Cómo conseguir referencias profesionales

Referencias profesionales: Las mejores aliadas para buscar empleo

22/09/2021
Número de visualizaciones

Las referencias profesionales son hoy día un elemento clave a la hora de encajar en un puesto de trabajo. Se trata de comentarios que una persona realiza sobre otra indicando cómo ha sido su conducta personal y laboral. Pueden ser realizarlas por exjefes, antiguos compañeros de trabajo, o incluso viejos clientes.

Estas referencias se utilizan sobre todo como una fuente de información adicional. Serán una buena forma de corroborar que la información que se ha obtenido mediante el CV y la entrevista profesional del candidato es veraz.

Normalmente el empleador solicitará una lista de referencias profesionales al final del proceso de selección. ¿Cómo podemos enfrentarnos a esta situación?

¿Cómo podemos preparar las referencias profesionales?

En primer lugar, debemos tener en cuenta que lo ideal es que consigamos entre 3 y 6 referencias. En cada una de ellas debe mostrarse el nombre, puesto que desempeña y forma de contacto con la persona encargada de realizarla. Igualmente deben presentarse en una plantilla en igual estilo y forma que el CV.

La persona encargada de realizarlas debe haber trabajado con la persona que solicita la referencia durante un periodo de tiempo suficiente como para conocerle en profundidad, tanto a nivel profesional como personal. Con esto nos referimos a una persona que sea capaz de explicar cómo ha trabajado en ese tiempo y cuál ha sido el nivel de rendimiento.

Una vez tomemos la decisión sobre quién va a ser la persona que elabore nuestra referencia, debemos contactar con ella y explicar, principalmente, cuál es el puesto al que se pretende acceder.

El contenido de la referencia debe ser exhaustivo. Debe mostrar la descripción del puesto de trabajo desarrollado, habilidades, nivel de desempeño, motivación e involucración, logros conseguidos, y otros datos como tolerancia al estrés creatividad, etc. Por ello es muy importante elegir bien la persona que se va a encargar de redactarla.

Igualmente debemos agradecerles su colaboración, aún si el resultado no ha sido el que esperábamos. Siempre debemos mantener ese vínculo para poder contar con la persona a largo plazo.

Cómo conseguir referencias profesionales sin experiencia laboral

En este caso, las referencias profesionales no pueden referirse al ámbito laboral. Deberán referirse a experiencia académica, un voluntariado, trabajos temporales… En definitiva, que puedan demostrar una relación de responsabilidad.

Otra manera de conseguir referencias en este caso, es solicitar a personas de tu círculo cercano que realicen comentarios en tus redes sociales. La red social más recomendada para ello es Linkedin. De esta forma podrán ser visualizadas por reclutadores de la vacante a la que optas, e incluso por otros reclutadores que puedan estar interesados en tu perfil.

En el caso de esta red social, para solicitar esas recomendaciones, podemos hacerlo desde nuestro propio perfil. Es tan sencillo como acceder al apartado “Recomendaciones” y hacer clic en la pestaña de solicitar una recomendación. Igualmente lo podremos hacer directamente desde el perfil de la persona de la que queremos obtener dicha recomendación.

Beneficios de tener referencias profesionales

Como se ha indicado anteriormente, es muy importante al iniciarse un proceso de selección contar con referencias profesionales. Estas reforzarán el posicionamiento de la candidatura. Principalmente son la única forma que el reclutador tiene de verificar que la información proporcionada en el CV u obtenida de la entrevista realizada es real. Además, se ofrece información adicional como habilidades, rendimiento, conocimiento, etc que no es detectada en la entrevista y demás pruebas de selección.

Nos ayudarán a resaltar en la clasificación de los candidatos, y, por tanto, aumentar la posibilidad de pasar a la selección final. Además, las referencias personales son muy útiles para mejorar nuestra marca personal.

El hecho de que estas sean tan importantes para que el reclutador pueda verificar que lo que se dice es cierto, conlleva un proceso de comprobación. Las cuestiones más comunes por parte de los seleccionadores hacia las referencias son las siguientes:

  • Si conoce al candidato y el periodo de tiempo en el que trabajaron juntos.
  • Frecuencia con la que trabajan juntos.
  • Descripción de las responsabilidades del candidato.
  • Que considera necesario para que el candidato pueda continuar su carrera profesional.
  • Por qué dejo el candidato la empresa y si hubiese tenido la opción de quedarse.
  • Si volvería a contratar al candidato.

¡Elabora tu lista de referencias!

En conclusión, tener buenas referencias laborales es fundamental en la búsqueda de un nuevo empleo. Tanto para el candidato como para quién realiza el proceso de selección. Para el primero es una forma de validar sus competencias de forma objetiva. Para el segundo, una fuente de información para escoger al mejor candidato.

Si has llegado hasta aquí, ya tienes las claves e indicaciones para obtener unas buenas referencias que puedas usar a tu favor en el proceso de selección.

Remarcar el hecho de contar siempre con una lista de referencias elaboradas por personas cercanas. Puede que no se soliciten en todos los procesos de selección, pero no significa que no tengamos que recurrir a ellas en un futuro.

2+
Categorizado en: Empleabilidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto