relación entre educación y autoestima

Educación y Autoestima: concepto e influencia en la Educación Secundaria

21/03/2016
Número de visualizaciones

La autoestima puede definirse como la percepción que generamos sobre nosotros mismos y que está sujeta a continuas modificaciones debido a factores tanto internos como externos. Por tanto, la autoestima determinará nuestro estado de ánimo, nuestra forma de proceder y nuestra conducta y desempeño. Educación y Autoestima están conectado estrechamente.

Las áreas más bajas en la autoestima de los adolescentes

En el estudio llevado a cabo por Carreras, Fuentes y Tomàs (2012) en una muestra de 417 alumnos de Educación Secundaria Obligatoria, se determinó que las áreas más bajas en la autoestima del alumnado son la académica y corporal. Es posible que el cambio de enseñanza (de primaria a secundaria) y el periodo de la adolescencia, en el cual el cuerpo de los niños/as empieza a madurar, incurran en la baja percepción en estas dos dimensiones. En este sentido, es esencial incidir en la mejora de la autoestima, puesto que ésta ejerce un papel importante en la vida de las personas, de tal manera que una alta o baja autoestima determina el éxito o fracaso de las acciones que realiza una persona.

La familia influye en la autoestima de los más jóvenes

Siguiendo a Ortega y otros (2000), la autoestima es un constructo social cambiante que se forma a través de las interacciones sociales con las personas más cercanas a uno mismo. La familia tiene gran influencia en la autoestima del alumnado, ya que el ambiente donde se desarrolla la persona condicionará su estado de ánimo y la visión sobre sí mismo. Por ejemplo, los sujetos expuestos a un ambiente negativo de continuo reproche son más propensos a desarrollar una baja autoestima y autoconcepto.

Tanto familia como Escuela deben trabajar unidos para incidir de forma positiva en un adecuado desarrollo personal del individuo. De tal forma que las actividades desarrolladas en el centro escolar para potenciar la autoestima se implementen de igual manera en el ámbito familiar.

Cómo trabajar la autoestima para mejorarla

Para trabajar en el desarrollo de la autoestima, los cuatro elementos que conforman y sostienen la autoestima de los adolescentes son: “autoeficacia, autodignidad, autoconcepto y autorrealización” (Silva y Mejía, 2015: 244). La autoeficacia hace referencia a la demostración, tanto intrínseca como extrínseca, de la valía de uno mismo relacionado con diversas tareas, es decir, a la sensación de sentirse mejor que otros y considerarse útil. La autodignidad guarda una estrecha relación con la autoeficacia, pero en este factor entra en juego la capacidad empática para regular las emociones dentro de un marco social (Silva y Mejía, 2015). El autoconcepto tiene que ver con una dimensión más cognitiva y la autorrealización es el componente final de la autoestima atendiendo a la pirámide de Maslow. Esta dimensión se alcanza cuando una persona cubre sus necesidades básicas y conoce realmente que actividades/tareas son las que le reportan felicidad y alegría.

Por último, cabe resaltar que cuando se pretende trabajar el desarrollo de la autoestima en el aula es importante controlar la proyección de las expectativas en el alumnado para evitar el efecto Pygmalión. Este efecto corresponde a lo llamado “profecía autocumplida”, es decir, si el profesor tilda a un alumno de incapaz, ese alumno responderá conforme a las expectativas que se depositan en él. Por tanto, depositar la misma confianza y entusiasmo en todo el alumnado por igual es una forma de conseguir neutralizar el efecto de las expectativas.

2+
Categorizado en: Ciencias de la educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto