Cámara con flash

Fotografía de producto – Fotografía que vende

Número de visualizaciones

POR

Emilio Romero
EDUCACIÓN:
  • Ciclo Formativo Grado Superior de Técnico en Diseño y Producción Editorial.
  • Curso Retoque digital y escaneado de imágenes.
  • Curso Básico de Marketing Digital.
EXPERIENCIA:
  • Profesor del Departamento de Diseño y Artes Gráficas de INESEM Business School.
  • Impresor Offset: impresión de material publicitario y editorial, preparación de la entrada del papel, manejo de la mesa de impresión y gestión del color.
  • Técnico en Artes Gráficas: diseño gráfico, impresión de gran formato, plegadora, alzadora, troquelado y guillotina.
ESCRIBE SOBRE:

Adobe • Pantone • 3D • Autodesk • Impresión • Publicidad • Diseño • Photoshop • Illustrator • Indesign • Serigrafía • Color • Creatividad • Tipografía

Experto en diseño gráfico, producción editorial e impresión en pequeño y gran formato. Cuenta con más de 10 años de experiencia en asesoría publicitaria, ofreciendo soluciones integrales e innovadoras.

Antes de comenzar es conveniente definir qué es la fotografía de producto para situarnos. Pues bien, decir que la fotografía de producto es una vertiente cuyo objetivo es retratar un elemento aislado. Normalmente estas fotos se realizan sobre fondos de color blanco negro o gris y su destino habitual es una tienda online, un catálogo impreso, folleto etc.

Por ejemplo fotografías de ropa, calzado, complementos, componentes electrónicos, etc.

Fotografía de producto

Actualmente es común el uso de  páginas web de venta tipo Wallapop, Mil Anuncios, etc. dónde la fotografía de producto ha pasado a un primer plano para la venta de los productos. Esto no solo afecta a fotógrafos profesionales sino también a cualquier persona que desee vender un producto.

Está claro que una imagen vale más que mil palabras, pero no vale cualquiera. Disponer de buenas o malas fotos es de lo que va a depender tus ventas en gran porcentaje.

Estudio Fotografía de producto

Centrémonos en lo que realmente importa, ¿qué material necesito? ¿qué pautas debo seguir para realizar una fotografía de producto?.  Respondamos a estos interrogantes.

Cámara y trípode

En primer lugar indicar que no necesitamos disponer de una gran cámara. Si bien captar imágenes con un buen cuerpo y objetivo será genial, pero no es totalmente necesario.

Por lo tanto haz pruebas con la cámara que dispongas y revisa los resultados que obtienes. La cámara es un parte importante del proceso pero solo es una pieza más del conjunto. Así que además de la cámara hay que tener en cuenta aspectos igualmente importantes tales como la iluminación, exposición, estilo,  y postproducción.

Si disponemos de una cámara réflex y deseamos obtener resultados superiores es recomendable usar un objetivo zoom de calidad o algo más económico como puedes ser uno con focal fija. 

En segundo lugar recomendamos hacer uso de un trípode. Gracias a este podemos mantener el encuadre y composición para obtener así mayor nitidez. En general ganaremos estabilidad, sobre todo si usamos tiempos de exposición prolongados.

Fondo e iluminación

Pasamos ahora al apartado del fondo y la iluminación ambos elementos fundamentales. Aquí la recomendación principal es trabajar sobre un fondo neutro ya sea blanco o negro. Por poco dinero podemos adquirir unos fondos de estudio o cajas de luz específicas para fotografía de producto de distintos tamaños.  En cualquier caso podemos utilizar una sabana que tengamos en casa o una cartulina.

softbox-caja de luz

Una correcta iluminación es clave para obtener buenos resultados. La mejor luz es la natural por eso es recomendable situarnos en una habitación donde tengamos una buena iluminación. No obstante podemos completarla con el uso de luz artificial. En este caso podemos utilizar luz continua para objetos pequeños y flashes para objetos más grandes. Si quieres más información sobre flashes os recomiendo leer el siguiente post.

En cualquier caso si optamos por trabajar con una caja de luz podemos comprarla con la iluminación integrada por unos pocos euros más.

Ya casi tenemos todo preparado para lanzarnos a realizar fotografías, pero no podemos dejar de lado la limpieza y preparación del producto. Piensa que en la fotografía de producto tratamos de mostrar el producto con el máximo nivel de detalle. Así que, repasa la escena para que posteriormente no tengas que hacer el trabajo por duplicado en la postproducción.

Modo manual

Finalizamos con el uso del Modo Manual en caso de que dispongamos una réflex. Este modo nos brindará un pleno control en parámetros tales como apertura, tiempo de exposición e ISO.

En relación a estos ajustes utiliza una apertura reducida, es decir, un número f alto (entre f/11 y f/16) para contar una profundidad de campo correcta.  También utiliza un valor ISO lo más bajo posible para evitar ruido o granulado en nuestras fotos. Por ejemplo ISO 100.

La fotografía de producto debe ser un reflejo de la realidad, así que podemos mejorarla haciéndola atractiva, pero no transformarla al completo. Por ello, después de realizar la sesión de fotos es muy recomendable practicar una postproducción natural. En ella nos limitaremos a corregir pequeñas imperfecciones, luces, sombras, contraste y temperatura del color.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto