coaching empresarial funciones

Coaching empresarial, inversión de futuro

Número de visualizaciones
10/06/2013

¿Has oído hablar nunca de coaching empresarial? El coaching es un anglicismo que hace referencia al proceso de interacción entre un “coach” (entrenador) y su “coachee” (aprendiz). Este proceso tiene por objetivo conseguir que este último alcance unas metas previamente establecidas mediante el uso de los recursos y habilidades personales.

Por lo que podemos considerar Coaching como un proceso de mejora de habilidades personales a través de un diálogo entre coach y coachee o grupo de ellos, en el que ambas partes se comprometen a colaborar para alcanzar un conjunto de objetivos, siendo pues una herramienta de desarrollo personal que nos permite mejorar como personas y alcanzar el perfeccionamiento de nuestras habilidades personales.

La importancia del coaching empresarial en la actualidad

Si extrapolamos esta “mejora como personas” al ámbito laboral vemos como, a través del coaching podemos mejorar nuestra forma de trabajar, aumentando nuestra productividad y convirtiéndonos en trabajadores motivados y eficaces, y es que esta nueva disciplina está empezando a levantar vuelo en España, siendo una de las profesiones en auge del momento.

En una sociedad donde la economía es cada vez más global e interdependiente, el factor humano es un factor clave para obtener una garantía de éxito. Constituye un elemento primordial y estratégico para reforzar la productividad y competitividad de las empresas, así como para potenciar la empleabilidad de los trabajadores.

Por qué el coaching empresarial es la inversión futura

Aparece un nuevo entorno muy competitivo y las empresas están obligadas a contar con trabajadores capacitados, cualificados y con las habilidades necesarias para desarrollar eficazmente un puesto de trabajo, por lo que es necesario que las empresas utilicen técnicas para darle una formación apropiada a sus empleados, que se adecue a las características y necesidades de la misma, y que modifiquen la forma de pensar de sus trabajadores para hacer de ellos trabajadores más competentes.

Entre estas técnicas encontramos el coaching. Ésta técnica comenzó sus andaduras en el mundo deportivo. La referencia más cercana de las influencias del deporte en el coaching está en Timothy Gallway, que desarrolló la metodología de entrenamiento “The Inner Game” (El juego interior), Gallwey defendía que “Siempre hay un juego interior en tu mente, no importa qué esté sucediendo en el juego exterior. Cuán consciente seas de este juego podrá marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso en el juego exterior” y llegó a convertirse en un entrenador de la mente. Gallwey no es el fundador ni el padre del coaching, sino que, palabras suyas “The Inner Game va de la mano junto al coaching”.

Si a esta influencia deportiva añadimos que el término Coach proviene del término húngaro kocsi (carruaje), y que terminó evolucionando hasta llegar significar coche en español, podemos ver como hay una metáfora, donde la función del coach es transportar a las personas a un lugar mejor de donde se encuentran (igual que los coches), por lo que el coach es el conductor, el responsable del cambio de rumbo y decisiones que se toman en el proceso de coaching.

En este sentido la International Coach Federation (ICF), define al coach profesional como la persona que ofrece una colaboración permanente que ayuda a los clientes a obtener buenos resultados en sus vidas personales y profesionales, así como a mejorar su rendimiento y su calidad de vida.

El avance del coaching en los últimos años

El coaching ha vivido durante los últimos veinte años un proceso de difusión. En Estados Unidos esta disciplina supuso un boom en los años noventa, pero en nuestro país surge entrado ya el siglo XXI, siendo el crecimiento de esta disciplina muy lento.

Sin embargo, en este último año se ha visto un gran avance de su estudio y aplicación, sobre todo en el ámbito empresarial, surgiendo el Coaching personal, ejecutivo y empresarial y convirtiéndose en una herramienta para el aprendizaje y el desarrollo.

En el ámbito empresarial, el coach es el encargado de dirigir el programa que se le ofrece al coachee, ofreciéndole una vía de crecimiento personal a través de apoyo individualizado, práctico y emocional para orientarlo hacia el éxito. Permite desarrollar el potencial de la persona en función de sus necesidades, características y según su proyecto profesional.

Podemos decir que el coaching empresarial se está convirtiendo en una de las mejores inversiones de futuro que muchas empresas y corporaciones están haciendo en este último año en el país. Se está sacando lo mejor del factor humano implicado en el mundo empresarial, tan competitivo  y ambicioso, consiguiendo la completa integración de los equipos de trabajo.

Según la Asociación Española de Coaching (ASESCO), el Coaching es el arte que busca que las personas consigan lo mejor de sí mismas en todo aquello que deseen, mediante una relación continuada. Es una disciplina nueva que nos acerca al logro de objetivos, que permite desarrollarnos personal y profesionalmente. Es una competencia que nos ayuda a pensar de una manera diferente, a mejorar las comunicaciones que mantenemos y a profundizar en nosotros mismos.

0
Categorizado en: Empleabilidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto