Jubilación Activa

Cómo mantenerse activo tras la jubilación.

Número de visualizaciones
14/08/2020

Muchas personas pasan gran parte de su vida esperando que llegue la edad para jubilarse, pero, cuando eso ocurre, la experiencia no es como lo habían imaginado. Es por eso, que cada vez hay más profesionales que optan  por la jubilación activa.

Entendemos la jubilación activa como la posibilidad de compatibilizar la pensión de jubilación y la prestación de servicios profesionales ya sean estos por cuenta ajena o por cuenta propia como autónomo.

¿Cabe compatibilizar la pensión de jubilación con una actividad laboral?

Lo primero que se te viene a la cabeza al pensar en actividad laboral y jubilación, es que estos conceptos son incompatibles, sin embargo, esto no es así del todo. Hay ciertos tipos de jubilación que se pueden compaginar con la actividad laboral, es más, en los últimos años se han ido introduciendo diversas medidas normativas que incentivan esta situación.

Una de estas medidas es la llamada jubilación activa, que se ha aprobado recientemente y se suma a otras posibilidades que ya contemplaba la normativa de compatibilizar pensión y actividad profesional. Para alargar nuestra vida laboral, podemos usar diversos mecanismos, siempre que hayamos cumplido una cotización mínima. Resumidamente, estas posibilidades son las siguientes:

  • Posibilidad de compatibilizar la pensión de jubilación con una actividad laboral por cuenta propia o siempre y cuando los ingresos anuales no excedan el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en cómputo anual. La pensión no se verá minorada.
  • La jubilación parcial, pensada para aquellos casos en que un trabajador llega a un acuerdo para la empresa en la que trabaja y se transforma su contrato en contrato a tiempo parcial, reduciéndose la jornada y accediendo al mismo tiempo de forma también parcial a la jubilación. La pensión se ve reducida de forma proporcional a la jornada que se sigue trabajando.
  • La jubilación flexible, parecida a la jubilación parcial, pero no siendo necesario que el trabajo a tiempo parcial sea en la empresa que se viniera trabajando, sino que una vez jubilado de forma ordinaria se permite contabilizar la pensión con un trabajo a tiempo parcia. La pensión se minorará de igual forma que la descrita en la modalidad anterior.
  • La jubilación activa a la que aludíamos al principio, conocida legalmente, como envejecimiento activo, cuyas características esenciales pasamos a resumir a continuación.

Jubilación activa

Requisitos para la jubilación activa:

Para acceder a la jubilación activa, el trabajador tiene que cumplir los siguientes requisitos:

  • Haber alcanzado la edad legal de jubilación. Es decir, solo puede optar a esta modalidad de pensión quien se haya jubilado al término de la edad de jubilación legalmente establecida y haya obtenido el reconocimiento del derecho a la pensión de jubilación. No puede acogerse a ella quien se haya jubilado anticipadamente o disfrute de una pensión acogida a bonificaciones.
  • Haber alcanzado la pensión máxima, entendida por años cotizados. Este segundo requisito quiere decir que, para poder acogerse a la jubilación activa se debe tener el 100% de los años cotizados exigidos en cada momento y que lo que se trabaje después no sumará tiempo de cotización para aumentar la pensión.
  • El trabajo compatible podrá realizarse a tiempo completo o a tiempo parcial

La edad legal de jubilación en España se amplió a partir de 2013, de modo que, de forma paulatina, se va extendiendo hasta llegar a los 67 años en 2027.

La pensión máxima se acredita alcanzando un mínimo de años, que, al igual de la edad legal de jubilación, se ha ido ampliando desde los 35 años en 2013 hasta llegar gradualmente a los 37 años en 2027.

De cumplir estos requisitos, el trabajador puede seguir en activo.

¿Cobrarás la pensión íntegra con la jubilación activa?

No. La pensión pública será menor de la que te correspondería mientras también trabajes.

En concreto, la cuantía de la pensión con la jubilación activa será un 50% menor de la que cobrarías si te jubilases por completo. Es decir, cobrarás la mitad de tu pensión pública sin poder aplicar el complemento por mínimos. Lo que no cambiará en ningún momento es tu condición de pensionista a todos los efectos, ya que esta prevalece sobre la de trabajador.

La excepción a la norma la marcan los trabajadores por cuenta propia. Como autónomo podrás cobrar el 100% de la pensión con la jubilación activa siempre y cuando tengas a un trabajador en nómina como empleado por cuenta ajena.

En conclusión, esta figura está adquiriendo cada vez más adeptos en nuestro país, si bien se deben reunir una serie de requisitos mínimos a fin de poder tener acceso a la misma, así como tener diversas consideraciones presentes. En definitiva, será necesario un análisis individualizado de cada situación, a fin de poder determinar la capacidad de acceder a este tipo de jubilación y, en su caso, el porcentaje a cobrar.

Jubilación activa

Por último, ¿Qué puedo hacer una vez jubilado completamente?

El paso de la vida laboral a la jubilación puede ser complicado y conlleva un tiempo de adaptación. Se trata de un reajuste de la rutina que has mantenido a lo largo de muchos años de la vida. No obstante, es muy importante crear nuevos hábitos que nos permitan organizar nuestro día y quehaceres. Quizá la actividad escogida esté en relación con la profesión que hemos tenido hasta el momento. O quizá consideremos que es el momento de dedicar nuestro tiempo a un objetivo completamente distinto o a una actividad que hasta entonces ha sido un simple pasatiempo. Las opciones son infinitas, por supuesto, pero a continuación te dejo algunos consejos:

  • Mantén el cuerpo y la mente sanos.
  • Invierte en un hobby.
  • Establece metas que quieres realizar durante la jubilación activa.
  • Aprende algo nuevo, la jubilación puede ser el momento ideal para retomar todas esas cosas que tenías programadas y que no has podido llevar a cabo.
  • Viaja.
  • Dedícate a hacer trabajo voluntario, aunque este no genere ingresos, conseguirás mantener tu mente activa y sentirte mejor contigo mismo.

Estas actividades nos ayudan a sentirnos bien, a  evadirnos de la rutina y a descubrir que podemos mejorar nuestra actitud ante el entorno.

En definitiva, la clave para una jubilación activa feliz es descubrir cómo puedes continuar disfrutando de esos beneficios durante esta nueva fase de tu vida, ya sea realizando un trabajo voluntario, pasando más tiempo con tu familia, o hasta descubriendo una nueva profesión.

1+
Categorizado en: Empleabilidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto