el aprendizaje en adultos

El aprendizaje en personas adultas. Cambios y retos para 2030

06/07/2018
Número de visualizaciones

La educación centrada en el aprendizaje en personas adultas, supone una salida de futuro para los profesionales de la educación. El crecimiento poblacional actual concentra, según  las últimas estadísticas del Instituto Nacional de Estadísitca (INE), el mayor crecimiento poblacional en las edades más avanzadas. La pirámide poblacional en España concentra, la mayor amplitud de población en las edades por encima de los 40 años. Los avances médicos y el desarrollo social, ligado a los Estados del Bienestar, propiciaron una esperanza de vida en aumento desde mediados del siglo XX.

Los avances en el desarrollo y en la esperanza de vida, llegaron unidos a nuevos retos que afrontar desde la educación. En este sentido, la educación de adultos y los programas de alfabetización han mostrado un interés creciente desde los años 70 a la actualidad. Pasando por distintas transformaciones y experimentando constantes cambios en los enfoques metodológicos para trabajar con personas adultas.

Los retos del aprendizaje con personas adultas

Piramide poblacional 2018. Información extraida de Populationpyramid.net

 

A pesar del avance de nuestras sociedades, la alfabetización de personas adultas continúa siendo un reto actual.

La UNESCO, en 2015 desarrolló una actualización de las recomendaciones sobre el aprendizaje y la educación de adultos. En esta publicación, reafirma que:

“la alfabetización constituye una de las bases indispensables en el marco del aprendizaje a lo largo de toda la vida La alfabetización y el aprendizaje y la educación de adultos contribuyen al goce efectivo del derecho a la educación que permite a los adultos ejercer otros derechos económicos, políticos, sociales y culturales, y que debería cumplir los criterios esenciales de disponibilidad, accesibilidad, aceptabilidad y adaptabilidad”.

 

La educación de personas adultas en España

En España, con anterioridad a la guerra civil, hubo distintos intentos de promover el aprendizaje en personas adultas. La analfabetización se ha venido reduciendo paulatinamente desde los años 50. En esta década, se pone en marcha la Junta Nacional contra el analfabetismo, que distribuiría la educación de personas adultas en distintas modalidades: Iniciación profesional, enseñanzas supletorias, ampliación cultural, alfabetización

La Ley General de Educación de 1970, incluiría un capítulo concreto (Capítulo IV), dedicado a la “educación permanente de adultos”. Los programas de alfabetización concluyeron en 1973, consiguiendo una reducción de tan solo el 4%. La segunda campaña de alfabetización vendría marcada por la introducción de maestros de primaria que realizarían formación vinculadas a esta etapa educativa y con la carga ideológica que englobaba el total de contenidos educativos durante la dictadura, dividiendo la formación en tres ámbitos: Alfabetización básica, Formación religiosa, moral, cívica y patriótica y formación relacionada con distintos oficios.

 

Freire, precursor de la educación popular y la educación de adultos

Al margen de la corriente institucional, en Latinoamérica, concretamente en Brasil, Paulo Freire, puso en marcha una vertiente crítica de la educación, basada en proyectos de educación popular y orientada al aprendizaje de las personas adultas. Esta corriente, tendría una importante influencia en el desarrollo de la educación de personas adultas, abriendo nuevos caminos en distintos países, entre ellos España. Iniciativas de alfabetización posteriores, como las vinculadas al programa de alfabetización “Yo sí puedo”, son fruto de las ideas de este autor brasileño.

De forma paralela, distintos profesionales de la educación comenzaban a conectar con las ideas de Paulo Freire. Sus libros se fotocopiaban y distribuían en asambleas. Se introducían nuevas ideas sobre la educación como práctica de liberación, de participación y de transformación social y política.

Nacían escuelas alternativas para el aprendizaje de las personas adultas. Estas escuelas mantenían su independencia de la administración, compartiendo proyectos similares, todos vinculados a las ideas de Freire.

A lo largo del país las iniciativas centradas en la lectura de la realidad que vivían las personas adultas, ganaba terreno. Distintas organizaciones nacían al amparo de las nuevas metodologías pedagógicas transmitidas en los textos de Freire. Se organizaron seminarios, congresos y escuelas de veranos que trataban de profundizar en las ideas del brasileño y debatir sobre su desarrollo en la práctica.

 

Iniciativas actuales vinculadas a las enseñanzas de Freire en los 70

Todo el proceso de crecimiento culminaría en 1983, con el desarrollo del primer congreso nacional en Barcelona. La educación de personas adultas dejaba de concebirse como una educación para suplir carencias. Las luchas de estos años la convierten en un proceso compartido, dialógico, de transformación personal, social y político. Un proceso centrado en comprender la realidad en la que se vive para aprehenderla y contribuir a su desarrollo.

Numerosas iniciativas actuales son fruto de aquellos años de apertura educativa y cambio social:

La Verneda-St. Martí: Se trata, quizás de una de las experiencias más reconocidas nacional e internacionalmente. Centrada en procesos de aprendizaje dialógico y superación de las discriminaciones. El proceso seguido por esta asociación es un ejemplo que debíeramos conocer como profesionales de la educación.

Escuela “Los bolines”: Situada en el barrio de Cartuja en Granada. La increíble historia de esta escuela de educación de personas adultas, es sin duda un aporte necesario a nuestra formación. Nacida por iniciativa de “El bolín”, vecino del barrio,  dio lugar años de historia de educación de personas adultas.

 

Los nuevos retos de la educación de personas adultas

Los cambios sociales y poblacionales también han influido en la educación de personas adultas. Estos cambios plantean nuevos retos. En la medida que el analfabetismo se ha venido reduciendo en los últimos años hasta porcentajes mínimos, los retos se centran en vencer el “analfabetismo funcional”, producto de las constantes transformaciones de las nuevas tecnologías y las brechas generacionales que producen en sus posibilidades de acceso y uso.

De esta forma, el Consejo Internacional de Educación de adultos (International Council for Adult Education, ICAE), publicaba en octubre de 2017, algunos de los principios que debía seguir la educación de personas adultas para los próximos años. En su Declaración fruto de la 6ª Conferencia internacional de Educación de adultos, insistía en que:

“Los desafíos de nuestro tiempo interpelan a la ALE a ser organizada de una manera integrada y holística. Esta perspectiva integral tomaría en cuenta los espacios formales, no-formales e informales. Incorporaría y conectaría la educación básica, la formación de habilidades y competencias para un trabajo decente y efectivo, así como el desarrollo de capacidades para la vida y, el desarrollo personal y social. Reconocería una diversidad de maneras de aprender y de saber, incluyendo los conocimientos indígenas. Una educación y aprendizajes de calidad deben comprender toda la gama de capacidades que son necesarias para la vida cotidiana, el mundo del trabajo y la sociedad. Debería incluir, además, Educación para el Desarrollo Sostenible y Educación para la Ciudadanía Global.”

En 2015, el informe Eurydice “La educación y formación de aultos en Europa. Ampliar el acceso a las oportunidades de aprendizaje”, indicaba las principales dificultades que encontraban las personas adultas para adquirir una formación permanente a lo largo de la vida. Estas dificultades estaban relacionadas con las responsabilidades familiares y la incompatibilidad laboral (21.8% y 13.6% respectivamente).

 

Las nuevas oportunidades y los nuevos interrogantes sobre el aprendizaje en personas adultas

La educación a distancia representa por tanto, una oportunidad para la formación a lo largo de la vida; una buena opción en el aprendizaje por personas adultas.. Sin embargo, el propio informe, explica que para potenciar estos aprendizajes desde las nuevas tecnologías, es necesario desarrollar la alfabetización tecnológica. Una formación que provea a las personas adultas de recursos para aprender desde la distancia.

Las nuevas tecnologías, unidas a la educación de personas adultas, abren nuevas posibilidades laborales a los profesionales de la educación. Posibilidades ligadas a retos de las nuevas sociedades del conocimiento y que abren interrogantes a los que quizás nos toca buscar solución:

¿Cómo podemos continuar un proceso de alfabetización crítica con personas adultas desde la educación a distancia con nuevas tecnologías?

¿Existen posibilidades de trabajar desde el modelo abierto por Freire y las distintas inicitivas de educación de personas adultas?

¿Qué oportunidades nos brindan las nuevas tecnologías en la educación de personas adultas vinculadas al aprendizaje dialógico?

Te animamos a compartir tus impresiones y tus respuestas a estas preguntas con nosotros.

 

“Sólo quien escucha paciente y críticamente al otro, habla con él, aun cuando, en ciertas ocasiones necesite hablarle a él. Lo que nunca hace quien aprende a escuchar para poder hablar con es hablar impositivamente”

(Freire, 1997, 108)

0
Categorizado en: Ciencias de la educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto