insercion laboral de personas con discapacidad

Oportunidades para la inserción laboral de personas con discapacidad

Número de visualizaciones
07/02/2019

Desde una perspectiva social las personas con discapacidad encuentran numerosas barreras que les obstaculizan el proceso de desarrollo personal. Estas dificultades, están motivadas por la manera en que se estructura y organiza la sociedad. Por lo que la inserción laboral de personas con discapacidad se constituye como un derecho recogido en la Constitución Española.

En la actualidad, las personas con discapacidad, conforman el 15% de la población mundial. En España hay 1.774.800 personas con discapacidad en edad activa, lo que supone un 5,9 de la población total española en edad de trabajar. Según los datos obtenidos en el Informe Olivenza 2017, elaborado por el Observatorio Estatal de la Discapacidad (OED) la situación resultante es un colectivo poco integrado en el mercado de trabajo, ya que dos de cada tres personas con discapacidad se encuentran inactivas.

Los binomios de multidiscriminación como ser mujer y tener discapacidad, ser joven y tener discapacidad o tener discapacidad psíquica, hacen que la situación de discriminación se acentúe. Más del 60% de jóvenes con discapacidad se encuentran en situación de desempleo, lo que evidencia la complejidad de este colectivo para la inserción dentro del mercado laboral.

Por estos  motivos, la inserción laboral de personas con discapacidad, sigue siendo una de las asignaturas pendientes para el progreso.

Marco legislativo sobre inserción laboral de personas con discapacidad

El acceso de manera inclusiva al mercado laboral de las personas con discapacidad se ha convertido en un objetivo prioritario en la agenda política, de esta manera los organismos públicos elaboran políticas destinadas a regular y permitir un acceso en igualitario al mercado laboral.

Inicialmente se promulgaron las Leyes 13/1983, de 7 de abril, de Integración Social de los Minusválidos (LISMI) y la Ley 51/2003, de 2 de diciembre, de Igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de personas con discapacidad (LIONDAU). En la actualidad, los marcos normativos de referencia son el Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social junto con la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de Dependencia. Además de estas leyes, los planes de acción elaborados desde las Comunidades autónomas son parte fundamental en la inclusión de este colectivo.

En la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, difundida por la Organización de las Naciones Unidas se manifiesta la obligación de elaborar medidas que incluyan:

“Promover el reconocimiento de las capacidades, los méritos y las habilidades de las personas con discapacidad y de sus aportaciones en relación con el trabajo y el mercado laboral”.

Pese a todos estos esfuerzos por parte de los diferentes organismos, el derecho al empleo de personas con discapacidad no es un derecho suficientemente desarrollado.

Acceso a un mercado más inclusivo

Existen diferentes modalidades de acceso al empleo para personas con diversidad de capacidades. Los Centros Espaciales de Empleo son empresas que tienen como finalidad facilitar la obtención de un puesto de trabajo productivo y remunerado, que considera las características de cada persona con discapacidad y se encargue de su integración en el mercado laboral ordinario.

Las características de estos centros son las siguientes:

  • Vinculados a las empresas públicas en su creación o en colaboración  con otros organismos.
  •  Pueden ser de carácter público o privado.
  •  Con o sin ánimo de lucro.

Los programas de Empleo con apoyo tratan de llevar a cabo medidas orientadas al acompañamiento individualizado de trabajadores/as con discapacidad en el entorno de trabajo. Estos programas se consideran una herramienta de inclusión laboral para las personas con discapacidad con mayores dificultades en la búsqueda de empleo. Debido a sus circunstancias las personas con parálisis cerebral, con enfermedad mental o con discapacidad intelectual y las personas con una discapacidad física o sensorial superior al 65 %, son el objetivo de intervención de estos programas.

Los enclaves laborales con contratos que se establecen entre una empresa y un Centro Especial de Empleo para la prestación de servicios relacionados con la actividad laboral de la empresa.

Los aspectos a tener en cuenta para estos enclaves laborales son:

  • Una antigüedad superior a tres meses en el Centro Especial de Empleo
  • El 60% de los/as trabajadores/as deben ser personas con discapacidad cerebral, personas con enfermedad psíquica con un grado igual o superior al 33%
  • Personas con un grado igual o superior al 65% de discapacidad sensorial o física
  • Mujeres con otras discapacidades distintas a las anteriores con un grado igual o superior al 33%

Acceso a la Función Pública para la inserción laboral de personas con discapacidad

Además de estas modalidades, el acceso al empleo público según el Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público se reservará un cupo no inferior al 7% de las vacantes para ser cubiertas entre personas con discapacidad. De esta manera, al menos el 2% de las plazas reservadas serán cubiertas por personas con discapacidad intelectual reconocida y el resto para personas con cualquier otro tipo de discapacidad acreditada.

“Inclusión, diversidad y visibilidad”

El acceso a un mercado laboral más inclusivo en el que se consideren las distintas capacidades y habilidades de las personas hace que se reconozca el principio de diversidad y que se considere el empleo de las personas con discapacidad como una oportunidad para la sociedad.

Para abogar por la inclusión además es necesario una plena accesibilidad a los espacios. Una educación inclusiva que se encargue de favorecer la diversidad de las capacidades y su desarrollo como podemos ver en el artículo sobre la “Atención educativa de personas adultas con discapacidad”. Personas como Pablo Pineda Licenciado en Pedagogía, Noelia Garella Licenciada en magisterio o Jesús Vidal ganador del Goya a Mejor Actor Revelación son algunas de las caras públicas que muestran que una mayor inclusión, diversidad y visibilidad del colectivo es necesaria. Y que el estereotipo solo es eso, una representación irreal de una realidad invisible a los ojos de quien no acierta a mirar más allá.

0
Categorizado en: Empleabilidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto