Cómo detectar mentiras en un currículum

Cuidado con mentir en el currículum

21/10/2020
Número de visualizaciones

Nuestro currículum recoge todas nuestras experiencias laborales y formativas. Es una puerta que nos abre un sinfín de posibilidades, en función de nuestra experiencia y nuestra área profesional. Por eso, mentir en el currículum no solo dice de tu perfil profesional, sino de tu persona.

 Mentir en el CV se ha convertido en algo habitual. Sobre todo, cuando no se cumplen todos los requisitos que se piden para el puesto de trabajo al que se aspira. O se tiene especial interés en conseguirlo. Así, son muchos los documentos de este tipo que terminan por maquillarse con altos niveles de idiomas, títulos universitarios o permisos de conducir que no existen.

Mentir en el CV ¿Cuáles son las mentiras más comunes?

Son muchas las razones por las que la gente miente en su CV, las más comunes suelen ser para ocultar sus carencias profesionales, por la vergüenza de no querer admitir que les faltan algunas competencias, o por la ambición de lograr un mejor puesto de trabajo para el que no están calificados. ¿Cuáles son las mentiras más comunes?

  • Manifestar una experiencia laboral que se adecúe a las exigencias de la oferta de empleo. Una forma rápida de comprobar si el aspirante puede sustentar su experiencia es pedirle que te resuma un día rutinario en su anterior empleo. Pregunta sobre todo en los trabajos que te generen duda y si notas que no tiene un manejo de una dinámica completa es obvio que el candidato está mintiendo. También es muy habitual que algunos candidatos se asignen cargos que finalmente no corresponden con la realidad de su día a día.
  • Exagerar funciones realizadas en trabajos anteriores. Es decir, añadir a tu currículum más responsabilidades de las asumidas en anteriores empleos. Se trata de una de las mentiras más fáciles de pillar, ya que, durante una entrevista de trabajo, el empleador tratará de profundizar en las tareas y logros que hayas conseguido en el puesto.
  • Nivel de idiomas. Otra de las mentiras más comunes en el currículum vitae, que simplemente se pueden solventar haciendo pruebas de idiomas en caso de que se trate de un puesto que los necesite, o un pequeño test de conocimientos.
  • Nivel de estudios y formación académica. Añadir títulos universitarios o cursos de formación adicional, es otra práctica bastante habitual. Es muy arriesgada ya que muchas empresas pueden pedirte como prueba de tu formación, los títulos físicos obtenidos al acabar tu periodo educativo.
  • Empresas en las que nunca se ha trabajado. Aunque se den con menos frecuencia, existen casos de currículums en los que se mencionan empresas ficticias o ya disueltas.

Algunos piensan que mentir en el CV puede hacer que consigamos con mayor facilidad el objetivo perseguido y que la total sinceridad nos puede situar en desventaja frente a otros candidatos. Siendo una práctica bastante habitual no es aconsejable incluir datos erróneos o sobrevalorados, aunque sí se aconseja eliminar aquellos que nos puedan perjudicar, teniendo muy claros unos argumentos en caso de tener la necesidad de hablar sobre ellos. Las empresas son conscientes de ello y comienzan los procesos de selección con una primera entrevista de verificación, pero ¿merece la pena asumir el riesgo?

Cómo descubrir a los más pillos

Resulta imprescindible hacer un alto y estudiar a fondo la selección de candidatos. En ocasiones, cuando se tiene prisa por tomar una decisión no se lleva a cabo todo el proceso como es debido.

Por eso, aquí hay algunos consejos para detectar de manera práctica mentiras o incongruencias en los currículums:

  1. Realiza varias entrevistas. El primer consejo es entrevistar a varios aspirantes para un solo puesto, si hay algo que te llame la atención o creas que no es acorde a su CV puedes llamarles para una segunda cita e incluso, una tercera. Aunque esto les quite tiempo a ambos, es una buena manera de averiguar cosas sobre la persona que piensas contratar.

También es una buena opción realizar entrevistas con la presencia de otros gerentes. Ya que es importante tener retroalimentación de tus compañeros acerca de las posibles contrataciones. Las corazonadas de otro directivo te pueden salvar de incurrir en un error que podría resultar costoso.

  1. Verifica los antecedentes. Las herramientas digitales de búsqueda y las redes sociales son buenas fuentes para confirmar ciertos datos de los solicitantes. Por tanto, una medida inteligente es hacer una comprobación de los antecedentes de cada nueva contratación.
  2. Busca referencias laborales y de carácter. Entrevista a los candidatos recomendados por personas a las que les tengas confianza. Pero aun así debes realizar tu propia verificación de los antecedentes del aspirante. En el caso de alguien que no cuente con una recomendación personal, necesitas buscar referencias.

No te conformes con las que están enlistadas en su currículum: busca ex compañeros de trabajo o amigos que puedan corroborar la historia laboral del solicitante y te den una idea de su carácter.

  1. Observa el lenguaje corporal: En las entrevistas el lenguaje corporal informa más de lo que el aspirante cree. Si el responsable de recursos humanos detecta un continuo encogimiento de hombros, el nerviosismo al no saber dónde poner las manos, o la mirada buscando un punto en el vacío, lo más probable es que se sienta incómodo por ver que sus exageraciones salen a la luz o que esté improvisando respuestas para las que no tiene certezas.

Aunque es necesario tomar precauciones a la hora de incorporar a alguien a tu empresa, mentir en el CV ha dejado de ser algo habitual, especialmente en plena era de la transparencia de la información. Debido al alto índice de desempleo actual, algunas personas sienten que la única manera de hallar un trabajo es hacer algo que saben que está mal. No obstante, ya sea por su integridad o por temor a ser descubierta, la mayoría de la gente no corre ese riesgo.

En conclusión, mentir en el CV nunca es una buena idea. Si el empleador lo descubre, tu reputación y credibilidad se podría ver dañada. Además, puede tener consecuencias mucho más graves si te contratan para una profesión y después descubren que no eres apto para el puesto. Si te falta una habilidad clave para obtener un trabajo, comienza a desarrollarla e intenta ganar experiencia. Siempre te sentirás mejor si tu CV refleja tus verdaderos datos, experiencias y habilidades.

0
Categorizado en: Empleabilidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto