El emprendimiento español causa del crecimiento económico

Emprendimiento, un camino hacia el crecimiento.

Número de visualizaciones
06/07/2018

Cuando hablamos de emprendimiento, nos referimos a llevar a cabo una idea innovadora y convertirla en realidad.

La creatividad, el talento, el optimismo, la persistencia, así como otras diferentes habilidades y como no, la exposición al riesgo. Saber afrontarlo de manera adecuada requiere valentía para acometer riesgos ante la incertidumbre de no saber si la idea triunfará.

Todas estas características representan a las personas que posee un perfil claramente emprendedor. El sacrificio que requiere la acción de emprender hace que sea una tarea dura y esté llena de trabas. Estas dificultades o trabas acaban con la mayoría de estos emprendedores desistiendo de su ilusión.

Chocan frontalmente con un largo camino lleno de burocracia o un trabajo que no llega, un mercado con demasiada competencia, una mala planificación, inexperiencia o la poca paciencia para llegar a cumplir los objetivos.

Por ello muchos de los emprendedores españoles tiran la toalla desistiendo de su idea de negocio en el primer año.

Emprendimiento español.

España es uno de los últimos países de la OCDE en tasa de empresarios y empresarias o startups.

Sin embargo, esta baja tasa de emprendimiento no impide que en España la pequeña y mediana empresa sean las precursoras del crecimiento económico.

Los autónomos son el colectivo que más peso tienen en la distribución del número de empresas según su tamaño. Un 53.9% son autónomos y el 39.9% estaría formado por micreoempresas.

Estos datos muestran una contraposición con los representados por las grandes empresas. Con un 0.2% en España nos muestra del gran peso que ejercen la pequeña y mediana empresa en el buen funcionamiento económico de las familias y en general del país.

Pero aun así, la tendencia española en cuanto a emprendimiento viene caracterizándose en que este acto se realiza cada vez menos, sin embargo los emprendedores que logran afianzar sus negocios, suelen ser muy resistentes llegando a sobrevivir más que en países como Francia o Italia.

Esto puede ser debido a que en España los emprendedores corren menos riesgos que en otros países a la hora de empezar un negocio, intentando crear proyectos más claros y sólidos, la controversia con estos datos es que muestran a su vez la falta de actitud para asumir riesgos de los españoles con el consecuente déficit de espíritu emprendedor.

Emprendedoras y emprendedores.

Por otra parte, ante esto hay que alegrarse al tener datos esperanzadores traídos de manos de las mujeres. La tasa de emprendimiento entre las mujeres está subiendo en los últimos años, tanto en datos mundiales, como en el caso de España.

La diferencia de género, aun siendo algo en lo que queda mucho que mejorar, sigue una tendencia a la igualdad. Esta tendencia resulta de una aproximación o estrechamiento de un 36% en los diez últimos años. Por lo que implica que más mujeres se aventuren a hacer realidad sus proyectos y empiecen el camino a desarrollar sus propias empresas o startups.

Los datos los podemos ver reflejados en la Tasa de Actividad Emprendedora femenina (TEA) que recoge la evolución mencionada anteriormente.

Aunque de su lectura se llega también a desprender que nos queda mucho camino por andar y mucho que mejorar. En España, esta tasa es bastante más baja que la media en Europa. Mientras en España la Tasa de Actividad Emprendedora femenina está en el 4,7%, en Europa se sitúa en el 6,3%.

Una vez llegado a este punto me gustaría diferenciar entre las dos formas existentes de emprender un negocio. Esto nos ayudará a realizar un análisis más profundo sobre la situación actual en nuestro país. Y también sobre la tendencia futura de nuestros emprendedores o futuros emprendedores y emprendedoras.

Por lo tanto, diferenciamos entre dos formas de emprender un negocio, emprendimiento por necesidad o por oportunidad.

Emprendimiento por necesidad y por oportunidad.

El emprendimiento por oportunidad supone el llevar a cabo una idea o proyecto de negocio realizando los estudios de mercado oportunos y bajo un cierto potencial de crecimiento del negocio emprendido, el perfil del emprendedor por oportunidad está caracterizado por ser creativo e innovador y suelen poseer una gran vocación de emprendimiento.

El otro camino de emprender es el llamado emprendimiento por necesidad, este tipo de emprendimiento se realiza cuando se comienza a desarrollar un proyecto pero no se tiene un conocimiento total del potencial que puede llegar a tener en el mercado ya que no se han llegado a desarrollar ningún tipo de estudio, convirtiéndose en una aventura para el emprendedor que toma esta decisión como medio de solucionar alguna dificultad que pueda tener de tipo económico o querer emprender un proyecto para salir de una situación de desempleo.

Esta clase de emprendimiento es el usado por el 70% de los españoles que desean iniciarse en el desarrollo de un negocio. En consecuencia, es reflejo del fracaso en la mayoría de los casos.

Causas del fracaso.

El desconocimiento de los pasos a seguir, del mercado en el que se van a dirigir sus operaciones, de conceptos complejos como podría ser la amortización de bienes, la falta de información en general por parte de los emprendedores como el desconocimiento de las nuevas leyes de autónomo que se van legislando o las ayudas al emprendimiento por parte del gobierno y las diferentes comunidades autónomas, el desconocimiento sobre donde desarrollar su negocio y donde conseguir cliente son características propias del emprendimiento por necesidad.

La datos en el mundo reflejan que las mujeres se aventuran en un 20% más que los hombre en este tipo de emprendimiento.

En España esta tasa aumenta al 25.1%.

Por otro lado, en los países con mayores niveles de educación, la otra forma opción la motivadora del emprendimiento.

Es decir, el emprendimiento por oportunidad entre las mujeres crece hasta el 80%. En España supera el 70% de negocios llevados a cabo por una visión de oportunidad por parte de mujeres.

Por lo tanto, esta tendencia que viene reflejando su evolución positiva durante los últimos años, se irá incrementando con más fuerza en un futuro próximo por la eliminación de las barreras institucionales y culturales hacia el emprendimiento de las mujeres y la legislación de políticas que fomenten la igualdad y una mayor participación femenina en el crecimiento de la economía.

Ayudas al emprendimiento.

Desde el gobierno se ofrecen varias ayudas, subvenciones y bonificaciones para incentivar el emprendimiento.

Entre las que se han llevado nuevas en 2018 podemos destacar:

El programa de promoción del empleo autónomo. Dirigido a personas desempleadas y gestionado por las CCAA.

También hay que comentar las ayudas para autónomos, estableciéndose cuatro tipos de ayudas que cada CCAA podría adaptar:

Se crea una subvención por el establecimiento como trabajador autónomo o por cuenta propia. Esta subvención puede llegar a una cantidad máxima de 10.000 euros.

Subvenciones financieras cuyo límite llega también a los 10.000 euros

Subvención para la asistencia técnica que cubre el 75% de los servicios hasta un máximo de 2.000 euros.

Y por último subvenciones para la formación. Estas cubren hasta el 75% del coste de los cursos que se reciban, siendo su tope de 3.000 euros.

Además, cada Comunidad Autónoma ofrece subvenciones para autónomos intentando dar un impulso al emprendimiento para poder hacer realidad sus proyectos.

Así pues, la cultura de emprendimiento debe ser un rasgo de los países que se enseñe y aprenda desde pequeños. Y de esta forma poder llegar a servir como base sólida donde se sustente el crecimiento económico.

Esto por desgracia, en la mayoría de países, no es considerado aun de esta forma. Aunque sí que existen indicios que reflejan que algo está cambiando.

1+
Categorizado en: Recursos Humanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto