diferentes tipos de conservas casera

Tipos de conservas caseras: comer sano ahorrando dinero

10/10/2015
Número de visualizaciones

Las conservas son “el fondo de armario” de todas nuestras cocinas, sobre todo por su fácil conservación y gran variedad de productos. El sector conservero es un sector dentro de la industria alimentaria, muy favorecido en los últimos tiempos, y a modo de ejemplo, sólo las cifras de conservas pesqueras asciende a más de 6 mil millones de euros, empleando a más de 25 mil trabajadores  y con una comercialización en más de 100 países. Por lo que observando estas astronómicas cuentas, es evidente el porqué de seguir innovando dentro del sector. Antes de todo, hay que definir los diferentes tipos de conservas caseras.

¿Cuántos tipos de conservas casera existen?

I Gama

Constituido por alimentos frescos: frutas, hortalizas, carnes, pescados, mariscos, huevos y otros productos en estado natural. También forman parte de esta clasificación las frutas y hortalizas deshidratadas y encurtidas.

II Gama

Alimentos sometidos a un tratamiento de conservación que normalmente es la esterilización, ya sean en latas o envases de vidrio. Son las comúnmente llamadas conservas y semiconservas.

III Gama

Alimentos conservados,  bien congelados o bien ultracongelados que han sido sometidos a este tratamiento en crudo.

IV Gama

Productos frescos con un mínimo procesado, normalmente pelado, lavado, cortado y envasado. Se distribuyen y conservan en frío. Son muy perecederos.

V Gama

Está formada por productos tratados térmicamente y envasados, a parte de la conservación en frío. Abarca desde verduras cocinadas hasta platos preparados a base de carnes, pescados, pasta, arroz y etc.

La respuesta del mercado

El ritmo de vida que llevamos entre la jornada laboral, los hijos, la conciliación de ambos, el ocio y otros factores,  no nos deja mucho tiempo para la cocina, o el que tenemos cada vez deseamos menos gastarlo en ello.  En este cambio de patrones de consumo, la industria alimentaria vio  el hueco a explotar, y no le fue nada mal. Es un sector que aumenta cada día y que está explorando una innovación creciente debido a las ventajas que proporciona este aumento de vida útil de alimentos altamente perecederos.  En 2014 se movieron más de 381 millones de euros en los canales de comercialización, un incremento del 6% respecto al año anterior.

Estos productos son subsectores alimentarios con un potentísimo componente de innovación, tan sólo es necesario ver la cantidad de productos que podemos encontrar ya en el mercado, que abarca desde la ensalada preparada, a una sopa de marisco pasando por un cocido de la abuela. Éstos, que sólo necesitan calentamiento previo antes de su toma, suelen tener una mayor vida útil que los de IV Gama (entre uno y tres meses) y ofrecen calidad organoléptica, que el consumidor asocia con elaboración artesanal.

Ya los expertos hace años, los catalogaron como mercados de gran perspectiva de crecimiento que suponían una oportunidad en el momento actual como mercados emergentes debido también a los nuevos hábitos de consumo “listo para llevar”.

El sector agroalimentario debe de enfrentarse a la situación actual del consumidor y su máxima de “vida saludable”por lo que entre sus retos se encuentran y priorizan el evitar en la medida de lo posible las alteraciones de color y texturas, frenar el crecimiento microbiano y evitar grandes cambios nutricionales del producto original, con reducción de grasas, sal, azúcar y uso de aditivos.

2+
Categorizado en: Dietética y Nutrición

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto