astenia otoñal INESEM

Cansancio en otoño: la astenia también es posible

Número de visualizaciones
04/11/2014

Después de unos días de calor inusuales, – más propios del periodo estival que de la estación de las hojas secas – , parece que finalmente el otoño ha hecho su entrada triunfal inaugurando este nuevo periodo estacional. A la caída de las hojas, el descenso de las temperaturas y los días lluviosos, se suma el consabido cambio horario que resta horas de luz al día acortándolo, haciendo que nuestro organismo tenga que adaptarse a esa nueva situación.

Al igual que ocurría en la transición del invierno a la primavera, algunas personas pueden presentar dificultades en dicho proceso de adaptación, cursando con un cuadro típico de astenia, similar al de su equivalente primaveral,  que genera malestar general y que impide realizar con normalidad las actividades de la vida diaria.

Astenia en otoño

Cansancio extremo, apatía, tristeza, debilidad, somnolencia, bajo estado anímico y concentración, irritabilidad, falta de apetito…etc., son algunos de los síntomas que definen a este trastorno leve y transitorio motivado principalmente por los cambios de estación y la disminución de las horas de luz, que se ve agravado por factores ambientales propios de nuestros hábitos de vida como el estrés o la mala alimentación.

Pese a su transitoriedad, la sintomatología antes citada condiciona la calidad de vida de estas personas durante este periodo, por lo que es necesario seguir, – cuando aparezca –  una serie de recomendaciones dirigidas a minimizar el impacto que el propio proceso de adaptación genera en estos individuos.

Entre ellas:

  • Dormir bien: mínimo ocho horas diarias establecidas en un horario fijo.
  • Realizar ejercicio físico regular de intensidad moderada, preferentemente al aire libre aprovechando las horas de luz.
  • Seguir una dieta equilibrada y balanceada con una gran cantidad de frutas, verduras y cereales integrales, y una baja proporción de alimentos grasos.
  • Hidratarse.
  • Consumir alimentos de temporada ricos en nutrientes esenciales (coliflor, coles de Bruselas, alcachofas, berenjenas, calabacines, calabazas, setas, cítricos, granadas, chirimoyas, uvas….etc.)
  • Reducir el consumo de productos ricos en azúcar y harinas refinadas, evitando el consumo de café, tabaco y alcohol, así como de bebidas gaseosas azucaradas y zumos industriales.
  • Tomar en los casos en los que sea necesario, suplementos nutricionales vigorizantes, enriquecidos con vitaminas, aminoácidos, jalea real o gingseng.
  • Realizar actividades intelectuales estimulantes (pasatiempos, crucigramas…etc.), para luchar contra el sentimiento de aburrimiento y apatía.

Todas estas recomendaciones servirán sin duda para afrontar este periodo transitorio, haciendo más fáciles los días a aquellas personas que se han topado en su camino con la astenia otoñal.

0
Categorizado en: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto