Bienestar en la oficina

7 Iniciativas para promover la salud mental en el trabajo

21/06/2021
Número de visualizaciones

Es de vital importancia saber que la salud mental en el trabajo se construye en un medio ambiente de trabajo adecuado,  donde los trabajadores puedan desarrollar una buena actividad y donde sea posible su participación para la mejora de las condiciones de salud y seguridad. El trabajo tiene un papel central en la vida de la mayor parte de las personas adultas, y es también un pilar fundamental de la sociedad humana. Una actividad laboral satisfactoria contribuye a mejorar la salud y la autoestima, las relaciones sociales y el estatus socioeconómico.

Por el contrario, unas condiciones negativas de trabajo o la ausencia del mismo, la falta de influencia y de control en la toma de decisiones sobre las condiciones y el contenido de la tarea realizada pueden asociarse con efectos negativos para la salud de las personas.

Hoy en día destinamos gran parte de nuestra vida al trabajo, siendo nuestra vivencia en él, un factor capaz de determinar nuestro bienestar general. Si bien es cierto que el trabajo resulta beneficioso para nuestra salud mental, convivir en un entorno laboral negativo, puede llegar a afectarnos física, mental y emocionalmente.

Riesgos para la salud relacionados con el trabajo

Hay muchos factores del entorno laboral que pueden afectar a la salud mental. Principalmente, los riesgos psicosociales se derivan de las deficiencias en la organización y la gestión del trabajo, así como de un escaso contexto social del trabajo, y pueden producir resultados psicológicos, físicos y sociales negativos, como el estrés laboral, el agotamiento o la depresión.

Estos son algunos de los riesgos para la salud mental:

  • Políticas inadecuadas de seguridad y protección de la salud;
  • Cargas de trabajo excesivas
  • Prácticas ineficientes de gestión y comunicación;
  • Escaso poder de decisión del trabajador o ausencia de control de su área de trabajo;
  • Bajo nivel de apoyo a los empleados;
  • Horarios de trabajo rígidos
  • Falta de claridad en las áreas u objetivos organizativos.
  • Comunicación ineficaz, falta de apoyo por parte de la dirección o los compañeros.

Para la organización, los efectos negativos se traducen en un bajo rendimiento global, aumento del absentismo y mayores índices de accidentes y lesiones.

Medidas para promover la salud mental en el ámbito laboral

En Europa, los trastornos mentales, son uno de los problemas de salud más comunes en el trabajo. Por ello, las organizaciones deben asumir un papel activo en este ámbito, aplicando medidas eficaces para promover la salud mental en el lugar de trabajo, contribuyendo al bienestar mental de los trabajadores, a la disminución del absentismo laboral y al aumento de la productividad de las empresas.

1 | Normalizar la salud mental en la empresa

Combatir de forma activa la no visualización de este tipo de problemas, naturalizándolos y brindando apoyo a los empleados. Generar una cultura de aceptación y soporte, informando a los trabajadores la posibilidad que tienen de pedir ayuda. Informar y sensibilizar en todos los niveles de la organización acerca de los riesgos y consecuencias sobre los problemas de salud mental, con el fin de crear conciencia respecto a los factores que afectan al bienestar de las personas.

2 | Escuchar activamente

Normalmente, los empleados que no hablan sobre su salud mental presentan miedo a la discriminación y tienen la sensación de que sus superiores no querrán escucharlos. Para combatir este comportamiento, los empleadores no sólo deben escuchar atentamente a su interlocutor, sino que deben demostrarle que entiende el mensaje que quiere transmitir y el impacto que tiene para ellos.

3 | Encontrar soluciones

Destinar recursos y espacios para hablar de los problemas de salud mental, promoviendo la participación de los empleados. También la empresa puede crear buzones anónimos de mensajes como mecanismo para combatir el estrés laboral.

4 | Reducir los factores de riesgo relacionados con el trabajo

Tomar conciencia del entorno de trabajo y de cómo éste se puede adaptar para promover una mejora en la salud mental de los empleados.

5 | Fomentar programas de promoción de hábitos saludables y autoayuda

Promover la autoconciencia, la vida sana, la alimentación equilibrada y la realización de ejercicio físico. Los empleadores pueden implementar una estrategia de bienestar donde le enseñen a su personal temas de alimentación saludable, higiene del sueño o a desarrollar hobbies.

Además es muy importante ofrecer asesoramiento profesional y servicios de atención psicológica a los empleados, también es muy importante dar a conocer técnicas de relajación en el trabajo.

6 | Implantar prácticas para promover la conciliación familiar

La conciliación laboral es un parámetro directamente relacionado con la productividad de los trabajadores. Consecuentemente, conseguir que los empleados se sientan satisfechos resulta fundamental para que las empresas alcancen sus objetivos. Bajo esta premisa, cada vez más compañías optan por mejorar la conciliación familiar de su plantilla.

7 | Favorecer conductas positivas

Desarrollar los aspectos positivos del trabajo, además de las cualidades y capacidades de los empleados. Las competencias profesionales y personales, como la comunicación, la empatía o la asertividad, son aspectos fundamentales para la salud mental de los empleados.

Las intervenciones en materia de salud mental deben formar parte de una estrategia integrada de salud y bienestar que abarque la prevención, la detección temprana, el apoyo y la reincorporación al trabajo. La clave del éxito consiste en implicar a las partes interesadas y al personal de todos los niveles para combatir este problema.

Para ello, contar con un buen equipo de recursos humanos puede ayudar a crear ese ambiente de comunicación fluido necesario para revelar las preocupaciones de la plantilla, qué trabajadores pierden productividad y cómo se podrían solucionar los problemas.

Para los empleados se recomiendan los siguientes consejos:

  • Tomarse descansos durante el día laboral. Incluso un breve descanso de 10 minutos refrescará la actitud mental.
  • Tomar una caminata corta y hablar con un compañero sobre algo no relacionado con el trabajo.
  • Limpia y ordena. El orden genera buenas sensaciones, permite tener la mente más despejada, y concentrarte mejor, de manera que disminuye el esfuerzo mental que debes hacer para realizar tus tareas laborales.
  • Alejarse por un momento de la situación cuando esté en un momento de desmotivación.
  • Establecer estándares razonables para uno mismo y los demás. No esperar la perfección.
  • Haz actividades diferentes. Hacer algo nuevo cada día es terapéutico, genera buenas sensaciones, te saca de la rutina.

“La clave del éxito consiste en implicar a las partes interesadas y al personal de todos los niveles cuando se lleven a cabo intervenciones de protección, promoción y apoyo y cuando se evalúe su eficacia”.

Organización Mundial de la Salud (OMS)

3+
Categorizado en: Empleabilidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto