medusa

Cómo actuar ante una picadura de medusa

Número de visualizaciones
13/08/2015

Niño observando medusa

Las medusas se están convirtiendo en los últimos años en unos incómodos visitantes de nuestras costas que se acercan arrastrados por las corrientes marinas.

Cada vez son más frecuentes debido al aumento de la temperatura y acidez del  agua, y a que la sobrepesca hace que se estén exterminando a  los principales depredadores naturales de las medusas como son el  atún, pez espada, pez luna y tortuga marina que
ingieren grandes cantidades de medusas.

Es un animal invertebrado con forma de sombrilla, que tiene unos tentáculos que secretan toxinas que utilizan como defensa y para cazar.

La picadura de medusa se produce por contacto accidental con ellas al bañarnos en la playa o al pisarlas en la orilla incluso cuando están muertas.

¿Qué síntomas producen las picaduras?

Suelen ser molestias transitorias sin mucha gravedad, excepto en personas más sensibles al veneno de las medusas o en determinadas partes del cuerpo como ojos, boca y cuello. Incluso puede depender de la especie.

Los síntomas más frecuentes suelen ser dolor, ardor, inflamación y enrojecimiento de la zona y en muchos casos aparecen pequeñas vesículas en la zona enrojecida.

En casos más raros pueden aparecer síntomas como náuseas, vómitos, dolor de cabeza y calambres musculares.

Excepcionalmente puede provocar una reacción alérgica grave.

¿Qué hacer ante una picadura de medusa?

Lo primero sería acudir a un puesto de socorro de los que habitualmente hay en las playas, pero si no existe estos son los pasos a seguir:

  • Lo primero que hay que hacer es lavar la zona con agua de mar o suero salino, nunca con agua dulce ya que puede agravar la picadura.
  • También resulta efectivo enjuagar la zona con una solución de vinagre y agua a partes iguales.
  • Extraer restos de tentáculos que hayan podido quedar, con unas pinzas o una toalla  pero nunca directamente con las manos ya que la infección puede extenderse a ellas.
  • Aplicar frío en la zona afectada utilizando hielo envuelto en una toalla o una bolsa de plástico, nunca directamente a no ser que sea hielo de agua salada.
  • Aplicar una pomada con cortisona. También se pueden utilizar analgésicos para mitigar el dolor.
  • Proteger la herida  del sol durante dos días.
  • Si se observa un empeoramiento del paciente o se observan complicaciones respiratorias o alteraciones cardíacas trasladarlo urgentemente a un centro sanitario.

¿Cómo prevenirlas?

  • Debe vigilarse la presencia de medusas antes de realizar inmersiones o baños sobre todo en playas donde es habitual su aparición.
  • Nunca se deben coger con las manos ni siquiera cuando están en la arena, ya que pueden mantener su veneno incluso 48 horas
  • Utilizar trajes de neopreno y guantes sobre todo en inmersiones prolongadas o en jornadas de buceo.
  • Existen cremas de protección anti medusas con extractos que hacen que los tentáculos resbalen sobre la piel.
0
Categorizado en: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto