Detectar el talento de los empleados

El talento toma la palabra: qué influye en la gestión del talento humano

08/07/2021
Número de visualizaciones

¡Regálame tu talento! Cuando hablamos de regalo, la sorpresa juega un papel relevante. En la gestión de personas, en lo laboral, tenemos una idea preconcebida de lo que el trabajador nos va a dar. A veces por un trabajador/a anterior que ya ocupaba su desempeño o porque tenemos una idea más o menos clara de las tareas a realizar del perfil.

Dejar hueco a la imaginación siempre es positivo, ese margen de maniobra que genera un toque joven en la manera de operar. Con esta premisa, se genera el talento. Talento que se refleja en la sistematización de la labor, el perfeccionamiento, pero a su vez, en lo que incorpora, y esa es la clave de lo inesperado. Ese plus o complemento que proporciona una nueva visión en mayor o menor medida de un rendimiento o proyección con el que inicialmente no se contaba.

Como buen regalo te marca. Hay regalos que son muy personales con consecuencias individuales. También hay regalos que aunque sean para uno, tienen consecuencias en los demás y participan en su beneficio. En esta concepción, sobre todo dentro de las organizaciones, hacer que una aportación de talento tenga consecuencias globales, provoca más participes del beneficio.

Gestión – Arte: Es inevitable ser receptor inicial del talento generado. Observamos, comprobamos, ponemos a prueba, todo aquello con lo que no contábamos en las aportaciones iniciales. Justo en ese momento incorporamos a nuestro rol una nueva función, la función de gestionar con tacto esos nuevos procesos laborales, que sin salirse de los objetivos generales aunque modifique objetivos específicos, tengamos la frescura mental de encajar y a su vez expandir, lo que se pueda, con la obtención de un beneficio mayor.

El arte de la gestión del talento reside en varios aspectos importantes

Un primer aspecto es, una vez reconocido ese talento hecho aportación, interpretar su capacidad de impacto en la organización o empresa. El reconocimiento a la persona ante todo, sentirse valorado gusta siempre, con o sin colorado en nuestras mejillas.

Un segundo aspecto sería, que en una organización o empresa de volumen de personas, este tipo de aportaciones sean tomadas como proceso de motivación al resto para otras aportaciones de talento. Este aspecto no debe ser considerado de pasada, ya que una gestión de la aportación que pueda representarse como excesiva puede provocar en el resto una sensación de inalcanzable o de insuficiencia en su desempeño. ¿Cómo lo evitamos? Reconociendo más méritos.

En una mañana, en un día, en una semana, se realizan muchas acciones visibles e invisibles para una empresa. Tenerlas en cuenta y ponerle énfasis en sus realizaciones, gestionando los momentos oportunos de muestra ello, nos hace tener una visión más global de cara a los demás y seguimos motivando a ello, a todos.

Los problemas pueden ser un foco potencial de talento nuevas oportunidades

Que nadie se asuste. Lo que denominamos problemas, tarde o temprano llegan a las empresas. Desde el proceso que no procede en el tiempo estimado, hasta la avería o gasto con el que nunca se cuenta. Pero un problema es un foco de talento. Las soluciones ya sean meditas o improvisadas son siempre dignas de análisis. Y fruto de este tipo de análisis surgen medidas que se adoptan con carácter preventivo o como guion ante las diferentes situaciones que se van a suceder. De estas medidas se producen los cimientos de las estructuras más sólidas a posteriori.

Si estás encargado de detectar talento en la organización, el momento problemático es un buen medidor. Las aportaciones, la pro actividad, el grado de respuesta entre otros factores, nos permiten observar y comprobar el valor profesional del equipo laboral. También desde el campo de los RR.HH. se miden factores más humanos como la implicación o compromiso con la empresa o marca, el trabajo en equipo, la solidaridad y responsabilidad,…

Quiero lo mejor para/de ti

La típica situación del trabajador que se marcha de la empresa u organización por algún motivo innegociable, que por un lado nos genera tristeza pero por otro alegría por su supuesta mejora laboral o personal. Pierdes como empresa y en ese momento se crea un vacío “ilegal” dentro de los responsables a cubrir el perfil. Pero la visión de las mejoras que se han desarrollado u objetivos cumplidos por el paso en la institución de esa persona, nos hace ver que nos encontramos con la huella de talento y la añoranza de él.

Crear entornos con climas laborales adecuados genera la siembra del talento. Pensar en que es lo mejor para esos profesionales en cuanto a cómo se sientan y obtengan sus resultados previstos y más, nos ayuda a generar posibilidades actualizadas.

En el momento del brindis, el director general se dirige a su gente con aquello de: “sin vosotros nada de esto sería posible”. Ya lo sabíamos…

0
Categorizado en: Empleabilidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto