beneficios convivencia intergeneracional

Convivencia intergeneracional: El mundo desde otros ojos

29/12/2016
Número de visualizaciones

Es tan fácil olvidar que todas las personas somos simplemente seres humanos. Iguales y diferentes. Únicos pero compartiendo siempre una serie de características y elementos que nos hacen ser en el fondo el mismo tipo de seres. Una forma para no dejarnos llevar por la discriminación, es sin duda la convivencia intergeneracional con personas que hagan cosas diferentes o que vivan vidas diferentes a las nuestras. Encerrarnos y sólo interactuar con quienes tienen los mismos gustos, o el mismo tipo de trabajo diario que nosotros, sólo puede llevarnos a perder cosas muy valiosas.

Los beneficios de la convivencia intergeneracional

Un ejemplo increíble de este tipo de convivencia intergeneracional surge cuando aprendemos a ver que no porque haya una gran diferencia de edades debe traducirse en que no haya puntos en común, podemos descubrir y aprender muchísimo de los demás. Por ejemplo, los padres podemos aprender mucho de nuestros hijos pequeños. No tenemos por qué dar por sentado que porque son niños chicos no tienen nada que enseñarnos. El tan solo intentar ver el mundo desde sus ojos, el poder apreciar la realidad con una constante sensación de sorpresa por cada nuevo descubrimiento ya es algo que los niños pueden re-enseñarnos, pues muchos lo olvidamos con el paso del tiempo.

También la convivencia intergeneracional con las personas de la tercera edad es una fuente de aprendizaje continua e interesante tanto en el plano emotivo como en un nivel intelectual.  Las personas que ya han vivido más de sesenta años no sólo tienen experiencia, eso es lo que todos podemos entender. Tienen un punto de vista que ha sufrido cambios de acuerdo a sus vivencias. Tienen todo lo que han visto y asimilado. Aportan también la calma que les da el hecho de que ya no son presas del tiempo y la vorágine, pues han aprendido a valorar desde otra perspectiva. Si unimos los dos grupos, niños y adultos mayores, la experiencia puede ser sencillamente maravillosa.

La prisa por descubrir con la calma de la vida pasada, la ternura de quien ya ha amado tanto con la necesidad de amor de un niño pequeño, o con la inquietud alborotada de un adolescente, son combinaciones que explotan con experiencias y emociones para todos los involucrados.

La convivencia intergeneracional como remedio contra la soledad de los mayores

Ya sea que este tipo de convivencia se dé en un marco “organizado” como por ejemplo una residencia para ancianos o una guardería, o que se dé dentro de la familia o el barrio, el confrontar puntos de vista diferentes y complementarios, hace que haya un intercambio que beneficia a todos los involucrados. Existen personas mayores que están, tristemente, muy solas, y que gracias a este tipo de interacción en bibliotecas o espacios comunales con niños pequeños, recobran alegría, se sienten nuevamente parte del núcleo social y retoman una actitud positiva ante su situación. Los niños por su parte aprenden, se sienten cuidados y queridos de una forma diferente.

La sociedad necesita de espacios en que personas con diferentes edades, ocupaciones y gustos convivan y se enriquezcan, pues como en este ejemplo, los beneficiados son siempre todos los involucrados.

1+
Categorizado en: Psicología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto