Pros y contras de emprender

¿Cómo Saber Si emprender o Trabajar Para Una Empresa? Conoce tu perfil

26/02/2021
Número de visualizaciones

La situación actual ha llevado a muchas personas a plantearse dar un giro a su vida, ¿es tu caso? Puede que te plantees emprender un negocio digital y poder trabajar a tu ritmo desde cualquier parte, o que pienses que ante la crisis es mejor no arriesgarte a perder tu empleo. ¿Cómo saber si debes ser autónomo o trabajar para una empresa? 

No es una decisión nada fácil, ¿emprender o buscar un trabajo? Resulta muy tentador eso de poder ser tu propio jefe, pero también pueden dar miedo los riesgos y la incertidumbre, especialmente en un momento como el actual. 

Por otro lado, vale la pena plantearse otros aspectos clave de cada una de las opciones. No siempre se habla de ellos, pero realmente marcan la diferencia ¿Qué ventajas presenta cada opción y cuál te conviene más a ti?

Si necesitas orientación laboral para tomar esta decisión, aquí encontrarás muchos detalles que te ayudarán a elegir.

¿Es mejor ser autónomo o trabajar para una empresa?

La respuesta no es tan evidente, porque algunas personas prefieren la aventura y otros optarían antes por la estabilidad. Además, depende de tus conocimientos, habilidades, momento vital, sector… 

En todo caso, veamos qué conlleva emprender y sus ventajas e inconvenientes, y lo que supone trabajar a cuenta ajena.

¿Cómo es crear tu propia empresa?

Crear una empresa es una auténtica aventura, y como tal tiene desafíos y también puede ser apasionante. 

Hace muchos años parecía que crear una empresa era algo reservado para unos pocos, pero a día de hoy cualquiera puede ser emprendedor. 

Eso sí, no es tan sencillo como parece, y requiere técnica, metodología, algunos recursos y sobre todo determinada actitud ante la vida.

A nivel práctico, en el momento de crear una empresa, deberías hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Qué vas a ofrecer, cómo y a quién?
  • ¿Con qué recursos cuentas?
  • ¿Cuál es la situación actual de tu mercado?
  • ¿Quién es tu competencia y qué desafíos te plantea?
  • ¿Cuál es tu objetivo a corto, medio y largo plazo?
  • ¿Qué oportunidades te ofrece el contexto actual?
  • ¿Qué amenazas hay y calculas que es probable que surjan?
  • ¿Cuál es tu ventaja competitiva?
  • ¿Qué fortalezas y debilidades tienes para crear tu empresa?

Estos puntos son importantes para tener claro el punto de partida a la hora de crear una empresa. Necesitarás un producto o servicio, o bien varios, además de haber hecho un estudio exhaustivo del mercado sobre la demanda que tiene lo que vayas a ofrecer.

Es fundamental realizar un Business Plan o Plan de Negocio, lo cual te ayudará en gran medida a responder a las anteriores preguntas. Además, te servirá para analizar y calcular la viabilidad de tu proyecto empresarial, con un plan de marketing, logístico y financiero.

Si decides emprender, tendrás que decidir en un momento dado si serás autónomo o si vas a constituir una sociedad. Se puede trabajar por cuenta propia siendo freelance y pagando una cuota de autónomos, o bien emitiendo facturas a través de una sociedad unipersonal o con otros socios.

¿Qué diferencia hay entre funcionar como autónomo o empresa?

Hay una serie de costes de constitución de una sociedad que si decides ser autónomo no tendrás. Por ejemplo, los 3.000 euros mínimos de capital inicial que exige la constitución de una sociedad. Además, los costes de gestoría suelen ser más bajos como autónomo que si los contratas como empresa. 

Por otro lado, entre las principales ventajas de constituir una sociedad está el hecho de que tienes menos responsabilidad. Además, normalmente como sociedad tienes más opciones para acceder a créditos bancarios. No hay que olvidar que también te puede ayudar a la imagen de solvencia, pues la marca tendrá más prestigio y garantías si va vinculada a una SL.

Ventajas de emprender vs trabajar para una empresa

La opción de emprender tiene muchas ventajas, estas son las principales:

  • Eres tu propio jefe, funcionas de manera independiente en vez de depender de la empresa que te contrata
  • En muchos casos puedes flexibilizar tu horario e incluso tu ubicación, algo que un empleado a menudo no puede hacer
  • No tienes un techo salarial: puedes escalar y multiplicar tus resultados; el límite de lo marcas tú. En cambio, el empleado puede pedir aumentos de forma muy limitada, y normalmente debe conformarse con el sueldo que le asignen.
  • Puedes sentir la realización de estar luchando por algo propio, un propósito. Si trabajas para otros los sueños que cumplirás serán los suyos.
  • Tienes la oportunidad de trabajar en lo que más te apasiona, algo que a veces se puede hacer trabajando para una empresa, pero con menos probabilidad.
  • Te permite diversificar ingresos, no jugarte todo a una sola carta. El empleado no tiene plan B, salvo el paro, irse a otra empresa o decidirse a emprender.

Cada uno de estos puntos dependen en gran medida del tipo de proyecto empresarial que comiences, de tu sector, de si contratas o no trabajadores y por supuesto del éxito que logres a nivel de ingresos e independencia económica. 

Inconvenientes de ser autónomo

En cuanto a los aspectos menos atractivos de la opción de ser autónomo o de emprender, estos son los que más suelen aparecer, en contraposición a trabajar para una empresa.

  • Asumes un mayor riesgo económico, no tienes un salario seguro como el empleado
  • No tienes meses de vacaciones pagadas, ni baja por motivos de embarazo o problemas de salud
  • Toda la responsabilidad recae sobre ti (o tu empresa) y si abandonas no tienes derecho a subsidio de desempleo
  • Tienes que ocuparte de pagar tus impuestos, mientras que el asalariado se olvida porque es la empresa la que se hace cargo de todo

Si decides emprender tienes que aprender una serie de aspectos de finanzas, de temas fiscales y de contabilidad. Es algo que cuando trabajas para una empresa no tienes que saber, pero como trabajador por cuenta propia debes asumir. 

Los programas de contabilidad son un gran aliado tanto si vas a ser autónomo como si quieres constituir una sociedad. Te ayudarán a llevar todo el control financiero del negocio, a tener claros los gastos, ingresos, IVAs, IRPFs y todo lo demás.

Por otro lado, es conveniente que contrates a una gestoría que te prepare los diferentes modelos para presentar a la administración. Así te asegurarás de cumplir siempre con los plazos y de cumplir con la normativa vigente.

El perfil del empresario vs empleado

No hay una opción correcta en cuanto a ser autónomo o trabajar para una empresa, pues depende de cada uno. Es importante entender que no todas las personas están hechas para emprender ni todas tienen el perfil adecuado para trabajar para una empresa.

¿Cómo es el perfil del empleado?

  • Busca el orden y la estabilidad
  • Generalmente valora la seguridad por encima de la libertad
  • Se siente cómodo/a con la rutina en el trabajo
  • No le importa tener un techo salarial o un crecimiento limitado

¿Cómo es el perfil del empresario o autónomo?

  • Busca su espacio y su libertad
  • Aprecia la libertad por encima de la seguridad
  • Se siente a gusto con el cambio, los retos y la creatividad
  • No le importa tener riesgo, y aspira a metas altas constantemente en aumento

Más allá de las cualidades que encajan más con un perfil u otro, emprender también depende del momento vital de cada uno, así como de la situación económica personal y global. 

Por ejemplo, alguien puede preferir emprender a los 20 o 30 años, y después si tiene hijos podría ser que decidiera vender su negocio y trabajar para un tercero durante unas horas al día. 

También podría ocurrir al revés, que una persona elija trabajar para otros al principio, con el fin de aprender un oficio y de ganar estabilidad. Después, podría decidir emprender por su cuenta con todo lo aprendido, y el apoyo de un colchón financiero ya construido.

Conclusión: ¿emprender vs trabajar para otros?

Como hemos ido viendo, la decisión entre ser autónomo o trabajar para una empresa depende de una serie de factores, relacionados con aspectos económicos, de personalidad y de propósito. 

Emprender no es un camino fácil, y además requiere de conocimientos, riesgo, habilidades y actitud. Trabajar para otros reduce las opciones de libertad, flexibilidad y escalabilidad, pero aporta una gran estabilidad económica y vital. 

¿Ya tienes claro cuál es tu camino a seguir? Mucha suerte en tu opción escogida, y recuerda que en todo caso siempre puedes volver a reinventarte. 

Elijas lo que elijas, lucha por tus sueños, trabaja con ilusión y que tus sueños sean más grandes que tus miedos. ¡Muchos éxitos para ti!

1+
Categorizado en: Empleabilidad

1 Comentario

  1. mariano decarli dice:

    Cada uno nace emprendedor o empleado. El tema es detectarlo y o cometer pocos errores antes de conocerlo.

    1+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto