sueño de calidad, sueño reparador

Las mejores posturas para conseguir un sueño reparador en modo fácil

Número de visualizaciones
14/01/2016

Sueño reparador: ¿cómo conseguirlo?

La semana pasada, hablamos de recomendaciones para tener un sueño de calidad como las horas de sueño adecuadas,  cuidar el horario de la cena, evitar las pantallas o realizar ejercicio a media tarde. Pero no podemos olvidarnos de  las posturas más adecuadas a la hora de dormir ya que no todas ayudan a nuestro organismo a conseguir un sueño reparador y a descansar bien. Algunas posturas pueden producir dolores de espalda y musculares. Existen posiciones que pueden resultarnos muy cómodas pero no son muy saludables. Vamos a tratar las principales ventajas e inconvenientes de las posturas más habituales.

Posiciones comunes para dormir y sus efectos

Boca arriba

Esta es la mejor postura para dormir.  Si no tienes problemas de espalda es la más sana para la columna, pero debes tener cuidado si tienes molestias lumbares ya que puede resentirse esta zona.  Si este es tu caso, podrías solucionarlo colocando una almohada bajo las rodillas.
Esta posición también disminuye el reflujo ácido pero tiene un gran inconveniente, ya que favorece los ronquidos.

De lado

es la posición más cómoda y una de las mejores ya que previene el dolor de cuello y espalda, evita el reflujo y la ventaja sobre la anterior es que disminuye los ronquidos.
En las mujeres embarazadas, se recomienda dormir del lado izquierdo para evitar la presión sobre la vena cava lo cual supone riesgos para el feto. Para el resto, mejor el derecho ya que hay estudios que demuestran que se tienen menos pesadillas.  Se debe evitar que el cuerpo no repose sobre las  extremidades ya que puede provocar calambres.
El principal inconveniente de esta postura es que si tienes molestias en el hombro o cadera, pueden empeorar por lo que siempre debes apoyarte del otro lado.

Posición fetal

tiene todas las ventajas de la anterior, pero si te curvas demasiado se restringe la respiración diafragmática y puede ocasionar tensiones en cuello y espalda.

Boca abajo

esta es la postura menos recomendable de todas ya que tiene muchos inconvenientes. Por un lado, no es la postura idónea para la espalda pudiendo producir dolor cervical, dorsal y lumbar. Además tampoco es buena para la digestión, ya que al comprimir el estómago pueden producirse reflujos. Si quieres conseguir un sueño reparador… evita esta posición.
La única ventaja de esta postura es que se reducen bastante los ronquidos y parece que los sueños son más intensos.

Es evidente que a lo largo de la noche cambiamos varias veces de posición, por lo que no podemos controlar del todo la postura que adoptamos la mayor parte de la noche. Pero es importante intentar adquirir una postura adecuada al acostarnos, teniendo en cuenta que debemos sentirnos cómodos con ella, porque si no, nos puede resultar complicado llegar a un sueño reparador.
Lo que pase una vez nos hayamos dormido…ya está en manos de Morfeo

0
Categorizado en: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto