Prevenir el Alzheimer

¿Actuar o rendirse? Estimulación Cognitiva en Alzheimer

04/12/2020
Número de visualizaciones

A lo largo de nuestras vidas pasamos por distintas etapas, las cuales van forjando nuestra propia historia. Cuando somos jóvenes, en la mayoría de los casos, tenemos unas metas que, poco a poco, vamos cumpliendo gracias a nuestro esfuerzo y trabajo. La estimulación cognitiva hace que todo ese recorrido se afiance para tener una vejez más plena mentalmente.

Esforzarnos y proyectar metas en nuestro futuro, repercute de forma muy positiva en nuestra motivación y en nuestra satisfacción personal. Pero, en ocasiones, nos obsesionamos tanto por llegar a estas metas soñadas, que nos olvidamos del presente, nos olvidamos de vivir y, la mayoría de las veces, de los que nos acompañan en el momento presente en esta aventura que es la vida.

Nuestras experiencias, positivas y negativas, y la manera en la que nos enfrentamos a ellas, construyen nuestras vidas y gran parte de nuestra forma de ser y de actuar. ¿Qué pasaría si en un momento determinado tus recuerdos se fuesen desvaneciendo y se fuese destruyendo todo aquello que has construido?, ¿Qué pasaría si nuestra historia se fuese borrando como si estuviera escrita en un papel y lo dejáramos sumergir poco a poco? ¿Tal cantidad de sufrimiento y despreocupación por el presente, con tal de llegar a esas metas soñadas, habrá merecido la pena?

Una vida en papel mojado, Alzheimer

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa e irreversible, que va pasando por distintas fases, variando, según la persona que la padece, en su avance hacia una mayor gravedad.

Existen múltiples factores que pueden ser los causantes de esta enfermedad, siendo la edad el factor de riesgo por excelencia.
El Alzheimer es uno de los tipos más habituales de la demencia y va deteriorando, entre otras, las funciones cognitivas de la persona que lo padece. Esto provoca una afectación total o parcial, según la fase en la que se encuentre la persona, en la gestión de su autonomía, lo cual impacta de forma sustancial en su ejercicio laboral, social y personal, siendo el ámbito familiar el más afectado. En su etapa más avanzada, la dependencia de otros puede llegar a ser total, requiriendo un apoyo constante en la práctica, incluso, de las tareas diarias más básicas.

Importancia del diagnóstico temprano

Normalmente, en la primera fase de la enfermedad aparecen síntomas casi imperceptibles, por lo que no solemos prestarles demasiada atención. En la mayoría de los casos, acudimos a un especialista cuando ya existe una evidencia clara del deterioro ocasionado por la enfermedad. Una de las funciones más dañada es la memoria. El reflejo de una disfunción en este aspecto a través de un cambio de conducta en la persona, quizás es el aspecto más notorio en un principio y el que nos impulsa a tomar la decisión de buscar ayuda especializada.

Desgraciadamente, en la actualidad, pese a toda la investigación existente sobre la enfermedad, esta no tiene cura y el avance es inevitable.

Una mirada esperanzadora

Pero, podemos encontrar “un rayito de luz, en medio de la oscuridad”, un tratamiento farmacológico y una estimulación cognitiva a tiempo, puede ayudar a enlentecer el proceso y a ralentizar las consecuencias asociadas a los síntomas provocados por la enfermedad del Alzheimer.
Es por ello, que un diagnóstico precoz se hace indispensable para una mayor efectividad del tratamiento. En concreto, la aplicación de un programa de estimulación cognitiva en las primeras fases de la enfermedad se torna fundamental en la evolución de la misma.

Estimulación cognitiva como medio para mantener nuestro cerebro activo

La Estimulación Cognitiva (EC) puede ser definida como:

“todas aquellas actividades dirigidas a estimular y mantener las capacidades cognitivas existentes. La atención, la memoria, el lenguaje, las funciones ejecutivas, las praxias, las gnosias son, entre otros procesos neuropsicológicos, susceptibles de ser estimulados y potenciados mediante técnicas de EC”.

(Villalva y Espert, 2014, p.89) 

La intervención con personas con Alzheimer debe estar enfocada en aprovechar al máximo sus restos cognitivos y potenciar sus capacidades, con el fin de que puedan hacer uso de las mismas para desenvolverse de forma autónoma durante el máximo periodo de tiempo posible. Esto no solo va a repercutir en el retraso de su dependencia sino también a nivel emocional. Esto va a influir en que la persona se sienta útil y, por lo tanto, más feliz.

Por lo tanto, una adecuada estimulación cognitiva, implementada o supervisada por un profesional especializado, es fundamental para potenciar las funciones cognitivas de la persona y alargar su funcionalidad, aprovechando al máximo su capacidad de aprendizaje. Tal y como expresan Davicino et al. (2009):

“los programas de estimulación cognitiva para pacientes con Demencia Tipo Alzheimer, éstos serían un pilar clave en el tratamiento de la patología, favoreciendo la neuroplasticidad mediante la presentación de estímulos adaptados que promuevan la capacidad física, intelectual, emocional y relacional de forma integral”.

(pag.10)

Aspectos a tener en cuenta para desarrollar un programa de estimulación cognitiva

Para llevar a cabo un programa de estimulación cognitiva, debemos tener en cuenta varios aspectos que son fundamentales para que este sea acogido de forma adecuada por la persona con Alzheimer y tenga la mayor efectividad posible. Algunos de estos, los detallamos a continuación:
Es fundamental tener en cuenta las características individuales de la persona destinataria. Para ello, es necesario analizar su personalidad, su historia de vida, sus gustos e intereses…

La obligación es la primera causa de abandono del programa. Por lo tanto, no los debemos obligar a realizar una actividad si no quieren, tenemos que hacer que las actividades sean lo más dinámicas posibles y que los motiven para su realización.

Nuestra actitud como profesionales es clave en la intervención. El cariño y la complicidad con la persona con la que intervenimos son aspectos que, de forma indiscutible, van a lograr una mayor eficacia del programa y una mayor disposición de la persona. Emoción y aprendizaje están estrechamente ligados.

Al considerar las características de cada individuo en particular, debemos tener en cuenta que cada cual tiene su ritmo y debemos respetarlo. La paciencia es la clave.

No podemos insistir en una actividad cuando detectamos que causa frustración, ya que estamos consiguiendo, con ello, el efecto contrario al que buscamos. Hay personas mayores, independientemente de que tengan deterioro cognitivo o no, que por la edad no tienen ganas de hacer determinadas tareas y se escudan en que no pueden. El esfuerzo es muy importante, pero debemos estar alerta y no pedir más de lo que pueden hacer.

Según el deterioro y de las capacidades cognitivas que tenga cada persona, tendremos que adaptar la dificultad de las tareas que les proponemos.
Hay actividades que se pueden realizar de forma individual, pero, cuando la situación sanitaria nos lo permita, es importante que se enriquezcan de las relaciones con los demás. Las actividades grupales les aportan experiencias placenteras.
Por último, debemos tener claro que “menos es más”, no debemos sobreestimular. Tenemos que ofrecer la dosis adecuada y de la manera correcta.

Actividades de estimulación cognitiva en personas con Alzheimer

Exponemos ejemplos de actividades que podemos realizar para estimular las funciones cognitivas y detallamos los procesos en los que se centra dicha estimulación.

El poder de los sentidos para la estimulación cognitiva


Estimulación sensorial para la trabajar la memoria.
En primer lugar, para la estimulación auditiva podemos utilizar distintos tipos de música, ya sea música clásica o música de la época de la persona con Alzheimer. También podemos indagar para conocer sus gustos musicales y las canciones que han sido significativas en su vida.
En segundo lugar, para la estimulación visual, podemos usar películas, fotos antiguas, posters…

Por último, podemos estimular el gusto y el olfato, para que a través de distintos sabores y olores, la persona establezca la conexión con diferentes momentos de su vida.
Son múltiples los estudios que han demostrado el poder de los sentidos para despertar los recuerdos sobre las experiencias vividas. La asociación “Música para despertar” nos muestra una evidencia clara de esto.

Actividades para la memoria

Actividades individuales para la estimulación de la memoria de trabajo, la episódica y la biográfica, entre otras.
Podemos utilizar ejercicios sobre actividades básicas diarias que realizaba anteriormente o continúa realizando, como: hacer la lista de la compra, recordar una receta, categorizar los alimentos… También, realizar un árbol genealógico o actividades de cultura general, relacionadas con su época.

Actividades individuales o en grupo para estimular las capacidades motrices

Una de las actividades más motivadoras y más efectiva es la ejecución de manualidades. Con esta actividad, no solo se está trabajando la motricidad sino, también, las funciones ejecutivas y la memoria de trabajo. También, podemos recurrir a ejercicios que contemplen la mímica de actividades cotidianas o la asociación de objetos con la acción que se desempeña con ellos. Para estimular la grafomotricidad se pueden hacer representaciones artísticas de objetos con o sin referencias visuales.

Actividades de estimulación del lenguaje

Se pueden llevar a cabo actividades para la comprensión de instrucciones y la ampliación de vocabulario (sinónimos, antónimos, frases hechas…). Es muy importante, tal y como se ha comentado con anterioridad, que la persona mantenga conversaciones con otras personas. La soledad no es un buen aliado de esta enfermedad (ni de ninguna).

Actividades para mantener la capacidad de cálculo

Se pueden utilizar actividades cotidianas, como la compra, para proponer actividades en las que tengan que contar el dinero o hacer cálculos simples. También, son muy útiles el juego de la oca o las cartas.

3+
Categorizado en: Psicología

3 Comentarios

  1. Laura dice:

    Leyendo el artículo uno puede empatizar con aquellas personas que lo sufren, no somos nada sin nuestros recuerdos porque estamos hechos de ellos. Es bastante interesante descubrir que todas las actividades que podemos llevar a cabo para su tratamiento están relacionadas con la interacción y la compañía, elementos fundamentales para la salud mental del ser humano que hoy están en peligro… no puedo ni imaginar los efectos que esta crisis ha propiciado en un enfermo de Alzheimer.

    Gracias, Lidia Pineda, por este extracto!

    0
    • Lidia Pineda Bermúdez Lidia Pineda Bermúdez dice:

      Muchas gracias por su comentario, Laura. Me alegra saber que la aportación que hago en mi artículo le ha resultado interesante.
      Desgraciadamente, tal y como expresa, la situación sanitaria actual provocada por la Covid-19 nos ha limitado en muchos aspectos, sobre todo y considerándolo como uno de los más valiosos, en el contacto con los demás.
      Esta compañía e interacción, a las que usted hace referencia, son fundamentales para todos, pero, en especial, para aquellas personas que sufren la enfermedad del Alzheimer. Las relaciones con los demás no solo les aportan beneficios a nivel emocional y social sino que también estimulan y enriquecen su lenguaje y potencian sus recuerdos, entre otros aspectos.
      ¡Magnífica reflexión!

      0
      • INESEM INESEM dice:

        Muchas gracias por su comentario, Laura. Me alegra saber que la aportación que hago en mi artículo le ha resultado interesante.
        Desgraciadamente, tal y como expresa, la situación sanitaria actual provocada por la Covid-19 nos ha limitado en muchos aspectos, sobre todo y considerándolo como uno de los más valiosos, en el contacto con los demás.
        Esta compañía e interacción, a las que usted hace referencia, son fundamentales para todos, pero, en especial, para aquellas personas que sufren la enfermedad del Alzheimer. Las relaciones con los demás no solo les aportan beneficios a nivel emocional y social sino que también estimulan y enriquecen su lenguaje y potencian sus recuerdos, entre otros aspectos.
        ¡Magnífica reflexión!

        0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto