lenguaje corporal

Lenguaje corporal y entorno sanitario: Influencia en la relación Medico-Paciente

Número de visualizaciones
06/06/2016

La comunicación no verbal es el lenguaje que acompaña a las palabras. Y aplicado a medicina, se define como el estudio observacional e interpretativo de los gestos, movimientos y acciones de los pacientes o profesionales sanitarios para obtener información. Se conoce que la mayor parte de la información se transmite mediante el lenguaje corporal (kinesia y proxemia), el tono de la voz (paralenguaje) y los elementos del contexto (luz, sonido, material, vestimenta, entre otros), lo que hace del lenguaje corporal un elemento fundamental en la comunicación.

La universalidad del lenguaje corporal

Varios estudios científicos apoyan la teoría de que el lenguaje corporal lo forman respuestas corporales innatas y universales, por lo que resulta una forma de comunicación común y accesible a todo el mundo. En un experimento se compararon las expresiones faciales entre personas occidentales y miembros de una tribu de Nueva Guinea que nunca habían tenido contacto con el hombre blanco y se observó que ambos compartían los mismos patrones de movimiento facial ante las expresiones básicas de tristeza, alegría, asco, entre otras, en el que se demostraba esta teoría.

El lenguaje corporal en el entorno sanitario

Dentro del entorno sanitario, es muy importante la comunicación profesional de la salud-paciente, pues se debe asegurar que se transmite la información de forma clara y asegurar que ésta es recibida por el otro interlocutor. Sin embargo, aunque este lenguaje es universal e innato, está tomando cada vez más importancia su estudio e interpretación para conseguir la mejor comunicación posible.

Cómo el lenguaje corporal puede mejorar la relación medico-paciente

Como profesional de la salud, permite mejorar la capacidad de recepción de mensajes, así como facilitar la transmisión más eficiente del diagnóstico y tratamiento, entre otros. Para los pacientes supone interpretar el auténtico mensaje que les quiere transmitir el facultativo y así recibir una información de mayor calidad, evitando los errores. La relación médico-paciente es una relación directa, cara a cara y de alto contenido emocional y, por este motivo, los pacientes buscan en la cara, los gestos la mirada y movimientos del médico la información que no entienden a través de un lenguaje verbal, muchas veces complejo, o aquella otra que sospechan se les está ocultando, y viceversa.

Influencia del entorno

Además de los gestos, el contexto y entorno sanitario pueden influir de forma positiva o negativa en la comunicación. En este sentido, en la consulta sanitaria se puede adaptar el esquema de A. Mehrabian acerca de las 6 Percepciones del Espacio:

  1. Formalidad
  2. Calidez
  3. Privacidad
  4. Familiaridad
  5. Compulsión
  6. Distancia

También se puede aplicar al entrono hospitalario, farmacia, consulta fisioterpia o podología y óptica, entre otros.  Estas percepciones dependerán de factores como, si el médico atiende consulta con la puerta abierta o cerrada, si se permite la entrada y salida de otros pacientes durante la cita, si las paredes están vacías o tienen cuadros o láminas de la industria farmacéutica, si la consulta está ordenada, si se muestran las pertenencias personales del médico. Sin embargo, la percepción más compleja es la de compulsión. La percepción de compulsión supone la posibilidad y la facilidad que tiene el sujeto para abandonar o no un espacio. La intensidad de las percepciones de compulsión está relacionada con el espacio disponible y su nivel de privacidad, durante el tiempo de permanencia en un medio determinado. Según Mehrabian hay entornos que parecen ser restrictivos sólo de modo temporal, como, por ejemplo, un viaje largo en automóvil; otros medios, en cambio, parecen ser restrictivos de un modo más permanente, como, por ejemplo, las prisiones.

Estos ejemplos son hechos cotidianos de las consultas del médico, de las que muchas veces no tenemos conciencia de su repercusión e importancia en la generación de percepciones, las cuales nos facilitaran o limitarán una comunicación adecuada. También pueden crear en el paciente ideas de la forma de ser del médico y construir, en base de eso, la relación del paciente con él.

Por tanto, aunque el lenguaje corporal es algo innato y universal, en muchas ocasiones no se logra una correcta interpretación de él. Atender a los gestos, mirada y movimientos de los profesionales y pacientes así como lograr información extra de los detalles de su entorno, vestimenta, tono de voz, entre otros, nos permite completar la información que hemos recibido a través del lenguaje corporal y conseguir así un mensaje de calidad óptima, evitando los errores y malentendidos.

2+
Categorizado en: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto