Nutrición moderna

Tendencias en nutrición: Comenzamos el año mejorando nuestros hábitos

06/01/2021
Número de visualizaciones

¿Eres de los que quiere empezar el año mejorando su estilo de vida? Por suerte, hay algunas nuevas tendencias en nutrición que nos pondrán este reto mucho más fácil.  Antes de nada debemos cuidar de nuestro bienestar emocional y para ello, existen profesionales como expertos en psicología orientada a la nutrición o los coach nutricionales que nos pueden echar una mano.

El coach nutricional, no pretende ni mucho menos sustituir al nutricionista, sino ser un complemento. Mientras, el experto en nutrición se encargará de valorar al paciente y elaborar unas pautas nutricionales que se ajusten a lo que necesita.

Para conseguir nuestros objetivos, la tendencia en nutrición es entender las circunstancias personales de cada persona y, en base a ellas, trazar un plan. Aunque dos pacientes presenten las mimas características físicas y metas, de nada servirá proporcionarles una dieta igual si su estilo de vida o situación emocional es diferente. Por eso, es importante trabajar antes de nada los siguientes pasos:

Se establece y estudia un objetivo:

  • Se fija un objetivo concreto. Un objetivo realista y que se anhele conseguir.
  • Es importante trabajar la motivación. Cuando se trabaja la motivación hay que tener presente que ésta debe ser útil y siempre personalizada.  No todas las personas tienen el mismo objetivo ni parten de la misma base motivacional. Y no menos importante, una motivación inteligente, que nos lleve a nuestro objetivo.
  • Se buscan y establecen los objetivos que se pretenden conseguir si se logra el objetivo fijado o meta. Si ayudamos al paciente a conocer todo lo bueno que le aportará hacer ese cambio, será más capaz de esforzarse para conseguirlo. En consecuencia, se incrementa la motivación.
  • Se descubren las barreras. Es especialmente importante, que desde el principio, expliquemos a la persona las dificultades que pueden aparecer a lo largo del proceso. Conocer las barreras permite a la persona disponer de recursos para afrontarlas. Algunas barreras que pueden aparecer son: la falta de tiempo, no saber cocinar, la ausencia de apoyos, el estrés y ritmo de vida… Los recursos dependerán siempre de la persona que esté desarrollando el cambio.

Se pasa a la acción:

  • Se determinan acciones concretas para alcanzar el objetivo. Estas acciones deben ser: claras y concretas y deben estar bien detalladas.
  • Se busca la manera de que el objetivo fijado esté presente en el día a día, logrando que lo realmente importante no sea sobrepasado por lo urgente.
  • Se aprende a gestionar las emociones y como estas influyen en la alimentación. En este sentido un libro interesante es: Las emociones se sientan a la mesa
  • Se revelan múltiples opciones como posibles estrategias de mejora, tanto en el ámbito nutricional, como en todo lo que hace referencia al estilo de vida.
  • Se trabajan las creencias erróneas del paciente. A veces las creencias erróneas se convierten en limitantes dificultando el avance. La idea es convertir éstas en creencias potenciadoras.
  • Se trabaja desde una actitud optimista. Es importante adoptan comportamientos y actitudes que permitan mejorar la situación.
  • Se realiza un plan alimentario personalizado, en la que se adapta la  alimentación de la persona al objetivo que desea conseguir.

Ahora si, llega el momento de aplicar las nuevas tendencias en nutrición a nuestra dieta

Como imaginarás, la nutrición también cambia conforme lo hace el contexto social, y a día de hoy, no hay nada que nos preocupe más que la salud. Sobre todo, se buscan alimentos que nos ayuden a fortalecer el sistema inmunitario, como probióticos y “superalimentos”. Por otro lado, estamos empezando a entender que no hay belleza sin salud, por lo que los consumidores estamos intentando mejorar nuestra apariencia de una manera natural, incluyendo en nuestra dieta productos con propiedades beneficiosas y específicas para la piel, el pelo, etc.

El estilo de vida, sobre todo, marcado por el horario laboral, también influye en nuestra dieta. Queremos comer sano, rico y por supuesto rápido. Ya intentamos evitar el típico sandwich envasado de la máquina expendedora de la oficina y se han puesto de moda las fiambreras. Las hay de todos los tamaños y colores, es casi un arte componerla de manera que quede visualmente apetecible, pero oye, hay influencers expertos en cocina saludable que nos pueden dar grandes ideas de menús.

Desayunos saludables y energéticos

En todas las comidas del día deberíamos de tener en cuenta los macronutrientes: hidratos, proteínas y grasas, pero… ¿Qué pasa con el desayuno? ¿Por qué nos conformamos con un café y unas cuantas galletas saturadas de azúcar? Esto se acabo, los expertos recomiendan que el desayuno tenga unas calorías aproximadas a las del almuerzo, que sea rico en hidratos y proteínas. Un ejemplo de ello sería la típica tortita compuesta de claras y avena, pero para los que no disponemos de ese tiempo, podemos optar por un queso bajo en grasa y alto en proteína, con fruta y cereales sin azúcares añadidos.

Cafeína, teína y otros estimulantes

Nada en exceso es recomendable, por lo tanto el café o té tampoco iban a ser diferentes. Sin embargo, es interesante señalar que la cafeína o la tenía pueden ayudar a la pérdida de peso al mantenernos más activos. También existen otros estimulantes naturales como la guaraná o el ginseng que ya los están incluyendo en la lista de ingredientes de las bebidas más novedosas. Sus efectos son muy parecidos.

Pierde el miedo a los hidratos

Los hidratos son necesarios, y más cuando lo que buscamos es sentirnos enérgicos y afrontar la rutina diaria. Teniendo en cuenta las cantidades de hidratos que ingieres en cada comida no existirá el menos riesgo a sobrepasar las caloría diarias indicadas para cada persona. Además, las pastas, arroces y otros cereales como el trigo sarraceno o la quinoa son básicos de la cocina que no necesitan de mucho tiempo de elaboración.

Alimentos reciclados, para cuidarte y cuidar al medio ambiente

Los alimentos reciclados son una tendencia en nutrición que cada vez gana mas adeptos, y es que cuando pensamos en cuidarnos también tenemos que mirar por nuestro entorno. Aún se siguen desperdiciando toneladas de comida diarias simplemente porque, o no cumple con los estándares impuestos por las grandes superficies, o porque no hemos aprendido a aprovechar del todo los alimentos. Por ejemplo, con las peladuras de la fruta o la verdura se pueden hacer deliciosas sopas, la corteza del queso limpia servirá para ser rallada e incluso, la leche agria, puede servir para elaborar salsas. Estos son solo algunos ejemplos, pero si te interesa, puedes dar con muchas recetas elaboradas a partir de alimentos reciclados.

Alimentos con prebióticos

Los prebióticos, que no probióticos, son fibras vegetales que solo tienen determinadas hortalizas que ayudan a mejorar la flora intestinal. Actúan como fertilizantes y estimulan el desarrollo de bacterias beneficiosas para el intestino. Los prebióticos se encuentran con mayor facilidad en las frutas y verduras ricas en carbohidratos complejos. Algunas de estas frutas y verduras son las patatas, alcachofas, puerro, avena…

Ahora que ya estás al día en las tendencias de nutrición más relevantes, toca disfrutar del camino hacia la meta.

0
Categorizado en: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto