Lenguaje no verbal en entrevistas de trabajo

Consejos para usar el lenguaje no verbal en entrevistas de trabajo

Número de visualizaciones
30/05/2019

El lenguaje no verbal en entrevistas de trabajo es fundamental para tener más oportunidades de ser seleccionado para un puesto. Cuando decimos de forma cotidiana la frase, “una imagen vale más que mil palabras”, sin duda estamos expresando una realidad inconsciente. La imagen se basa en la información que trasmitimos, que no se limita a la apariencia física. Evoca a aquellos gestos, formas de expresión y movimientos que llevamos a cabo, en la mayoría de las ocasiones de manera inconsciente, cuando nos comunicamos con otras personas.

La experiencia de enfrentarnos a una entrevista de trabajo, es un acontecimiento que en ocasiones puede desestabilizar nuestro estado de ánimo. Nos trasmite estrés, ansiedad y en determinados casos, pueden presentarse episodios de sudoración, náuseas y pánico. Esta inseguridad viene dada por el hecho de que se valorará nuestra capacidad para desempeñar un trabajo. Pero esta valoración se realizará en poco más de 20 minutos de conversación.

Una vez te han llamado para una entrevista, el currículum no tiene mucha más funcionalidad. Ya ha sido la pieza que te ha permitido que quieran conocerte, y nada más.  Ahora, lo que cobra vida es la impresión que dejas en la persona que te entrevista. Durante un proceso de selección, se pueden entrevistar a multitud de candidatos que a priori, tienen un perfil similar. En la entrevista, se busca confirmar la información del currículum, y conocer a la persona. Por ello, el lenguaje no verbal en entrevistas de trabajo será una de las claves para conseguir el trabajo que buscas. ¿Te vas a perder estas recomendaciones sobre el lenguaje no verbal en entrevistas de trabajo?

El lenguaje no verbal determina la primera impresión profesional

Como hemos comentado, el currículum es la herramienta que te va a permitir conseguir entrar en un proceso de selección. Pero una vez estas dentro y tienes una entrevista, lo que importa es la impresión que causes. Ello determinará que te recuerden y destaques frente a los demás candidatos. En concreto, la primera impresión. Cuando tienes una primera conversación con alguien, esa primera impresión que se lleve de ti va a determinar cuánto de receptiva estará durante la entrevista. Si esa primera impresión no es adecuada, va a ser muy complicado poder cambiarla durante el resto de la entrevista.

Algo importante es el llevar una vestimenta adecuada, pero ello solamente complementará el resto de actuaciones para crear una buena impresión. A través de nuestros gestos, movimientos y forma de colocarnos ante el entrevistador, proporcionamos una importante información.  Sobre nosotros, nuestro estado de ánimo, autoseguridad y capacidad para enfrentarnos a determinadas situaciones. Es frecuente que personas sobradamente preparadas para un puesto, cometan errores durante este proceso. Se producen principalmente por la inexperiencia ante este tipo de encuentros o los nervios del momento.

¿Sabes cuánto tiempo hace falta para que una persona se forje una impresión sobre ti? Según que estudios, determinan entre 1 segundo o 7 segundos. Sea cual sea el caso, es un periodo de tiempo muy limitado. En ese tiempo, es imposible que lo que puedas decir influya. Lo que realmente causa impacto en esa primera impresión es el lenguaje corporal. ¿Y cómo asegurarte de causar esa buena primera impresión con el lenguaje no verbal en entrevistas de trabajo?

Los 6 tips para causar buena impresión con tu lenguaje corporal

  1. Mantén un contacto visual profesional: El contacto visual es la base de la conexión emocional entre dos personas. No mirar al entrevistador a los ojos ya es razón para que cause desconfianza. Sin embargo mirarlo, te va a acercar a esa persona. Pero no basta con un contacto visual. En el contexto profesional, debes asegurarte de que este se centra en la zona de “poder”. Esta es la cara central de los ojos, intentando no bajar de ahí para que no haya malinterpretación de intenciones.
  2. Transmite una buena sonrisa: La sonrisa muestra buena voluntad y ganas de estar en ese lugar y con esa persona. No sonreír sobre todo en el primer contacto, puede mostrar frialdad y distancia. Algo que no quieres transmitir a alguien al que quieres dar una buena impresión. La combinación de una mirada de “poder” junto con una sonrisa, potencia la transmisión de autoconfianza, a la vez que cercanía.
  3. Muestra las manos: Históricamente las palmas de las manos se han mostrado para mostrarse amigable, porque enseñarlas indicaba que no se portaba armas. A día de hoy, sigue dando una sensación de confianza. Cuando te inviten a sentarte, procura mostrar las manos sobre la mesa. No esconderlas debajo, en los bolsillos o cruzar los brazos. El hecho de mostrar las manos, da sensación de transparencia.
  4. Mantén una postura erguida: La postura de tu cuerpo va a mostrar que estas en control de tus emociones. Los hombros caídos, da sensación de inseguridad o de aburrimiento. Sin embargo los hombros y la espalda erguidos, muestra sensación de seguridad.
  5. Mueve poco los pies: Uno de los actos más claros de inseguridad, ocurre cuando no dejas de mover los pies o las piernas. Los movimientos repetitivos son característicos de alguien que tiene ansiedad. Deja los pies en el suelo tranquilos. O si cruzas las piernas, déjalas un buen rato en la misma posición. Movimientos poco frecuentes y pausados transmitirán tranquilidad y seguridad.
  6. Olvídate del móvil: ¿Mientras espero al encuentro que hago? Puedes ver el entorno de la oficina, o incluso leer alguna revista o catalogo que tengan para la espera. Pero deja de lado unos minutos el móvil. Es importante actualmente estar conectado, pero más importante aún saber cuando dejarlo. En un mundo tan tecnológico e informatizado, los entrevistadores buscan conocer a personas que sepas insertarse en equipos de trabajo. Personas que aporten humanidad al trabajo ya que no todo se puede hacer mediante máquinas.

Consigue realizar una entrevista éxitosa con la comunicación no verbal

Una vez has causado una buena impresión, deberás mantenerla durante la entrevista. Ya el groso de esta, es para que des rienda suelta a mostrar todo tu potencial al entrevistador. Es el momento de asegurarle que lo que ha leído en tu currículum es cierto. Así como de hacer que conozca aspectos sobre ti que no aparecían en el currículum. Debes garantizar captar su atención ante tus explicaciones sobre tu recorrido profesional. Para ello, te damos estas recomendaciones sobre el lenguaje no verbal durante la entrevista:

  • Combinar nuestra mirada con pequeños gestos de afirmación y pequeñas interrupciones verbales del tipo “estoy de acuerdo” o “entiendo”, trasmitiendo una actitud abierta y comunicativa.
  • Respeta el turno de palabra y no interrumpir. Cuida y controla excesivos gestos de expresión con el rostro. Intenta mostrar naturalidad en todo momento.
  • La postura durante la conversación debe continuar siendo activa y tranquila. Evitando durante la entrevista que decaiga.
  • El tono de voz también afecta al lenguaje no verbal que transmitimos. Intenta adaptar este al del entrevistador, usando la técnica de rapport en la cual hacemos sentir más cómoda a la persona con la que conversamos.

Puede que todas estas recomendaciones, no nos proporcionen un determinado puesto de trabajo, pero es seguro que al menos, nos facilitarán mucho las cosas de cara a una posible decisión del entrevistador.

Las entrevistas de trabajo pueden ser situaciones algo estresantes, porque tu futuro laboral, y personal, puede depender de ellas. Tendrás nervios, y es normal y difícil de evitar. Pero lo más importante es que tu lenguaje no verbal en entrevistas de trabajo apoye positivamente sobre ti y tus competencias. Usa estos trucos desde el principio de la entrevista, y estará asegurado que dejarás huella frente al resto de candidatos.

2+
Categorizado en: Empleabilidad

1 Comentario

  1. Alfredo dice:

    Una imagen siempre vale más que mil palabras… Es una gran verdad. En una entrevista el reclutador observa dos idiomas: el idioma verbal (del razonamiento), y el idioma corporal (del subconsciente). El primero se escucha, y el Segundo se ve. El 87% de las decisiones son instintivas y no lógicas, por lo tanto si nos mostramos auténticos y sin miedos, de esa forma el idioma corporal habla igual que el idioma verbal , y en este caso es cuando nos mostramos como somos y fluimos en las entrevistas de modo real. Esto es lo que se transmite al entrevistador.
    http://curriculum-entrevista-trabajo.com/entrevista-de-trabajo/

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto