golpes de calor y medicamentos

¿Medicamentos y golpes de calor?

Número de visualizaciones
29/05/2013

¿Medicamentos y golpes de calor tienen relación?

El verano es una de las épocas más deseadas, es sinónimo de vacaciones, de días de sol interminables, de actividades al aire libre, pero también de altas temperaturas en las que la prevención y protección son las mejores armas. Conocido por todos es la importancia de hidratarnos lo suficiente durante estos días estivales para no sufrir el archiconocido  “golpe de calor”, sin embargo poco se sabe de la relación que existe entre el consumo de ciertos medicamentos y la agravación del mismo, así como de las precauciones pertinentes que hay que tener en cuenta cuando se consumen estos fármacos. Por eso, y porque nos encontramos inmersos en la Semana Nacional de la Salud, en este post os recordamos algunos puntos a tener en cuenta.

Que las altas temperaturas propias de esta estación veraniega ejercen una influencia sobre pacientes que siguen tratamientos farmacológicos, es un hecho del que ya se hizo eco la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) hace unos años pasado en una campaña muy interesante en la que se instaba a un buen uso de los medicamentos en caso de olas de calor, señalando a los pacientes con tratamientos farmacológicos crónicos, a los que consumen simultáneamente varios medicamentos, a los pacientes de edad avanzada, lactantes y niños como los principales candidatos a padecer este tipo de efectos.

Si bien es cierto que los medicamentos en sí, no son los responsables del golpe de calor, parece ser que ciertos grupos terapéuticos interaccionan con mecanismos de adaptación del organismo en casos de temperaturas elevadas pudiendo dar lugar a un empeoramiento de este estado provocado por una prolongada exposición al sol.

Los medicamentos culpables

Entre ellos se encuentran medicamentos empleados en patologías cardiovasculares como (diuréticos, IECAs como el captopril o enalapril, antagonistas de los receptores de la angiotensina II como el losartán, candesartán…etc.), algunos antibióticos, todos los antiinflamatorios no esteroideos, medicamentos nefrotóxicos como las ciclosporinas y los aminoglucósidos, antiarrítmicos, algunos antidiabéticos orales, fármacos hipocolesterolemiantes, antidepresivos tricíclicos, antihistamínicos, algunos antiparkinsonianos…etc.

Formas de prevenir golpes de calor

Por eso en aquellos casos en los que nos enfrentemos a una ola de calor y  en los que se esté tomando alguno de estos fármacos, sobre todo si es de forma crónica, es más importante si cabe seguir al pie de la letra las recomendaciones de hidratación, ambientes refrescados y aireación suficiente, cuidar la vestimenta,  limitar el ejercicio físico y no realizarlo durante esas horas, y sobre todo evitar la automedicación sin consejo farmacéutico o médico previo. Así mismo, será labor de estos profesionales sanitarios vigilar a los pacientes con mayores riesgos en estas circunstancias.

No obstante, no hay que alarmarse, ni pensar que vamos a padecer un golpe de calor por culpa de los medicamentos (ya hemos dicho que no es así, sólo que pueden agravarlo), tan sólo hay que seguir estas recomendaciones y seremos capaces de combatir esa ola de calor sin ningún percance.

 

 

0
Categorizado en: Salud

No hay comentarios

  1. 11/06/2013

    […] SMS e email del peligro que las altas temperaturas pueden conllevar y el modo por el que los golpes de calor pueden […]

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto