Mutilación Genital Femenina: ablación física y psíquica

Número de visualizaciones
06/02/2013

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”. Artículo 1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

“Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de la persona”. Artículo 3 de la Declaración Universal de los Derechos humanos.

“Nadie será sometido a torturas ni a pena o tratos crueles, inhumanos o degradantes”. Artículo 5 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Hoy 6 de Febrero se celebra el Día mundial de la Mutilación Genital Femenina (M.G.F.) una práctica vejatoria que vulnera los derechos humanos y que a día de hoy se sigue practicando a millones de mujeres y niñas en todo el mundo, inclusive en nuestro país y que supone peligrosos daños para la salud física y mental.

Se trata de la ablación o extirpación de partes del clítoris con la única finalidad de privar a la mujer del placer sexual y garantizar su virginidad hasta el matrimonio, para así no sufrir el escarnio de ser rechazadas. Cegados por unas costumbres marcadas por un sometimiento al poder del hombre  incurren en prácticas peligrosas y nada higiénicas que implican una serie de desagradables consecuencias físicas y psicológicas.

Normalmente suelen ser realizadas por curanderas sin ningún tipo de formación sanitaria que emplean para conseguir su fin cuchillos o cuchillas de afeitar y trozos de cristales que no sufren ningún tipo de desinfección de una “paciente” a otra.  Sobra decir que son muchos los bebes, niñas y mujeres que mueren desangrados o como consecuencia de infecciones derivadas de la intervención.

Aún así las que sobreviven no se salvan de los efectos secundarios que tendrán que padecer a lo largo de su vida: desde aquellos de tipo físico como la incapacidad de sentir placer durante sus relaciones, enfermedades infecciosas de las que se convierten en focos, dismenorrea, dolor vulvar o vaginal, problemas en la cicatrización, complicaciones posteriores en el parto y en la salud de los bebes recién nacidos,  hasta las secuelas psicológicas que implica el despojo completo de su dignidad como persona.

Todo el mundo tiene derecho a la salud y al respeto como ser humano  y no podemos seguir permitiendo que estas prácticas e ideas inhumanas sigan acabando con la vida de millones de mujeres. Como hay veces en las que  sobran las palabras a continuación os dejo dos vídeos para reflexionar, uno de ellos con un testimonio impresionante de Waris Dirie fundadora de la organización Flor del Desierto y profunda activista en la lucha por la erradicación de la M.G.F. que ella misma padeció en sus carnes.

Fuente: violencia laboral

Fuente: valentinkrick

Lecturas recomendadas: “La flor del desierto” y “Amanecer en el desierto” de Waris Dirie

0
Categorizado en: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto