estudios sobre la capacidad creativa

La capacidad creativa potenciada en personas con trastornos

Número de visualizaciones
21/04/2016

Vivimos en una sociedad marcada por el ritmo frenético de las actividades cotidianas, donde el estrés y el movimiento constante predominan y esto nos afecta, al igual que afecta a nuestros pequeños, por ello es muy importante y necesario buscar espacios y tiempos para desarrollar la capacidad creativa y disfrutar del tiempo libre.

Una persona creativa tiende a tener más “sensibilidad, fluidez, flexibilidad, originalidad, capacidad de redefinición, de abstracción, de síntesis y coherencia de organización” según un estudio realizado en la Universidad de Pensilvania. He aquí la importancia de fomentar esta habilidad en los más pequeños, ya que hará que nuestros niños sean más autónomos e independientes en la toma de decisiones y en la resolución de problemas futuros.

 Desarrollar la capacidad creativa en niños aumenta la autoestima

Potenciar y desarrollar esta habilidad en edades tempranas a su vez conlleva que el niño construya una autoestima positiva, aumente la conciencia de uno mismo al sentirse más seguro, hace que desarrolle la comunicación y la expresión de manera adecuada y además favorece la socialización.

Cómo ya os hablé en otro artículo, son numerosos los beneficios de terapias creativas (como la Arteterapia) y en este caso os quiero hablar de su influencia totalmente positiva en trastornos como el autismo o el síndrome de Asperger.

El estudio sobre la capacidad creativa de las personas con autismo

Tal y como concluye un estudio de las Universidades de East Anglia y Stirling “las personas con autismo proporcionan menos respuestas al generar soluciones a un problema, pero de otro modo las ideas de los mismos son más originales y creativas que las de neurotípicos.”

Muestra de ello es el caso de Iris Grace, una niña de 5 años que fue diagnosticada con autismo durante su primer año de vida. Este trastorno neurológico se caracteriza por un grave déficit en el desarrollo del niño que afecta a la comunicación, capacidad imaginativa y la reciprocidad emocional entre otras áreas. Iris comenzó a presentar todos estos síntomas a temprana edad y a partir de ahí sus padres intentaron intervenir, ayudados por profesionales, con terapias de todo tipo.

El esfuerzo realizado por sus padres por desarrollar sus habilidades creativas ha provocado que esta pequeña se sienta más integrada y favorece día a día tanto su evolución terapéutica como su autonomía e integración. Iris utiliza la capacidad creativa como modo de expresión y ésta contribuye a mejorar su desarrollo del lenguaje y sobre todo a mejorar el déficit de atención asociado a su trastorno.

La detección e intervención temprana, así como la educación y el apoyo de los profesionales adecuados son decisivas para que los niños y jóvenes con autismo puedan llevar una vida lo más normalizada posible.

1+
Categorizado en: Psicología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto