Preguntas eliminatorias en una entrevista de trabajo

Entre Viernes 13 y Scream, están las Killer Questions ¡Feliz Halloween!

28/10/2021
Número de visualizaciones

Killer questions podría darle nombre a alguno de los capítulos de la serie Mindhunter.  Pero este no es el caso, es un método de selección muy usado por los reclutadores en los portales de empleo. Recaba mucha información de una forma muy selectiva, directa y sin margen de error.

¿Cuántos años de experiencia tienes en el sector? ¿Qué expectativas salariales tienes? ¿Tienes el carné de conducir? Estás preguntas y cómo superarlas sin que nos tiemble la mano, las veremos a continuación.

Qué son las killer questions

Al inscribirte en una oferta laboral pasarás por un primer cribado, estás son las llamadas KILLER QUESTIONS. Incluyen o descartan sin piedad a un candidato a la hora de optar a un puesto de trabajo. Tras haber respondido a estás preguntas es muy fácil para las empresas seleccionar qué respuestas son más válidas. Esté método es usado con mucha frecuencia por las siguientes razones:

  • Optimiza el tiempo
  • Selecciona solo a quien cumple los requisitos que establezcan
  • Ajustar lo más posible el perfil requerido

Podemos ver este tipo de cuestionarios  en portales de empleo como puede ser Linkedin, Infojobs o Adecco. Tiene como finalidad obtener información específica mediante un primer filtrado. Suelen ser preguntas cortas sobre tu formación o experiencia en el sector al que postulas. El truco de este tipo de preguntas es ofrecer respuestas muy acotadas pero con información relevante.

Las empresas se aseguran de encontrar ciertos perfiles que encajen con el puesto de trabajo además de reunir información adicional que complemente parte de la entrevista. 

Conoce los tipos de killer questions

Los dos tipos de preguntas que podemos encontrarnos son:

  • Las preguntas ABIERTAS son aquellas que dan vía libre a nuestra creatividad, ya que podemos “explayarnos” a la hora de elaborar nuestra respuesta. Además, al ser respuestas más largas y elaboradas dan mucha más información del candidato. Se pueden valorar reacciones, comportamientos o opiniones a situaciones o temas concretos. La finalidad principal de este tipo de preguntas es recabar información adicional que no aparece en el CV. Tu respuesta tiene que ser concisa, relevadora y sincera, si pasas a la parte de la entrevista todo debe encajar con tu perfil. 
  • Las preguntas CERRADAS son, como su palabra indica, respuestas previamente interpuestas a las que solo debes de clicar y continuar a la siguiente. La función principal es seleccionar o rechazar al candidato dependiendo de los requisitos y especificaciones que el puesto requiera. Suelen ser las más usadas por los portales de empleo ya que, como hemos explicado anteriormente, agilizan a gran velocidad la primera criba del proceso de selección.

Algunos ejemplos de preguntas muy frecuentes que nos hemos podido encontrar son:

  • Las de experiencia: ”¿cuántos años de experiencia tienes en el sector?”
  • Las de sí o no: “¿tienes carné de conducir?”
  • Conocimientos específicos: “¿cuál es tu nivel de inglés?”.

Dependiendo de tu respuesta y las que la empresa considere como requisitos obligatorios, reunirás más o  menos puntos en comparación con el resto de candidatos.  

Cómo sobrevivir a una pregunta abierta

En este apartado vamos a analizar qué tipo de preguntas abiertas suelen darse con más frecuencia y qué aspectos a tener en cuenta para desarrollar una mejor respuesta. Algunas de ellas pueden ser:

  • ¿Qué sabes de nuestra empresa? Haz una investigación rápida de la empresa y qué destacarías de ella que te haya llamado la atención. Será un punto a favor para demostrar interés y motivación.
  • ¿Por qué te interesa este puesto de trabajo? Comenta las razones reales por las que quieras conseguir formar parte de la empresa. Puedes recalcar la cultura empresarial o los proyectos que hayan tenido hasta el momento. 
  • ¿Dónde te ves en la empresa dentro de 5 años? Puedes usar esta pregunta para dejar volar tu imaginación y hablar de los proyectos que tengas a medio plazo. Demostrando hasta dónde te gustaría llegar si tuvieras la oportunidad de formar parte del equipo. 
  • ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo? Este será el momento de explicar porque te gusta tanto tu trabajo y qué es lo que te diferencia de los demás candidatos. Tendrás vía libre para poder expresar y decir lo mejor de ti.
  • ¿Cuál crees que es tu mayor virtud? Cuenta al seleccionador cuáles son tus habilidades y competencias a destacar y qué te define laboralmente. 
  • ¿Por qué deberíamos contratarte? ¡¡Chan chaaan!! De las preguntas más típicas y la que más cuesta responder. Es el momento de impresionar a la persona que esté leyendo las killer questions y destacar lo mejor de ti mismo. Sé sincero, directo y cuenta todos los valores que puedes aportar si estuvieras en la empresa. 
  • ¿Cuáles son tus expectativas económicas? Con respecto a esta pregunta hay una gran variedad de opiniones y reflexiones de cuál sería la mejor respuesta. Pero la más indicada será siempre valorar bien el puesto de trabajo al que se opta, dando una horquilla salarial real. Hay que ser flexibles, no hay que quedarse corto pero tampoco pasarse de ambicioso. 

10 Recomendaciones y sugerencias sin sangre

Nunca se sabrá realmente si se ha respondido correctamente a una killer question. Aunque se pueden tener claras una serie de pautas para hacerlo de forma que se esté totalmente satisfecho con la respuesta. ¡Vamos al lío! 

  1. Responde lo que te preguntan. No te vayas por las ramas.
  2. Toma en serio y cuida la respuesta, no va a caer en saco roto.
  3. sincero, conciso y claro, cuando pases a la entrevista tendrás que defender lo escrito. 
  4. Cuida las expresiones, redacción y ortografía, son las grandes olvidadas cuando se escribe con prisa. Repasa tu respuesta si hace falta.
  5. Sé siempre positivo.
  6. Deja volar tu creatividad, es el momento de captar la atención del seleccionador. Una respuesta original siempre dará más puntos. 
  7. No tengas respuestas estándar, intenta personalizar cada respuesta al puesto de trabajo al que vas a optar. 
  8. Responde todas las preguntas, pueden ser muchas y algunas pueden hacerse un poco largas pero ya estás cerca de terminar.
  9. Intenta tener en cuenta la empresa o el puesto al que postulas para desarrollar mejor tu respuesta. 
  10. ¡Asustan, pero no muerden! El NO ya lo tienes, así que ¿por qué no arriesgarse?
2+
Categorizado en: Empleabilidad

2 Comentarios

  1. rosabecon@gmail.com dice:

    rosabecon@gmail.com.
    Muy concreto, preciso y de gran utilidad.
    Recomendable

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto