas: Innovation Management.

La gestión de la innovación o Innovation Management es la capacidad que tiene una organización de unir la tecnología disponible con las necesidades sociales emergentes.

¿Qué diferencia grandes oportunidades de negocio invisibles, de la “N” de FAANG?

Siempre existe una brecha entre las nuevas tecnologías y los deseos de la sociedad.

En ocasiones, ese espacio radica en que la sociedad aún no disfruta del uso de una nueva tecnología (El lector de huellas).

En otras ocasiones se le da un nuevo uso a dicha innovación (Blablacar).

Pero solo en muy pocas ocasiones una organización consigue leer la demanda social y asociarla al uso de una nueva tecnología (Facebook).

¿Es la capacidad creativa el motor disruptivo de cambio?

Como hemos podido observar, la Innovation Management permite que negocios muy consolidados aprovechen sus medios para desestructurarse. Adaptarse a la nueva coyuntura. Reinventarse desde un nuevo foco del mercado.

Pero no solo eso, también permite que, de una nueva demanda, surja una nueva tecnología, un nuevo proceso o un nuevo servicio.

Existen incontables sectores en los que una organización ha aprovechado su Innovation Management dejando obsoletos los servicios hasta la fecha.

Pensemos en como Easyoffer ha revolucionado el serio sector de la abogacía y asesoría. Cualquier actividad es vulnerable a que una nueva organización aproveche las ventajas de las plataformas multilaterales para reinventar los procesos ordinarios del servicio.

O parémonos a pensar en como Netflix ha sustituido la antigua televisión. O cuánta batería descarga al día la aplicación YouTube. Recordemos que el portal de vídeos gana dinero haciendo que usuarios suban contenido para usuarios.

No necesitamos un local. No necesitamos una gran cadena de producción. O un gran almacén. Ni siquiera necesitamos personal (Amazon Go).

Sin embargo, no es oro todo lo que innova.

¿Proteger o compartir?

La gerencia de una empresa innovadora debe entender el proceso de innovación como un elemento transversal a toda la organización.

Deberá diseñarse por y para la empresa, teniendo en cuenta las particularidades específicas de esta.

El proceso debe ser deliberado y sistémico. E incluso en algunos entornos, abierto.

En la actualidad, la innovación abierta permite que las organizaciones se transformen en un ser orgánico.

De esta forma la empresa acelerará la innovación interna y expandirá el uso externo de la misma en el mercado. Permitiendo una mejor gestión tanto de la incertidumbre como del riesgo.

Si incorporamos jugadores externos se reduce la incertidumbre asociada al desconocimiento de un mercado o de una tecnología.

Por otra parte, el riesgo puede ser compartido entre los distintos participantes implicados en la innovación.

Una política eficaz de Innovation Management consigue que la organización esté en el centro de una transferencia continua de conocimientos.

Herramientas para una correcta Innovation Management

Comúnmente entendemos la innovación como procesos internos de investigación, desarrollo y adquisición de patentes.

La innovación no es un activo productivo. Es cambiar la forma de hacer las cosas.

Es un recurso clave en la denominada sociedad del conocimiento.

Hidalgo y Albor englobaron en 10 tipologías las herramientas de gestión de la innovación basadas en el conocimiento:

  • Diseño y desarrollo de herramientas de gestión de productos.
  • Enfoques de gestión de interfaz.
  • Herramientas cooperativas y de redes.
  • Mecanismos de creación de negocios.
  • Métodos de gestión del conocimiento.
  • Técnicas de inteligencia de mercado.
  • Sistemas de gestión de recursos humanos.
  • Capacidades de desarrollo de la creatividad.
  • Habilidades de mejora de procesos.
  • Gestión de proyectos de innovación.

No es una novedad que innovar es una actividad compleja la cual integra la aplicación de múltiples capacidades.

A innovar se aprende, y no es fácil.

Si bien, es un reto que ha de superar cualquier corporación con metas a largo plazo.

La colaboración es fundamental para gestionar la innovación.

La innovación requiere la concienciación constante y disposición de toda la organización.

Para liderar un cambio tecnológico la red interna de la empresa debe entender  en su conjunto que innovar es un proceso de aprendizaje y no un resultado.

Citando a P. Senge: “Las organizaciones que cobrarán relevancia en el futuro serán las que descubran cómo aprovechar el entusiasmo y la capacidad de aprendizaje de la gente en todos los niveles de la organización.”

Para obtener resultados distintos se ha de actuar de manera distinta. De nada sirve plantear una estrategia cuyo objetivo sea la innovación. Ni crear sistemas rígidos de planificación.

¿Qué sentido tiene establecer mecanismos de control sobre la innovación? La innovación debe estar integrada en todos los procesos de la empresa.

Por ello, el uso de la Innovation Management permite una mayor capacidad de adaptación, pero también la posibilidad de anticipar. De provocar rupturas desde las que renovar las ventajas competitivas.

Cuando una empresa consigue crear un entorno óptimo para fomentar la innovación surge una cultura organizacional cuyo valor es superior a la propia innovación.

Nuevos modelos de negocio digitales

En los últimos años hemos visto como Nokia o Motorola se veían relegados a un papel secundario en el sector que ellos hicieron despegar.

Recordamos impasibles la sacudida que ha recibido el sector de los transportes con Uber o Amovens. Mientras, nos frotamos las manos pensando en los taxis autónomos que Lyft y Aptiv despliegan en nuestras calles.

Booking o Airbnb tienen un valor corporativo superior a la mayor compañía hotelera del mundo. Y empresas como WorkAway o SkyScanner han hecho desaparecer las antiguas compañías de viajes.

SpaceX ha adelantado a la propia NASA en la carrera espacial, a la vez que Sherpa crea inteligencia artificial para cualquier dispositivo.

Si observamos la Curva de Gartner para el próximo año, “1984” se nos queda soso.

Está claro que algo ha cambiado. La innovación es el factor clave en el surgimiento de nuevos modelos de negocio digitales.

El auge de los centros de innovación corporativos, la economía colaborativa, las nuevas tendencias tecnológicas…

La innovación es responsable y beneficiaria. Produce factores de cambio y son estos los que permiten que la propia innovación surja de forma más rápida y eficiente que nunca.

¿Bajas o seguimos?

Para el lector que ahora esté finalizando este artículo pensando en cómo cambiar la forma de actuar en su empresa: lo siento. No hay un camino.

La capacidad de innovar se desarrolla, ha de aprenderse, y desde aquí te invito a que sigas formándote en Innovation Management, quién sabe, igual un día desbancas a Apple.

0
Categorizado en: Management e Innovación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto