higiene de manos,

“Los cinco momentos para la higiene de las manos” 1ª parte

12/09/2013
Número de visualizaciones

El higiene de la mano es una cuestión primaria. Según los expertos, el hecho de saber lavarse las manos correctamente supone un ahorro general de hasta 700 millones de euros.

En la actualidad, el problema comienza en la falta del uso de productos totalmente esterilizados.

¿Qué necesidad tiene un paciente que va a ser intervenido quirúrgicamente de además de llevarse consigo mismo el dolor postquirúrgico de la intervención generado sea infectado por determinados microorganismos?

Sean conscientes de lo que esto supone, pero no solo ya en el entorno hospitalario sino en la misma vida diaria.

En España hoy por hoy, la tasa de infecciones nosocomiales u hospitalarias generadas se encuentra en un 7%, es decir, de cada 100 ingresos hospitalarios, 7 la desarrollarán.

Algunas de las medidas que se están planteando acechan al establecimiento  de campañas que sensibilicen tanto a los ciudadanos como a los profesionales de lo que este grave problema supone, al igual que en otros campos como es la seguridad vial ya se han realizado. No obstante, todo esto requiere de un importante cambio estructural que debe fomentarse desde el período de formación de los profesionales en su etapa estudiantil, es decir, desde sus inicios en la facultad.

 Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre un 13% y 16% de material asistencial hospitalario está destinado al gasto hospitalario que este problema ocasiona.

Por tal motivo, a continuación les invitamos a seguir algunas de las recomendaciones que la Organización Mundial de la Salud ha considerado esenciales:

  • Antes de tocar al paciente, ya sea piel, mucosas, fluidos corporales u objetos del entorno inmediato del paciente, lávese las manos.
  • Antes de realizar cualquier tarea aséptica, incluso antes de entrar en contacto con un punto crítico con riesgo de infección para el paciente, lávese las manos.
  • Después del riesgo de exposición a fluidos corporales, es decir, en cuanto termine la tarea que los ocasiona, lávese las manos.
  • Después de tocar al paciente, ya sea su piel, ropa o área superficial, lávese las manos.
  • Después de contactar con el entorno superficial inerte del paciente, lávese las manos.

Estos cinco sencillos pasos se encuentran integrados dentro del modelo que la OMS ha generado como “Los cinco momentos para la higiene de manos clasificados en función a la zona del paciente, área de asistencia y puntos críticos.

0
Categorizado en: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto