preguntas en una entrevista como contestar

Killer Questions: preguntas difíciles en una entrevista de trabajo

25/03/2014
Número de visualizaciones

La semana pasada vimos algunas preguntas catalogadas como “killer question” de la entrevista de trabajo. Hoy os ofrezco posibles respuestas a las mismas, siempre intentando salir del paso victoriosos. Recalco esto de “posibles respuestas”, pues cada cual que prepare su entrevista como desee y conteste de la forma que más conveniente estime. Veamos estas posibilidades, recordando las preguntas.

Ejemplos de respuestas a preguntas en una entrevista

*¿Cuál sería su respuesta si le dijese que su actuación en esta entrevista ha sido ineficiente?

Con esta pregunta se pretende desconcertar al candidato, hacer que se sienta atacado, y comprobar cuál es su reacción ante este ataque. Nosotros debemos guardar la compostura, entendiendo que siempre cabe la posibilidad de no dar la talla en una entrevista, y argumentaríamos nuestro espíritu de mejora. Una posible respuesta sería: “Sin duda haría un análisis exhaustivo de mi actuación para intentar conocer las causas que le generan esta impresión, con el objetivo de trabajar en ellas y mejorar”

* ¿Cuál cree que ha sido su mayor error a lo largo de su carrera profesional?

Esta pregunta va directa al grano. Se pretende conocer cuál ha sido nuestra mayor pifia a lo largo de nuestra trayectoria en el mercado laboral y cuáles fueron sus consecuencias. Nosotros debemos orientar la respuesta a contar alguna anécdota negativa cuyas consecuencias no fuesen desastrosas, tornándola a nuestro beneficio en todo lo posible. Una posible respuesta sería: “Sigo lamentando no haber aprovechado aquel curso de formación interna que impartieron en mi anterior empresa. Era un tema muy interesante, y me gusta seguir ampliando conocimientos. No obstante, cedí mi plaza a un compañero que aún no había recibido formación alguna, mientras que yo sí había participado en procesos de formación anteriores”.

Por ejemplo, esta respuesta saca a relucir nuestro compañerismo, nuestra capacidad para trabajar en equipo.

* En caso de que no estuviese de acuerdo con su superior, ¿cómo lo afrontaría?

En esta ocasión se analiza nuestro modo de resolver conflictos, así como nuestra capacidad de gestión de la frustración. La mejor respuesta siempre debe encaminarse a reflejar nuestra habilidad para aceptar las diferencias que puedan existir entre compañeros, sin tomarlo como algo personal. Nos mostraremos siempre partidarios del diálogo y de la resolución de conflictos de manera no violenta.

* ¿Qué camino seguiría si fuese despedido dentro de dos años?

Con esta pregunta tratarán de desmotivarnos, creándonos confusión, para comprobar cuál es nuestra reacción, así como nuestro modo de afrontar la realidad (negativismo vs positivismo). La mejor respuesta podría ser esta, siempre con tintes de positivismo y serenidad: “Dos años es un tiempo más que considerable para almacenar conocimientos y experiencia, por lo que seguramente esté mucho más preparado para reubicarme en el mercado de trabajo. No obstante, considero que mi despido no tiene por qué suceder”.

* En caso de ser el candidato elegido, ¿cuáles serían las acciones que ejecutaría durante la primera semana de trabajo para mejorar?

Es imprescindible conocer de antemano cuál sería nuestra respuesta a esta pregunta, llevarla preparada de casa. La planificación de nuestra primera semana de trabajo requiere un mínimo de nuestro tiempo, y si la llevamos bien aprendida, denotará que tenemos las ideas claras y que estamos listos para empezar. Nuestra respuesta siempre irá encaminada a realizar acciones que nos faciliten la adaptación al nuevo puesto, para funcionar a pleno rendimiento en el menor tiempo posible.

* ¿No considera que el nuevo puesto es superior/inferior al que ha ocupado de manera previa?

En caso de tratarse de un puesto superior, partes con desventaja. No es de agrado para el entrevistador seleccionar a un candidato que haya ocupado puestos inferiores al que se oferta, por lo que debemos demostrar que somos igual de válidos. Ante esta pregunta es obligatorio volver a resaltar nuestros puntos fuertes. La respuesta podría ser esta: “Llevo buscando este puesto de trabajo desde hace mucho tiempo, y estoy deseando comenzar. Estoy muy motivado. Creo que mis capacidades se adaptan a la perfección para el puesto, aunque no haya tenido la oportunidad de demostrarlo previamente”.

Si el puesto es inferior, la pregunta va orientada a conocer tu nivel de implicación con el puesto, pues a la empresa no le interesa reclutar a alguien que abandone en cuanto encuentre una oferta mejor. Del mismo modo, también se intenta detectar el nivel de resignación del candidato, de su motivación, pues un trabajador frustrado no interesa. La mejor respuesta, parecida a la anterior, podría ser: “Mi desempeño en puestos anteriores no tiene por qué ser un inconveniente, al contrario. Considero que hoy en día no existe sobrecualificación, y que todos debemos saber desenvolvernos en cualquier puesto de trabajo. Lo importante es hacerlo lo mejor posible, y yo estoy más que preparado”.

En ambos casos, cuida tu lenguaje no verbal.

* Con respecto al puesto que ha ocupado anteriormente, ¿lo valora como su mejor trabajo?

Esta pregunta persigue conocer en qué punto de tu carrera profesional te encuentras, así como tu nivel de motivación para el puesto a desempeñar. Si nuestra respuesta es afirmativa, puede parecer que ya hemos dado nuestra mejor versión; si la respuesta es negativa, quizá parezca que no has dado tu máxima en los puestos anteriores. Con el fin de evitar juicios erróneos, la respuesta podría tomar la siguiente forma: “Intento que mi mejor trabajo sea el que ocupo en el momento presente. Siempre trato de dar lo mejor de mí, para cualquier puesto, por lo que todos me aportan experiencias muy positivas y enriquecedoras”.

* A su edad, ¿por qué se ha conformado con una remuneración tan baja?

Otra pregunta que persigue alterar la serenidad del candidato, ya que se trata de un tema controvertido. Siempre debemos reflejar que el interés económico está en un segundo plano, aunque realmente sea vital para poder vivir. Una forma de responder podría ser: “Aunque todo se rija en términos económicos hoy en día, considero que no todo es dinero. Creo que es un salario aceptable, y que mi esfuerzo en la empresa podría verse recompensado en un futuro con una posible subida. El caso es empezar y adquirir experiencia”.

* ¿Me podría decir algo que le cause vergüenza de su propia persona?

Una bomba de relojería sobre nuestros pies. La sorpresa que nos cause la pregunta nos puede dejar groguis, y para salir del paso podemos recurrir a cualquier experiencia que nos comprometa en demasía. Lo ideal, tras aguardar unos segundos durante los que mostrarnos reflexivos, es dar respuesta con algo que nos deje en buen lugar, con alguna habilidad que aún no controlemos y que nos gustaría mejorar. Así trasformamos lo negativo en positivo, ya que resaltaremos nuestro interés por mejorar en algo que no nos gusta.

* ¿Qué es para usted el trabajo?

Con tu respuesta reflejarás el orden de prioridades que estableces en tu vida. Cuál es la posición que le concedes al trabajo y cuánto dista del ámbito personal. Olvida dar una respuesta relacionada con la remuneración, pues es perjudicial. La respuesta podría ser: “Entiendo el trabajo como una vía para la realización personal, para el desarrollo de una persona como profesional. Es por esto que se hace imprescindible y requiere de una gran dedicación personal”.

* ¿Le gustaría tener hijos?

Esta pregunta va dirigida a mujeres en edad para procrear. Todos sabemos que se trata de un tema bastante delicado, pues el embarazo supone una baja por tiempo prolongado. Podría ser mal visto por la empresa, incidiendo negativamente en nuestra elección. Lo ideal es ser sincera y objetiva, y hacer uso de toda la diplomacia posible. Una respuesta afirmativa o negativa dependerá de cuáles son nuestros planes para con nuestra pareja (si la tenemos).

Todo un reto esto de sobrevivir a las “killer question”, estas preguntas en una entrevista que nos hacen sentir incómodos, pero nada es imposible. Saca tu mejor versión y… ¡prepárate para la batalla!

0
Categorizado en: Empleabilidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto