vaso de leche

¿Qué alimentos favorecen la aparición del acné?

30/04/2015
Número de visualizaciones

La relación entre la alimentación y el acné ha formado parte de la rumorología habitual de cada casa. ¿Quién de nosotros no ha escuchado la típica frase de “no tomes chocolate que te salen granitos”? atribuyendo así a la grasa de este alimento una responsabilidad importante en la aparición de esta patología.

Lo cierto es que no es extraña esta asociación, pues desde finales del siglo XIX se ha venido relacionando la dieta con el acné, vinculándola principalmente a alimentos como el chocolate, el azúcar y las grasas, que eran eliminados del tratamiento y de las recomendaciones dietéticas “ipso facto”. Sin embargo, los últimos estudios demuestran que esta creencia no es cierta, no habiéndose podido establecer una relación directa, aunque lo que sí han puesto de manifiesto, ha resultado mucho más interesante, situando en el punto de mira a alimentos como los lácteos, derivados y aquellos que tengan una alta carga glucémica, como culpables particulares de los múltiples factores que afectan a la aparición del acné.

Lácteos y derivados

vaso de leche

El acné es una patología dérmica bastante común, que se manifiesta fundamentalmente durante la pubertad – aunque puede hacerlo en otras edades – y que se produce como consecuencia de la obstrucción de los poros de la piel, debido a que el sebo generado por las glándulas sebáceas queda atrapado a nivel de los folículos. El sistema endocrino juega un papel importante en esta enfermedad. Los continuos cambios hormonales que acompañan a la adolescencia afectan de una manera más o menos pronunciada a la expresión del acné.

De manera que cabe pensar que, todas las sustancias que se comporten de manera análoga a estas hormonas – incluyendo las contenidas en la dieta – van a participar en su aparición. Y es aquí donde entran en escena una serie de precursores hormonales que podemos encontrar en ciertos alimentos. La leche animal, y especialmente la leche desnatada – debido al propio proceso industrial del eliminado de la nata- , contiene hormonas (precursores de la testosterona) que participan en la producción de sebo. Es decir, no es la grasa constituyente de este alimento la responsable de la aparición de los granitos, sino los precursores hormonales que contiene.

Carga Glucémica

Por otro lado, la carga glucémica – parámetro que mide la cantidad y velocidad de la digestión de los azúcares de los alimentos – es el otro factor alimentario que han señalado las últimas investigaciones. Parece ser que las dietas ricas en alimentos con alta carga glucémica, serían contraproducentes en el tratamiento del acné, pues son capaces de provocar una respuesta hormonal que se traduciría en una producción de sebo sobre la piel. Asimismo, en el lado opuesto, las dietas con bajas cargas glucémicas en las que los azúcares se sustituyen por hidratos de carbonos complejos (cereales integrales, verduras, frutas, legumbres) tienen un impacto menor en la generación de acné.

Estos dos factores, nos ayudan a entender por qué se ha vinculado siempre al chocolate con esta enfermedad. No porque el cacao “per se” predisponga a ello, sino porque va acompañado de azúcar e ingredientes lácteos que generan esta respuesta hormonal.

¿Qué debemos hacer?

Después de lo leído, cabe preguntarse si lo mejor en el tratamiento del acné es suprimir a rajatabla aquellos alimentos lácteos y derivados. Si bien es cierto que ello nos ayudaría a mejorar en gran medida su sintomatología, no debemos olvidarnos que la manifestación de esta enfermedad normalmente tiene lugar en edades tempranas donde es muy importante no desatender el aporte de nutrientes fundamentales.

Por este motivo, para asegurar la descompensación de calcio que podría producirse si los eliminásemos de la dieta, es necesario introducir alimentos que lo aporten en cantidades significativas (legumbres, verduras, frutos secos…etc.) Además, como no es el único factor alimentario que interviene, otra opción interesante sería la de minimizar la carga glucémica de la alimentación habitual, reemplazando a los alimentos refinados por sus versiones integrales.

1+
Categorizado en: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto